Pues yo no teng…

cosimawagner

Pues yo no tengo ni idea por qué hay esas fluctuaciones, entre exportaciones, nosotros tenemos más, o en creación de empleo, incluso en inversión, en ahorro ganamos, sin embargo ello tienen más ingresos y más gasto público; el problema es que no se explica bien a qué se deben estas contradicciones, ¿no? ¿Es porque ellos producen cualitativamente otro tipo de bienes o productos que son más valorados en el mercado, de ahí que tengan más ingresos? Y lo de las exportaciones la curva llega hasta 2010, pero me gustaría ver la de 2012 y las que seguirán luego con esta recesión. Aquí hay algo que no se explica bien, porque parece que es una cuestión de “estado de ánimo”, se nos dice, que eso es fundamental, y está claro que lo es, pero aún así, todo esto parece una esquizofrenia que no se ha calibrado bien, hacer nacionalismo constantemente con y contra Alemania, eso no nos va a ir bien tampoco, en absoluto.

En realidad, lo que no se nos dice es nada, absolutamente nada del mercado y de la magia del mercado, aunque parece que se quiere hacer magia; porque ya sabemos en dónde estriba, economista observador, vuestra esquizofrenia y la de todos, por un lado competir como nación, y por otro, aceptar la doctrina americana del mercado y de las élites tecnocráticas del mercado, que definen en verdad la realidad, pero en último término del mercado de capital financiero, donde todo es un descontrol; ¿esto también engruesa las cifras de ingresos y de gastos de un país?

Milton Friedman se convirtió en portavoz de la “Economía de la Guerra Fría”, de “la magia del mercado”, y de la idea de que el distanciamiento de la realidad fortalece la teoría económica. En su libro de 1953 “Essays in Positive Economics”, dice: “Se verá que las hipótesis verdaderamente importantes y significativas se basan en “supuestos” que son representaciones descriptivas muy imprecisas de la realidad, y en general, cuanto más significativa sea la teoría, más irreales serán esos supuestos”. Lo cierto de esto de estimaciones permanentes, de “supuestos”, es algo que no es un lenguaje objetivo ni descriptivo. Estamos en el lenguaje de las estimaciones. Friedman estableció así una relación inversamente proporcional entre ciencia y realidad, en una profesión en la que las suposiciones irreales incrementaban el prestigio científico. Para él, “el mercado” ofrecía la respuesta a la mayoría de las preguntas; a ese respecto no se puede decir que le atormentaran las dudas.

En cuanto a su otro amigo Moses Abramovitz, aquél se distinguió en Chicago y éste en Stanford, éste tenía otros planteamientos. A Abramovitz, en cambio, le estremecía nuestro nivel de ignorancia sobre las fuentes del crecimiento económico. De los dos, Friedman era el orador más convincente. Abramovitz dijo una vez: “He ganado muchos debates contra Milton, pero nunca cuando estaba presente”. Al final todo esto desembocó en una teoría del comercio libre.

Pero ya John Kenneth Galbraith (1908-2006), describió en varios libros lo que distancia a las estructuras económicas de los países ricos de las de los países pobres: las primeras se caracterizan por competencias oligopolistas en la industria, donde el poder y las rentas se dividen entre los “poderes compensados” de los grandes negocios, las centrales sindicales y un gobierno económicamente activo, mientras que en los segundos es la economía la que sigue determinando su realidad, así como la de cada agricultor individual del Tercer Mundo, impotente frente al mercado mundial. Es decir, en los países pobres los poderes no están compensados. Luego, por todo eso, no podemos ponernos en contra de la política en Alemania, ni tampoco dar la razón a la magia del mercado que preconizan las economías americanas, volviendo a ese encantamiento pasado de la realidad, a ese distanciamiento de la realidad, no es posible, porque nos volvemos esquizofrénicos. Será mejor entenderse con los poderes, intentar compensar poderes y también ser competitivos, todo lo que se pueda, en niveles de escala y rendimientos crecientes; aunque me temo que las técnicas van hacia la primitivización. Es que hay un culto a la industria, pero este sector también ha sufrido un cambio debido al sesgo del cambio tecnológico en él.

Capital y trabajo dicen algunos economistas que sólo explicaría el 15 por ciento del crecimiento económico, mientras que el otro resto el 85 por ciento, en EEUU se llevó a cabo un proyecto de investigación para averiguarlo, a qué factores combinados se debía y a tratar de descomponer ese resto y atribuirlo a distintos factores como educación, investigación y desarrollo (I+D), cambio tecnológico, etc. y se comprobó que era así, entre ellos el premio Nobel de 1987 Robert M. Solow estuvo presente. Invirtiendo en un plan de pensiones esto era ahorrar, pero lo mismo puede decirse hoy invirtiendo en educación, como también dice el economista observador, en eso confluiría el artículo. Y en todo eso agradecemos también su explicación que es muy aclaratoria e infunde ánimos a todos nosotros.

Publicado por: cosimawagner | 17/06/12 en 18:08

agil

El diagnóstico está bien hecho. El déficit por cuenta corriente acumulado durante estos años ha generado una deuda externa que tenemos y que hay que devolver. Los inversores extranjeros a los que les debemos el dinero ahora salen corriendo y no quieren saber nada de refinanciar la deuda ( o sea, aplazar la devolución de la misma) porque están desconfiando de que al final el dinero no se lo vamos a devolver. El problema es que por supuesto España no tiene el dinero ahora mismo para poder devolverlo y de lo que se trata es de a ver si con ajustes lo pudiera devolver en un futuro.
Para devolverlo se tiene que llegar a un superávit por cuenta corriente (que en el fondo sólo significa que cada año vamos a cobra más que lo que pagamos ) y así empezaremos a compensar lo que ha ocurrido hasta ahora que era al revés, déficit por cuenta corriente, más pagos que ingresos, la diferencia se obtiene endeudándose y por lo tanto acumulando deuda externa.

El problema es como conseguir un superávit por cuenta corriente estando en el euro y sin posibilidad de devaluar. Aunque es verdad que nuestras exportaciones van bastante bien y pueden ir mejor si bajan los costes de los productos españoles (que en gran parte dependen de los costes laborales, o sea de los salarios, aunque también dependen de que los márgenes empresariales no sean grandes para lo cual tiene que haber competencia).

Pero aun así España tiene un problema de dependencia energética ya que las importaciones netas de productos energéticos son del orden del 4% del PIB que es un récord de los países occidentales. O sea, que ya tenemos un 4% de déficit comercial por la importación de petróleo y gas y si queremos tener un déficit comercial cero tenemos que tener un superávit con el resto de los productos que exportamos del 4% del PIB , casi nada. También tenemos que pagar los intereses de la deuda externa neta que el ultimo año han sido del 2,7% del PIB, la mayor parte de estos intereses se pueden pagar con los ingresos por turismo, pero como se ve tendríamos que tener un superávit comercial en productos no energéticos del orden del 4-5%del PIB y todo esto sólo para que el déficit por cuenta corriente no aumente, o sea que la deuda externa neta no aumente.

Si además quisiéramos empezar a devolver la deuda neta tendríamos que tener superávit por cuenta corriente ( y no conformarnos con equilibrar la balanza por cuenta corriente). Este superavit sería casi imposible conseguirlo rápidamente sólo con la bajada de salarios porque está el problema de las deudas que tenemos los españoles ( que son las otras deudas que tenemos con nuestros bancos, aparte de la externa) que hace que sea imposible devolverlas con ingresos más bajos. Además hay un crecimiento bajo de nuestros socios, luego poco pueden aumentar las exportaciones. Sólo nos queda por tanto bajar las importaciones, tenemos un gran dependencia energética y las importaciones de petróleo u gas poco podemos bajarlas (salvo que nos tocara la lotería y encontráramos yacimientos de alguno de ellos, pero me temo que esto no va a ocurrir porque llevamos ya 100 años buscándolos y hasta ahora no han aparecido). Queda bajar el resto de las importaciones.¿ Como se hace?. Pues con el sistema que le está aplicando Alemania al resto de los países rescatados que es bien fácil, si los españoles no tenemos dinero no podremos comprar tanto como comprábamos sean de productos nacionales, sean de importados. Lo que interesa es este caso son los importados que bajan , con lo cual el déficit comercial se reduce. Cuánto mayor sea la bajada del consumo (y por tanto mayor la recesión), mayor será la mejora del déficit comercial y por tanto del déficit por cuenta corriente.
Este año y el próximo se prevé una gran recesión en España que va a continuar en 2013 por lo tanto se supone que el déficit se va a corregir en su mayor parte (porque ahora está en el 3,4% y parece que se podría corregir esta cantidad en dos años con las recesiones previstas para los dos años).
El problema es que para aguantar estos dos años habrá que lidiar con un paro galopante con los problemas de cohesión social que provocará y además con los problemas de financiación de la economía española que están provocados por la aversión de los inversores extranjeros a refinanciar la deuda que ya tenemos. Luego si Alemania quiere ese hoja de ruta de reducir los desequilibrios debe asegurar la refinanciación de la deuda española, o bien vía BCE o bien con un rescate completo. De momento no se ha decidido por ninguna de las dos alternativas y parece que va a tensar la cuerda del default hasta el último minuto. Parece ser que lo hace así porque no se fía de los países como España porque dicen que si tenemos liquidez no haremos los ajustes y tenemos el peligro de seguir con la fiesta del gasto como si no hubiera pasado nada, aunque lo sigamos debiendo todo como antes de las nuevas inyecciones de liquidez que en su caso se hicieran.

Publicado por: agil | 17/06/12 en 17:59

Miquel

Me dan risa ciertos comentarios como los del tipo “TVs autnomicas, senado, exceso de politicos y amiguetes, ineficiencias en sanidad y otras funciones publicas?” En el fono, achacando a las autonomías el monumental déficit español. Cuando leo estas sandeces me pregunto: nadie se cuestiona el modelo de la alta velocidad española?, nadie se cuestiona un ejército que ha gastado a espuertas y acumula un socavón de 30.000 millones? Nadie se cuestiona la corona cuyo dispendio está a la altura de su cutrerío? Nadie se cuestiona áreas competenciales del gobierno central como Cultura, Educación, Vivienda, Sanidad que ya están traspasadas pero que siguen reuniendo en Madrid a centenares de miles de funcionarios? Nadie se cuestiona el Instituto Cervantes que gasta lo que no tiene? Nadie pide cuentas al Ayuntamiento de Madrid que es el más endeudado de España y que sigue empecinándose en hacer de su ciudad candidata a los Juegos Olímpicos? España es un país lleno de ciegos, cobardes y derrochadores que miran hacia otro lado y culpan a las autonomías de una quiebra que no nace de la descentralización sino del corazón del estado.

Publicado por: Miquel | 17/06/12 en 18:52

Francisco Cairon

Estimado doctor, distress significa , ansiedad, dolor y hasta incluso pena. Definitivamente no tiene nada que ver con descompresion,, cuando uno se refiere a distress en las finanzas, se puede traducir como una nacion, empresa o persona no puede afrontar sus obligaciones con sus acreedores.
Con respecto al resto del articulo, me parece bastante logico, lo que no podemos olvidar es que los problemas no son tan grandes como los medios informativos los hacen aparecer ni todas las soluciones tan faciles.
Adicionalmente, el ataque que Europa esta sufriendo es en contra del Euro, no en contra de Espana, Italia, Grecia, Portugal e Irlanda y muy posiblemente continuara hasta que se tomen medidas para el crecimiento economico en estos paises. Finalmente, estoy completamente deacuerdo en que el problema de Espana no es uno de deuda estatal, el problema es de ingreso estatal y el ingreso no amuntara hasta que halla crecimiento.

Publicado por: Francisco Cairon | 17/06/12 en 15:48

@mfabregaf

Muy de acuerdo con @NDnomics, el problema de España en mi opinión se explica en parte por la falta de ahorro privado durante la burbuja, que ahora impide la creación de empresas y el desarrollo del talento en general. En consiguiente, la “paradoja del ahorro” es en realidad una falacia y esto lo defienden algunas escuelas de economía no keynesianas. Ahora bien, tampoco digo que todo el ahorro se revierta siempre en inversión, y estoy de acuerdo contigo en que puede haber un problema de recaudación insuficiente. La dificultad está en tener que corregirlo en un momento tan complicado.

En mi opinión hay que saber encontrar la justa medida que reconoce lo mejor del keynesianismo, que tan bien ha hecho para la clase media, y también lo mejor de la escuela austríaca que defiende un crecimiento más sostenido y sin burbujas.

Publicado por: @mfabregaf | 17/06/12 en 16:21

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: