el alma de todo

No se puede volver atrás cuando el proceso ya se ha iniciado, no es posible la aculturación, como dijo Freud, la aculturación es el viaje al castillo de Irás y no Volverás.

El concepto de cultura para Freud pertenecía al reino de los tabúes, recordemos, no a un concepto de sanción legal, ni siquiera a un orden de valores morales. Entonces lo que tú defiendes no tiene nada que ver con los valores triunfantes en nuestra sociedad, sería retroceder no al reino de lo sagrado, sino al reino del pasado, y buena parte de lo que es romper el tabú, ya se ha roto, en cuanto hemos traspasado el concepto de culpa a través de un orden cósmico, que puede ser la globalización; dime cómo tú pones marcha atrás. Estamos todos expuestos a una serie de agresiones permanentes que destruyen los mecanismos inmunitarios de nuestros cuerpos; el límite estaría tal vez ahí. Arrojar fuera de nosotros esos elementos patógenos. Es que tú mismo dices que hay que inculcar otros valores, o sancionar, y ves que nadie hace nada; es imposible porque se ha roto la lógica, se ha roto el tabú, sí. Hay quien se está refugiando en las tradiciones, o está volviendo a la naturaleza, es decir, la vuelta a valores tradicionales. Las fuentes de energía también van cambiando, en especial el petróleo, y las exportaciones pueden que se reduzcan algunas de las que estamos acostumbrados, el concepto de consumo dará un giro y la vuelta a la vida rural basada en la cooperación puede que sea cada vez mayor, como una reacción primitivista, pero que tiene que ver con los rendimientos decrecientes de las actividades de capital adonde nos ha conducido este mundo desigual, este es el otro patrón de pensamiento, mientras la economía mundial se tambalea o resurge de sus cenizas, pero en lo universal es un mismo nivel de conciencia general. Y esto es lo que prevalece, por lo que no se ha roto el alma de todo, como ese valor o ese reino de los tabúes del que advirtió Freud.

plaentxi

@José Carlos
La crisis que atravesamos no tiene nada de compleja y ya fue documentado desde los tiempos de Diocleciano

Solamente entre siete y ocho billones de Dólares en reservas bancarias están garantizando más de 120 billones de créditos. Éso sin meternos en el berenjenal de los derivados, shadow banking, rehypothecation y otros mejunjes creados por nuestros alquimistas financieros y la bendición urbi et orbi de nuestros economistas.

No hay sillas para todos y se quiere extender el juego de la silla musical migrando toda la deuda putrefacta a los bancos centrales con la esperanza de que allí muera y lo paguen los viejitos y nuestros hijos en forma de inflación y así nadie tenga que rendir cuentas de su desastrosa gestión de crédito.

La reacción a esta desastrosa gestión financiera y apalancamientos cósmicos es hacer exactamente lo mismo que originó la crisis solo que ahora al cuadrado: Distorsionar el libre mercado, inundar el mercado con tipos de interés artificialmente bajos y la continua intervención por parte de los bancos centrales inundando el sistema de liquidez con el aplauso y ánimo de la gran mayoría de los economistas que siempre se equivocan juntos.

La misma distorsión de las reglas de juego que hizo que hasta Marujita la que limpiaba el portal se pusiera a especular con un pisito en la playa para así conseguir rendimientos de Capital y vencer a la inflación. Algo que desgraciadamente no era posible con el salario estancado de su duro y sacrificado trabajo. El exceso de liquidez y especulación inevitablemente genera volatilidad y consiguientemente gente arruinada. Al final se choca contra el muro físico de todo fraude piramidal. El pequeño inversor y no tan pequeño a fuerza de cabezazos contra la pared se acaba retirando porque aunque tarde, al final descubre que el mercado no obedece a fundamentales sino a las continuas distorsiones e intervenciones de los bancos centrales. Al final se da cuenta que el mercado está dominado por unos pocos plutócratas con información privilegiada sobre el próximo movimiento de Dragi o Bernanke. El inversor normal se da cuenta que todo el sistema está totalmente CORRUPTO y que los economistas que escriben los libros y cuentan las películas tienen muchos conflictos de interés.

El pequeño inversor y no tan pequeño entiende que el principio de libre Mercado donde se recompensa la buena inversión y se castiga la mala ha sido sustituida por la doctrina del “Too big to fail”.

El pequeño inversor y no tan pequeño entiende que no tiene sentido arriesgar su dinero en un sistema saturado de deuda e intervenido con tipos artificiales donde no todos juegan de acuerdo a las reglas y prefiere entonces poner su dinero debajo del colchón o en su defecto en bonos alemanes o americanos a tipo cero porque sabe que para cuando estos dos países se hundan o estemos en territorio Zinbawe el dinero ya será el último de nuestros problemas.

Publicado por: plaentxi | 23/01/12 en 1:38

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: