virginiawoolf

Desde el libre examen de los textos consagrados al egoísmo interesado del homo economicus de la “Fabula de las abejas” de Mandeville cobraría aspectos muy diversos y tanto positivos como negativos, cuando la sociedad se vio corroída por lo que se ha llamado los “ácidos del individualismo”. Pero lo decisivo era la remisión a la conciencia individual de cualquier determinación del bien moral. Lo que tiene que ver con los “lujos pequeñoburgueses”, de los vicios privados también se derivan beneficios públicos, aún así, para mí lo decisivo en Mandeville era dicha remisión a la conciencia individual, en un mundo moral donde todo estaba regido por la autoridad. En realidad, esta conciencia se ha perdido también en el pequeño burgués. El individuo está en uno de sus múltiples clones egoístas, el individuo es tan diminuto que no tiene conciencia de lo universal, de lo público, está dividido entonces. Y esto también interesa a un sector de poder.

En realidad, Marx también lo enunció de otra manera distinta a Mandeville, la fuente de inspiración de Marx parte de la formulación del mito de la identidad de este modo: “Sólo cuando el hombre individual reabsorba al ciudadano abstracto del Estado, sólo cuando el individuo haya reconocido y organizado sus forces propres como fuerzas sociales y, en consecuencia, no vuelva nunca a separar de sí mismo la fuerza social bajo la forma de fuerza política, sólo entonces se habrá dado cima a la emancipación humana”. ¿Cómo no reparar en que la alusión, en francés, a las “propias fuerzas” del hombre constituye una cita literal de Rousseau?, se trata de un texto literalmente impensable sin Rousseau. Y esto de que Marx tuviera veleidades contractualistas, que pasa por un resuelto crítico del contractualismo no empece a su estrecha vinculación con este pensamiento del contrato social. Deberíamos de empezar a pensar por aquí de nuevo, como si se tratase de volver a retomar la historia por el sendero correcto. Una visión del mundo contractualista que, mutatis mutandi, no pudo prever en lo que Marx y Freud tendrían que decir acerca de la condición humana.

Publicado por: virginiawoolf | 21/01/12 en 23:43

Esto dice Nuño Rodrigo:

Robert Shiller utiliza en su último artículo la “Fábula de las Abejas” del filósofo del siglo XVIII Bernard Mandeville. En esta canción, Mandeville, criticando la moral de la época, relata la historia de un próspero panal de abejas que decide adoptar la virtud y abandonar todos sus vicios. “Como se eliminaron los excesos, desaparecieron las enfermedades y no se necesitaron más médicos. Como se acabaron las disputas, no hubo más procesos y, de esta forma, no se necesitaron ya abogados ni jueces. Las abejas, que se volvieron económicas y moderadas, no gastaron ya nada: no más lujos, no más arte, no más comercio.”

Shiller no se moja demasiado en su artículo, pero sí enlaza un estudio del FMI sobre el efecto de la austeridad. Según el informe, por cada punto sobre PIB de consolidación fiscal, el consumo cae 0,75 puntos en dos años y el PIB, el 0,62%. Dando por buenos estos datos, el ajuste del PP, 3,6 puntos básicos, supone una contracción del PIB del 2,2%… lo que a su vez volverá a descuadrar las cuentas públicas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: