virginiawoolf

Esto parece el apocalipsis, yo ya no tengo ninguna idea original que decir, todas son repetidas, ni tengo ya tiempo para leer o buscar citas, por la presión del último tiempo; realmente lo que necesitamos es tiempo, que nos den algo de tiempo, buscar un plazo razonable; por lo menos de aquí hasta junio en que júpiter entra en géminis y eso nos favorecería a la hora de consolidar asociaciones; pero nos quedan dos años de hospital, serían dos años en que todo lo que hagamos más bien será evadirnos del mundo real; es un poco como aquí en mi ciudad, con su feria, la han instalado en un recinto aparte totalmente donde hay como una clase nueva social que puede pasear a caballo, o lucir vestidos de un encaje especial -cosa que la mayoría ni nos interesa ni nos podemos permitir-, esto ya se está pareciendo a Marruecos y a Portugal; pero esta ciudad sin embargo ha dado un vuelco absolutamente tan innovador en estos cuatro últimos años que yo me he quedado impresionada, solamente como espectadora, se ha modernizado de tal forma, con la tecnología, pero sólo es un escaparate, en el fondo yo nunca me he sentido bien, salvo porque vivo en una parte histórica realmente bonita, pero no sé de qué hablo creo que hay un empresariado aquí distinto que se ha puesto a reformar casas de patio para hacer bares de tapas y vinos, pero verdaderas casas y bares reformados para lo más exquisito de la sociedad y en general en ese aspecto de la industria turística una se queda maravillada lo que se ha abierto esta ciudad; perdonad que me extienda tanto pero eso es lo que nos aguarda en verdad en estos dos años y a nivel general, crear una especie de paraíso artificial para una especie de élite, crear un mundo de evasión para otros, el que puede quizá invertir en tecnología, quizá piense en otro país, porque en verdad, qué se está haciendo, pero la industria turística está acogiendo mucho de la nueva tecnología, esto es un ensayo, puede hacerse. Yo recuerdo Tallin que acababan de entrar en el euro allí y hasta los taxistas todos tenían maquinitas para pagar con tarjetas de crédito, todos los bares tenían impuesto el mismo sistema tecnológico, mucho más que aquí en España, donde en Madrid hasta hace poco en una chocolatería me exigieron un mínimo de 12 euros para pagar con tarjeta, algo impensable en los países bálticos, allí tenían el instituto tecnológico visible, tenían una universidad envidiable, y era por otro lado un país que parecía seguía en la edad media, por su arquitectura, sus iglesias ortodoxas, se había dado una perfecta sincronización entre edades históricas y se había asumido la modernidad rotundamente; de esta forma ellos no tenían problemas con los céntimos y no redondeaban las cantidades, como aquí hicimos nosotros con el euro que enseguida cien pesetas pasaron a ser dos euros directamente; si hubiéramos tenido para pagar con maquinitas de tarjetas, no importa el cambio, no haría falta redondear los céntimos, y no se hubiera inflacionado tanto la economía; yo no sé cómo lo está haciendo Rajoy, debería sacar tiempo, para que pudiese darse esta transformación, para que nos modernizáramos, pero ya es tarde, porque todo esto cuesta dinero y vamos para atrás, y sólo pensamos en recortar.

Publicado por: virginiawoolf | 27/04/12 en 21:55

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: