una economía neocolonial del bienestar

virginiawoolf

La intuición tiene una inamisible riqueza. En esta dimensión, la intuición no es conocimiento confuso sino intelección primordial de lo real. Sólo puede llamarse confusa a la intuición si se toma como canon de intelección a la evidencia racional. Y la evidencia racional es la que nos dice Pedro y Faras en sus brillantes argumentos. Pero esto es justamente lo que es discutible. Un círculo geométrico, se nos dice, es “perfecto”, (una rosa es una rosa). Los círculos reales son en cambio “imperfectos”. Pero imperfectos ¿respecto de qué? Naturalmente, respecto del círculo geométrico. Pero respecto de la realidad la situación se invierte. Respecto de lo real, lo imperfecto es el círculo geométrico. Sólo sería perfecto el concepto (si pudiéramos lograrlo) de la configuración de lo real, un concepto aunque no sea más que aproximado a la geometría, cuestión completamente accesoria para el concepto de la realidad así configurado. Esta es la riqueza de lo intuido. Pensar que a fuerza de determinaciones conceptuales evidentes llegaríamos a aprehender totalmente lo real intuido mediante predicados infinitos, es la gran ilusión de todo racionalismo especialmente de Leibniz. Y Jose Carlos tiene una forma de buscar la realidad de diferente forma, es un hombre más intuitivo en ese sentido, lo que le permite estar abierto a las evidencias racionales de otro modo. He estado estudiando estos dos conceptos, el de intuición y razón, sin desembocar en un intuicionismo, tampoco, pero porque ahora se habla mucho de la realidad en intuición. La realidad es tal vez la que es, pero porque está formada con dichos conceptos. La intelección ha de ser rica pero también exacta. La evidencia racional no es una intuición cercenada ni empobrecida sino una intuición expandida, que no es lo mismo. Y cada uno quiere expandirla hacia su propio árbol que le cobija. Al ser discriminante de exigencias, la evidencia queda contenida en los límites estrictos de lo exigido. Y en esta contricción es en lo que consiste la exactitud: es el rigor exigido por la realidad. Bien, estas son palabras del filósofo Zubiri. Pero me sirven para explicar cómo se forma la realidad. Para Kant la evidencia es objeto, y para Hegel la evidencia es concepto, pero todo esto es quimérico. Contra lo que Kant pretende, no es el concepto lo que hace vidente a la intuición, sino la intuición la que hace vidente al concepto. Creo que hasta aquí se nos han olvidado todos los conceptos de la realidad y deberíamos volver a empezar otra vez por aplicarla. Por otra parte, racional no significa que lo real actualizado tenga la estructura interna de algo conceptual. Racional no es sinónimo de conceptual, Porque racional no significa conceptual sino inteligido en actualidad pensante. Y esta intelección no es forzosamente la intelección lógica del concepto, también hay perceptos y fictos. Más aún la razón puede actualizar lo real como siendo superior a toda intelección racional. Pero ustedes economistas habéis perdido ya toda exigencia en verdad de realidad, y sólo seguís conceptos y fictos ponderados por unas exigencias propias de una economía neocolonial del bienestar.

 

vidal

¿De verdad que Portugal va a hacer todas esas reformas? Por favor, Europa, rescata a España, que se me cae la baba de envidia.

Publicado por: vidal | 07/07/11 en 16:01

Diógenes

Estimado pe-cora2/12, cada vez que veo como se relaciona la latitud y la temperatura con el comportamiento y las virtudes de las personas y los países me echo a temblar y me acuerdo que para intentar acabar con esa ideología -lo que parece que no se consiguió..- tuvo lugar el desembarco de Normandía. Yo, que siempre he pagado mis impuestos religiosamente, trabajado como un perro y observado como mis mayores y la mayor parte de los conocidos son gente honesta, rigurosa y trabajadora, estoy hasta más allá de la coronilla de pigs y listos rubios vs. tontos morenos. Conozco a mucha, muchísima gente, que comparte este sentimiento de indignación, y pienso que los servicios diplomáticos de los países virtuosos alta latitud deberían de alertar a sus gobiernos de que esta no es la mejor manera de construir Europa. Hay un refrán en español que dice que “no hay enemigo pequeño…”.

Publicado por: Diógenes | 07/07/11 en 16:17

 

Publicado por: virginiawoolf | 07/07/11 en 14:27

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: