Esther Llull's

oh, es horrible el nivel intelectual que alcanzamos en economía, eso del efecto sustitución Slutsky, yo creo que despista más que otra cosa. Tener sueños liberales es muy bonito, pero si quieres tener impuestos altos, antes tienes que tener salarios altos, ¿entonces cómo crees que se ha alcanzado ese nivel de vida en países como los nórdicos? Imprimir dinero es la primera receta, eso es lo que dice Krugman, porque él cree que hay suficientes recursos ociosos, que estamos en un mundo donde nunca ha existido tanta prosperidad, talentos, tanta riqueza. Sin embargo, estamos bloqueados, o seguimos así. En medio de tanta desdicha los que vivimos en crisis y en desamparo nos da miedo ahora mismo todo lo que venga del privilegio del poder. En momentos de crisis histórica existen siempre unos mártires llamados vulgarmente “extremistas”, que son los únicos capaces de llevar al absurdo el conflicto radical entre “se puede o no se puede”.

Me he dado cuenta que nosotros somos la Rata en el horóscopo chino, somos los mejores desinfectantes, pocos quieren unirse a nosotros ahora, y Alemania e Inglaterra son el dragón pero ahora están haciendo el papel del Cerdo (es decir, el papel de los brutos), mientras que nosotros estamos haciendo el papel del Gato. Pero son todos papeles los que estamos haciendo, y pronto saldrá otra vez la Rata que llevamos dentro, por lo que no te puedes apegar a nadie. El gato es sumiso pero es arisco pero en el fondo estamos haciendo el papel de un enfermo dependiente. Yo no sé cómo seguimos así. Ya se ha dicho por ahí el déficit energético, cuando Navarra no tiene déficit y podría ser un modelo y ayudarnos, como Zaragoza también; de nuevo la insolidaridad del norte con el sur, para eso nos quieren, es siempre igual.

Publicado por: Esther Llull’s | 18/12/2012 16:15:02

Lo más impactante para este economista observador es que Laffer dijera que sus reglas se basan en el efecto sustitución de Slutsky. Su tesis es que si aumentas los impuestos para aumentar el gasto, la mejora de PIB se ve compensada por la caída de consumo e inversión de los que sufren la subida del impuesto. Como le recordé a Laffer al acabar la comida, Slutsky resolvió un problema teórico para una decisión de un consumidor individual que es continuo, convexo y transitivo y decide sin incertidumbre. En el mundo real tenemos serios problemas para agregar decisiones individuales y conseguir funciones convexas sociales. Pero tenemos más problemas aún para modelizar la incertidumbre. Cuanto más compleja es la ecuación que define el mundo incierto en el que vivimos, más caótica es y nos permite explicar y predecir menos cosas que los modelos lineales simples.

Pero este economista observador sólo tenía oportunidad para hacer una pregunta y decidí no perder el tiempo sobre cuestiones metodológicas. Le hice una pregunta más del mundo real. Le dije a Laffer que en España teníamos un pequeño problema de endeudamiento y que a los economistas españoles nos hacían preguntas algo más complicadas que las que sus reglas de oro podían resolver. Le expliqué que la deuda pública era del 35% en 2007 y se proyecta al 100% y que sólo se han aplicado estímulos de gasto discrecional por el 2% del PIB. Que el estado ahora estaba en una crisis fiscal y estaba socializando deuda privada, especialmente bancaria. Y entonces le hice la pregunta del millón de dólares. ¿Seguimos socializando deuda privada o forzamos a que paguen los bonistas privados, la mayoría internacionales? Es la misma pregunta que le hice a Krugman y a Roubini y ninguno me respondió pero al menos no me dieron argumentos tan absurdos como Laffer.

Me dijo que “odiaba mi pregunta” y reconoció que no tenía mucha idea de España. Pero que en EEUU si le dejan a él en 6 meses acaba con la mitad de la deuda pública. Con una amnistía fiscal y vendiendo activos e inmuebles. Le volví a repreguntar que si socializábamos o forzábamos a los bonistas a pagar. Y me contó un chiste: “uno que va al médico y le dice que al subir el brazo le duele. Y el médico le contesta, pues no suba usted el brazo”

Pues eso. Como diría Grouchu si vienen los libertarios a resolver esto “que se pare el mundo que yo me bajo”. Jose C. Dixit.

Es decir, necesitamos tranquilidad, no inquietud. Necesitamos claridad, porque de lo contrario nadie nos entiende. Porque es una inquietud que viene de afuera, no algo que sea una fuente libertadora desde dentro. Estamos en una verdadera crisis porque los hombres y las mujeres no nos entendemos acerca de aquello que esperamos. También hay por ahí alguna cita del economista Jose Luis Sampedro que decía que deberíamos aprovechar esta crisis para poner a todos los valores materialistas en entredicho y para acabar con ellos. Pero todas las crisis, y esta también provienen por una falta de esperanza radical en lo que esperamos, en el sentido de las cosas. Realmente los bancos y el dinero lo único que nos han hecho es más infelices. Y compartir cualquier cosa, todo está mediado. Lo único que sueñas es con salir de tu país, o coger un avión, y esto también es imposible de hacer… y ya no sabes qué quieres, a las mujeres nos han objetualizado, comprado hasta la saciedad con este sistema materialista de valores. Sinceramente si no construimos algo público. Y el pragmatismo de los Estados Unidos, allí sí que son la Cabra en el horóscopo chino, pero allí todo el mundo se ha subido al monte con esto de la tecnología. Yo ahora mismo creo que deberíamos construir montañas de tecnología barata, copiando de cualquier modelo, y a partir de aquí tendríamos que salir adelante. Hay países que tienen más tradición que nosotros, pero no olvidemos que la causa de la riqueza en Europa está en la emulación, no está en la ventaja de Ricardo, que quiere que nos muramos exportando agroalimentaria toda la vida.

 

multiusos

Si se socializa en exceso la deuda privada y se produce empobrecimiento, caída de salarios y gasto, paro y movilizaciones sociales, pues no debería socializarse la deuda en exceso. Por otra parte, si los accionistas y bonistas internacionales sufren pérdidas en exceso, viéndose afectadas multinacionales y valores en los que la banca participa, se perdería la confianza de la inversión extranjera. Lo menos perjudicial sería encontrar el equilibrio, de tal forma que la banca y sus inversores obtengan una recuperación que les permita seguir invirtiendo, repercutiendo en la sociedad, concediendo préstamos y creando puestos de trabajo; y a su vez que los impuestos y las bajadas de salario no asfixien a la población para que ésta pueda mantener el mercado, repercutiendo en los puestos de trabajo y contribuyendo a la recuperación de la banca, porque ingresarían ahorros. El problema es cuando la balanza se descompensa y se ayuda desmesuradamente a una parte más que a la otra.

Publicado por: multiusos | 18/12/12 en 18:11

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: