La realidad d…

cosimawagner

 

La realidad de las instituciones, lo que las mantiene es el autointerés, la inercia de encontrarse ya enredadas en un círculo virtuoso o vicioso. Por eso, mal herencia les va a tocar. Las limitaciones del individualismo metodológico y del imperialismo económico. Una sociedad injusta no es ni siquiera eficiente para optimizar recursos físicos y humanos. Todavía en Europa existe más capital social que en Norteamérica, pero no hemos sabido bien jugar con esta baza. Yo creo que debido a que nuestras instituciones son demasiado arcaicas o jerarquizantes o no tienen una dinámica o son demasiado individualistas, persiguen el autointerés. Sin embargo, sin recursos físicos no puede funcionar una economía, sin valores compartidos, sin recursos humanos. ¿Por qué en Alemania se ha podido redistribuir mejor las horas de trabajo de empleo y conceder una subvención para los trabajadores que reducían su jornada? Porque son fuertes en capital social, en asociaciones horizontales. Y esto se consigue también con austeridad fiscal y social, se consigue con recursos humanos. Porque Estonia decía Krugman que como ejemplo de austeridad del capitalismo era un talismán, aún así se había ido hacia abajo su riqueza pero ahora volvía a ascender, sin tocar tampoco el máximo, pero ascendía de nuevo, casi un ejemplo único. La austeridad no se podría ya evitar, el Banco de España va a tener que mirar hacia otros modelos. Una especie de arte asociativo, la justicia tiene que ser valiosa por sí misma, y se tiene que demostrar partiendo desde sus instituciones. Llegar a decisiones aceptables para todos es lo que ayuda a vencer los problemas colectivos, recurrir a organizaciones verticales no es lo que favorece la cooperación. El Banco de España es como nuestro último talismán, se nos decía que tenía todavía un colchón confortable de liquidez, pero hasta cuándo. Psicólogos sociales dicen que a la gente le resulta muy difícil actuar contra la manada. Sin embargo, estamos en un entorno que nos marca realmente. Y no sabemos cómo salir del círculo vicioso en que estamos atascados. Por otro lado las instituciones son valiosas, yo creo que desde ellas se podría generar la reciprocidad que necesitamos, la cooperación y mutualidad; el problema es que no salimos de la manada, del autointerés que se genera en ellas. Aunque yo ya no creo en ninguna institución hasta que no las vea salir de ellas mismas, harto difícil. Y luego está Martin Wolf recordándonos que sólo hace falta unos regímenes frágiles, un sistema monetario demasiado rígido, la creencia de que el sufrimiento es bueno, una incapacidad de cooperar y de adelantarse a los acontecimientos, para que suceda el pánico.

 

Publicado por: cosimawagner | 08/06/2012 19:16:46

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: