Esther Llull's

Nosotros seguimos en el euro -lo siento Mario, yo no me voy a convertir en otro país bananero, cuando lo hizo Islandia lo de salirse, era porque su monera todavía seguía vigente-. Lo único que necesitamos es un acuerdo estatal de devaluación interna, y que sea claro y que se le diga a Alemania que no le vamos a pagar toda la deuda a los alemanes, porque ellos también estuvieron en superávit mientras se aprovechaban de los negocios que tenían con nosotros, en los momentos del crecimiento económico. Por tanto, todos tenemos que ahora arroparnos bajo el mismo árbol y todos dependemos de todos. Incluso los Estados Unidos también dependen de la evolución positiva de Europa, porque en potencia Europa es un gran consumidor también de los productos americanos, si ella falla todo se viene para abajo, y nosotros también. Habría que creer entonces en el peso de Europa, en conjunto. Claro por eso se ha hablado del Suicidio de Europa. Pero esta es una idea que interesa ¿a quién?, ¿a los ricos? La receta es Keynes, cuando el inversor privado no invierte, tiene que hacerlo el Estado, pero dentro de una economía de mercado, es decir, darle solamente a la palanca del reactor para que la economía vuelva a funcionar. Lo que pasa es que esos neofascistas no quieren invertir, ni quieren introducir capital para inversiones directas al empleo. Hace ya veinte años el economista alemán Herbert Giersch acuñó el término “euroesclerosis” para describir cómo la sobrerregulación y un sistema de bienestar estatal demasiado generoso menoscaban la eficiencia y la creación de empleo, y él estaba pensando en la Alemania del Este. Alemania es un problema y con ella, la euroesclerosis, y con todo ello el proyecto de una Europa más unificada, porque se supone que Alemania es el motor económico, pero si se convierte en una carga, es posible que todo el tren corra en dirección equivocada. Los programas de austeridad ni siquiera han funcionado como forma de reducir los costes de financiación de nuestro país, lo que es primordial para los inversores cuando miran un país, entonces, qué se puede hacer.

Entonces, yo no sé, cuando me guío por los planetas es porque me sorprendió todo lo que he visto en este tiempo, sobre todo la gran cruz cósmica de agosto de 2011 cuando bajó de nuevo la bolsa, y es la única referencia que yo puedo tener, y por lo que se ve hay que esperar hasta 2021 para que los gobiernos estén abiertos a dar ayudas al pueblo, ¿podremos esperar tanto? A estos neofascistas hay que recordarles lo que son.

Publicado por: Esther Llull’s | 07/01/13 en 19:14

 

multiusos

¡Grande, José Carlos Díez!
Nos lamentamos de la burbuja inmobiliaria y las viviendas siguen sin venderse. para colmo se creó un ¿..Banco Malo..? que no terminamos de comprender. Es un error que los precios del suelo o del ladrillo suban cuando haya demanda. El egoísmo rompe el saco y la burbuja estalla. Deberían haberse construido viviendas muy baratas para 10 ó 15 años, con obligación de derruirlas al fin del período. De usar y tirar. Sólo son esqueletos recubiertos. Habría continuidad laboral, rediseñando, remodelando y actualizando tecnológicamente el paisaje urbano, reconstruyendo nuevas viviendas, todas a bajo precio, sin comprar suelo porque ya se paga IBI de por vida. Incluso se podrían ceder viviendas a ancianos sin recursos y, para aquellos que los tuviesen, crear complejos residenciales para mayores con todos los servicios, tanto materiales como de personal laboral. Vendrían ancianos del resto de la Europa gélida a disfrutar de sus últimos días. El derecho a la vivienda y al trabajo se expandiría, habría MOVILIDAD y se beneficiarían muchos sectores. Ocurre con los electrodomésticos, hay que venderlos baratos, que duren poco y que ofrezcan novedades tecnológicas periódicas. Pero con la vivienda se quisieron hacer ricos todos, incluso algunos currantes de la construcción, que querían cobrar como cirujanos cuando se les contrataba para una chapucilla. Querían vender una vivienda y tanto la banca, como los promotores y constructoras, hacerse millonarios. España con su clima puede ser la California o el Miami de Europa, puede vender viviendas a jubilados de clase media alta de otros países, para que se gasten aquí sus pensiones. Crear barrios por nacionalidades, para facilitarles la estancia, que traigan a familiares de vacaciones, etc. Todo eso es dinero. Hay que adaptar las urbanizaciones sin servicios que se construyeron alocadamente, alquilar las viviendas sin salida para amortizarlas a largo plazo o venderlas a quienes se habitúen a la zona. Lo importante es el movimiento, facilitar la movilidad laboral y que los ayuntamientos o algunas empresas ofrezcan viviendas de alquiler barato, pagando un pequeño seguro para mantenimiento de las mismas, etc. Las ciudades deberían reestructurarse en disposición reticular y equidistantes, con un número limitado de habitantes, para ser más sostenibles y accesibles en comunicación, supondría ahorro de carreteras locales, comarcales y su mantenimiento, tendidos eléctricos, etc. Hay zonas rurales donde muchos encuentran refugio en una vivienda accesible y se ven obligados a desplazarse para trabajar, comprar o ir al colegio, pero ¿Qué ocurrirá cuando sean mayores y sus pequeños municipios terminen por despoblarse? La población se está reduciendo.

Publicado por: multiusos | 08/01/13 en 1:44

Oscar

Estimado José Carlos,

Tus análisis son los únicos que leo u oigo y que me hacen creer que la política de recortes tiene un alternativa posible. Aunque sólo sea durante unos instantes, porque luego leo u oigo a la izquierda española, en teoría la llamada a proponer esa alternativa, y dejo de creer que sea posible. Porque entre las opciones de recortes o de inversión mal hecha, o sea gasto, intuitivamente desde mi ignorancia me quedo con los recortes + reformas liberales, que en teoría entiendo que son para poder crear empleo aunque haya un crecimiento menor a un 2%, como hizo Alemania, creando empleo en recesión, aunque eso está por verse en España. Pero al menos esa es la idea. En cambio la alternativa, como la plantea la izquierda en España, no ofrece mimbres ni teóricos a los que agarrarse, y menos sin el apoyo de Europa. A mí a estas alturas que me hablen de salir de la crisis apostando por el I+D+i me suena un poco a chino. A las pruebas de Zapatero me remito.

Por lo demás, a ver si fallas en tu pronóstico sobre financiación externa para España. Y me baso en una tontada: si los mercados a veces atacan a un país y a sus empresas sin motivo aparente, es posible que ahora que mejora la prensa hacia España en el extranjero, ocurra lo contrario y concedan a España más crédito del que merece.

Publicado por: Oscar | 08/01/13 en 12:27

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: