Esther Llull's

 

Estamos pagando por los pecados que no hemos cometido, sino que han cometido otros, la realidad era que hasta 2007 España tenía superávit fiscal y una deuda baja, Irlanda también tenía superávit presupuestario y una deuda baja, y el promedio de deuda de los países GIPSI, conocidos así, de la periferia sur, tenía una deuda cada vez más sostenida. Tan sólo Grecia era quien pecada de irresposabilidad fiscal, y tal vez algo Europa. Pero todos los países del norte se han comprometido con El Gran Engaño, con el poder de sus finanzas, mientras que la realidad únicamente es que la deuda se disparó solamente tras la llegada de la crisis. Esto es lo que ellos tienen que entender. Porque ahora nos dicen que por nuestra irresponsabilidad fiscal tenemos que castigarnos y flagelarnos aún más. Porque los ingresos cayeron a la vez que caían la producción y el empleo; el gasto en los subsidios de desempleo se disparó; y los gobiernos se encontraron (o se colocaron ellos mismos) en una peligrosa posición a consecuencia de los gravosos rescates de los bancos, puesto que no solo garantizaron los depósitos sino también, en numerosos casos, las deudas que sus bancos habían contraído con otros bancos en países acreedores. Esa es la única historia. Y ahora estamos atrapados en ella y no podemos salir, si no se nos inyecta otra buena dosis de dinero, sobre todo para crear empleo. Solamente con esto, ya empezaría a reanimarse la economía, y no que estamos consintiendo que los otros países nos pongan como si tenemos que sufrir ahora por nuestro derroche. El derroche ya se sabe quién lo ha producido, toda la banca a la sombra que no tenía respaldo de sus gobiernos y que creó un sistema colateral que se hundió, y además se hundió por el pánico. Mira como Japón lo primero que hace cuando ve que su economía va mal es estimular el empleo. Si no hacemos esto ya, y pedimos ayuda adonde sea, nos vamos a ver que tendremos que irnos, sobre todo, Europa ha estado mal enfocada, no por el hecho de que no existen un comercio común, de que exportemos a ella, sino por el hecho de que no hay una movilidad laboral. En cuanto la gente se movilice y emigre, entonces es cuando se van a asustar los alemanes de lo que pasa aquí, pero tiene que hacerse de una forma coordinada por el gobierno, llevar a la gente y sobre todo, como hacen en la Europa del Este, darle un conocimiento de la lengua, de las reglas laborales, pero sobre todo esta medida serviría para conocer la dimensión del problema que cada vez va adquiriendo medidas catastróficas. Porque tenemos un problema no sólo de balanza por cuenta corriente sino un problema de deuda. Ahora mismo los tipos de interés de la deuda se han calmado, pero no sabemos cuándo volverán a atacar, porque seguro que lo harán. Lo primero que tendría que garantizar Europa es que van a poner coto a los ataques de pánico. De un modo u otro, tiene que haber garantías de una liquidez adecuada —garantías de que los gobiernos no se quedarán sin dinero a consecuencia del pánico en el mercado.

 

Publicado por: Esther Llull’s | 03/12/12 en 20:45

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: