libre comercio

virginiawoolf

Esto de la neuroeconomía ya hablaste una vez para indicarnos que casi siempre nos dejamos llevar por los prejuicios negativos de la realidad más actual sin tener en cuenta una perspectiva histórica y de recuperación. Sin embargo ahora todo esto parece muy generoso o viene a paliar algunos efectos pero no creo en su efectividad. ¿Por qué no? Tal vez porque estamos ante un fenómeno inmediato porque no tenemos ni idea de cuánto va a durar. A mí lo único que se me ocurren son medidas extremas. Oiga bájese del burro porque esto nunca lo hemos vivido antes. Es como la película de Woody Allen Vicky Cristina Barcelona, bueno pues la americana se desentiende, la catalana que hace su tesis decide también interesarse, pero finalmente Woody ve a la española como una mujer que tiene que sacar una pistola y ponerse a pegar tiros para que su hombre la respete, bueno esto aunque parece muy español es también muy americano, sobre todo en las buenas familias, y es que la pobre chica tiene que hacer de todo, hasta experimenta con un trío. Esto de las pistolas a mí me ha recordado a Tejero. Y lo siento que me vaya a los extremos pero la única solución que yo veo es la del Tío Sam o es la de vendernos. Coger unos cuantos de hoteles (de esos que se han apropiado algunos políticos sin escrúpulos ) y crear aquí un Silicon Valley y hacer un puente con otras regiones; pero lo cierto es que éstas economías de innovación requieren un nivel de escala muy superior y muchas veces estos niveles necesitan una economía mixta, y esto es lo que tiene que ser para poder hacer algo importante.

Publicado por: virginiawoolf | 03/07/11 en 3:29

virginiawoolf

Los propios Estados Unidos se industrializaron oponiéndose a esa política de libre comercio prematuro, contra la que Roosvelt, con gran autoridad moral, le plantó cara a Churchill y su política colonial durante la segunda guerra mundial. La sociedad capitalista actual -que entiende esencialmente el crecimiento económico como resultado de añadir capital al trabajo- emplea una teoría del comercio basada en la teoría del valor-trabajo que sólo subsiste en la ideología comunista. Pero el objetivo subyacente de las “aglomeraciones nacionales” son o deben ser las innovaciones. Pero desde 1776 hasta el final de la segunda guerra mundial la práctica económica de Estados Unidos constituyó de hecho una guerra prolongada contra las teorías económicas que hoy día impone en el mundo subdesarrollado. Es decir, EEUU ha tomado un viraje ideológico ella misma en su política. Desde el reproche de Roosevelt a Churchill la fe en la capacidad del mercado para crear automáticamente la armonía se limita a unos pocos paréntesis históricos, rápidamente superados. Sin embargo, la idea fundamental de que sólo ciertas actividades económicas producen riqueza, es una guerra ideológica que ha tenido continuidad ininterrumpida y que está presente y donde no están solos los estadounidenses.

Y esta siempre ha sido la política de los EEUU concentrarse en ciertas actividades económicas, las que daban rendimientos crecientes. Y esas actividades que son las únicas que producen riqueza, aquí en España no las hemos visto suficientemente cerca porque estamos cegados con unas cuantas multinacionales que operan como oligopolios, y que no dejan al Estado que actúe o que señale el rumbo de la economía. El mercado libre sólo ha sido una herramienta ideológica, sobre todo a favor de los trabajadores de la Silicon Valley, y desde luego a ellos les interesa, pero no lo es hoy día, como herramientas para las naciones estados que tienen la necesidad de seguir imponiéndose en la economía. Zara inditex, yo creo que ya estamos hartos de esta película, todas las mujeres odiamos a Zara e inditex, es el cuello de la ruina de nuestras economías domésticas, muy pocas mujeres ya pueden seguir la moda, es ridículo. Pero se confunde el libre comercio con la era de la industria, que era realmente lo que consolidaba la riqueza. La principal explicación para esto es que el mundo rico actual ha confundido las razones del crecimiento económico- innovación, nuevos conocimientos y nuevas tecnologías- con el libre comercio. Y es más porque a EEUU esto le interesa, porque allí sí es lo mismo una cosa que la otra, porque allí tienen todas las posibilidades abiertas, ellos son soberanos, la Fed sigue haciendo inflación.

En el “mundo libre” se fue definiendo paulatinamente como un sistema de propiedad privada de los medios de producción, en el que toda la coordinación fuera de las empresas se deja al mercado, pero esa definición acabó por excluir cualquier referencia a la producción; en la medida en que realizaban intercambios sin una planificación central, las tribus de la Edad de Piedra se podrían considerar “capitalistas”. Para los marxistas, en cambio, el capitalismo era un sistema definido por una relación entre dos clases de la sociedad, los propietarios de los medios de producción y los trabajadores. Sin embargo, podría existir una tercera definición del capitalismo. En la definición del capitalismo de Sombart, los países ricos son aquellos que emulan a las principales naciones industriales incorporándose a la “era industrial”. La forma en que se formalizó la economía después de la segunda guerra mundial consolidó aún más los puntos débiles de la teoría de Adam Smith. Mientras que los economistas del periodo de entreguerras oscilaban entre modelos de sentido común sin prejuicios y modelos autorreferenciales, tras la guerra la economía se hizo cada vez más introvertida. Al no ser capaz de formalizar las principales fuerzas impulsoras del capitalismo según Sombart -de reducirlas a números y símbolos- simplemente se abandonaron. El genio, la voluntad y la iniciativa humana empresarial como no hemos sido capaces de cuantificarlas en números fíjate se abandonaron, por esta economía que sólo hace números una vez más, pero no puede contabilizar lo más obvio. Perdonad que me repita pero es que estoy cabreada.

Publicado por: virginiawoolf | 03/07/11 en 11:16

Los propios Estados Unidos se industrializaron oponiéndose a esa política de libre comercio prematuro, contra la que Roosvelt, con gran autoridad moral, le plantó cara a Churchill y su política colonial durante la segunda guerra mundial.

La crisis financiera que sacudió Asia oriental y el mundo a finales de la década de 1990 fue un ejemplo del tipo de crisis que según los economistas no podía suceder, porque el propio mercado se encargaría de resolver todos los problemas. En la década de 1840 la crisis social fue sobre todo a escala nacional, ya que la brecha entre ricos y pobres se localizaba dentro de las fronteras de cada país, y el Estado de Bienestar ayudó a resolver ese problema en Europa. Hoy día, en cambio, la “cuestión social” ha adquirido una dimensión internacional, al hacerse cada vez más profundo el abismo que separa a los países.

La sociedad capitalista actual -que entiende esencialmente el crecimiento económico como resultado de añadir capital al trabajo- emplea una teoría del comercio basada en la teoría del valor-trabajo que sólo subsiste en la ideología comunista.

Cuando era importante construir una línea de defensa para proteger a Asia y Europa frente a la amenaza comunista, Estados Unidos entendió que la forma de crear riqueza era industrializar los países que tenían frontera con el comunismo -desde Noruega y Alemania hasta Corea y Japón- y apoyar con entusiasmo ese proyecto, económica, política y militarmente. Pero cuando desapareció la amenaza comunista, los países desarrollados comenzaron rápidamente a aplicar una política económica parecida en sus peores aspectos a la vieja política colonial británica, que tenía el efecto opuesto en los países pobres.

el objetivo subyacente de las “aglomeraciones nacionales” son o deben ser las innovaciones,

Pero lo peor de todo es que acabemos echándole la culpa a la “corrupción” de los políticos y mercenarios, sólo porque esto nos hace políticamente más correctos. Porque aquí sin darnos cuenta podemos crear muchos equívocos, No obstante, la corrupción no es sino aflorar otras tantas pandemias o epidemias más, además de la relación con la climatología y la geografía, al menos así lo era para la política colonial británica.

Pero desde 1776 hasta el final de la segunda guerra mundial la práctica económica de Estados Unidos constituyó de hecho una guerra prolongada contra las teorías económicas que hoy día impone en el mundo subdesarrollado. Es decir, EEUU ha tomado un viraje ideológico ella misma en su política. Desde el reproche de Roosevelt a Churchill la fe en la capacidad del mercado para crear automáticamente la armonía se limita a unos pocos paréntesis históricos, rápidamente superados.

Sin embargo, la idea fundamental de que sólo ciertas actividades económicas producen riqueza, es una guerra ideológica que ha tenido continuidad ininterrumpida y que está presente y donde no están solos los estadounidenses.

Y esas actividades que son las únicas que producen riqueza, aquí en España no las hemos visto suficientemente cerca porque estamos cegados con unas cuantas multinacionales que operan como oligopolios, y que no dejan al Estado que actúe o que señale el rumbo de la economía.

El mercado libre sólo ha sido una herramienta ideológica, sobre todo a favor de los trabajadores de la Silicon Valley, y desde luego a ellos les interesa, pero no lo es hoy día, como herramientas para las naciones estados que tienen la necesidad de seguir imponiéndose en la economía. Si no nos damos cuenta de ello rápidamente, nos veremos muy pronto en el callejón sin salida de Europa.

Zara inditex, yo creo que ya estamos hartos de esta película, todas las mujeres odiamos a Zara e inditex, es el cuello de la ruina de nuestras economías domésticas, muy pocas mujeres ya pueden seguir la moda, es ridículo.

Al igual que Adam Smith, los países ricos confunden la era industrial con la era del comercio. Porque la base del libre comercio era la industria que se estaba fraguando en ese momento que Smith escribía, y no se daba cuenta. Como ahora no nos damos cuenta que la base del libre comercio está en el desarrollo de las nuevas tecnologías, y sólo éstas son la causa y la verdadera causa de las crisis que estamos teniendo, y su sucesión, mientras no haya un acuerdo en entenderlas así, no saldremos de ellas, y necesitamos un entendimiento nacional. Pero se confunde el libre comercio con la era de la industria, que era realmente lo que consolidaba la riqueza. La principal explicación para esto es que el mundo rico actual ha confundido las razones del crecimiento económico- innovación, nuevos conocimientos y nuevas tecnologías- con el libre comercio. Y es más porque a EEUU esto le interesa, porque allí sí es lo mismo una cosa que la otra, porque allí tienen todas las posibilidades abiertas, ellos son soberanos, la Fed sigue haciendo inflación.

En el “mundo libre” se fue definiendo paulatinamente como un sistema de propiedad privada de los medios de producción, en el que toda la coordinación fuera de las empresas se deja al mercado, pero esa definición acabó por excluir cualquier referencia a la producción; en la medida en que realizaban intercambios sin una planificación central, las tribus de la Edad de Piedra se podrían considerar “capitalistas”. Para los marxistas, en cambio, el capitalismo era un sistema definido por una relación entre dos clases de la sociedad, los propietarios de los medios de producción y los trabajadores. Sin embargo, podría existir una tercera definición del capitalismo. En la definición del capitalismo de Sombart, los países ricos son aquellos que emulan a las principales naciones industriales incorporándose a la “era industrial”. Con esa definición Martin Wolf tiene efectivamente razón cuando proclama que los países ricos son los que adoptaron el modo de producción llamado capitalismo. Sin embargo es más probable que él tuviera en mente la definición de la Guerra Fría, según dice el maestro Erik Reinert. Tanto el conservador Schumpeter como el radical Marx estarían de acuerdo en que el capital por sí mismo, sin innovaciones y sin empresariado, es estéril. Los perros de los que hablaba Adam Smith, por muy inclinados al trueque que estuvieran, no podrían haber creado el capitalismo aun disponiendo de capital, horas de trabajo y mercados, sin la voluntad y la iniciativa humana. Desgraciadamente para los países pobres, una cadena de acontecimientos llevó a la economía a olvidar la definición sombartiana del capitalismo. Adam Smith había apartado la producción de la economía amalgamando comercio y producción en horas de trabajo. Así, cuando la economía mundial quedó definida como un sistema en el que todos intercambiaban sin efectos de sinergia -trabajo que todos dominan del mismo modo-, se despejó el camino para la opinión de que el libre comercio podía considerarse beneficioso para todos. Ni siquiera la adición del capital crea de por sí el capitalismo. Sin embargo, durante mucho tiempo economistas estadounidenses y de la Europa continental como Sombart consiguieron mantener viva una tradición económica alternativa, en cuyo núcleo estaba la producción. Escribe este profesor: “En 1947 los librecambistas de Washington tuvieron que ceder frente a la necesidad política de planes de desarrollo proteccionistas en torno al bloque comunista, lo que propició el sorprendente éxito del plan Marshall en Europa y el milagro de Oriente asiático. Quizá sea una vana esperanza que Osama bin Laden y las actuales amenazas terroristas puedan desempeñar el mismo papel que Karl Marx y sus herederos en aquellas dos ocasiones, pero parece como si la pobreza generadora por el fundamentalismo de mercado no pudiera abordarse si no es al calor de crisis como la Revolución Francesa que eliminó la fisiocracia, la Verein für Sozialpolitik alemana que creó el Estado del Bienestar moderno a raíz de las revoluciones de 1848 a 1871, y la política ilustrada del plan Marshall que creó la riqueza que puso freno al comunismo. Lo que todos esos acontecimientos tienen en común es el abandono temporal del libre comercio a fin de promover el desarrollo como objetivo político y no sólo social.”” Hasta la victoria del Consenso de Washington sobre las instituciones de desarrollo de la ONU, la opción preferida consistía en industrializar a los países pobres aunque su industria no fuera a ser competitiva en el mercado mundial durante mucho tiempo. La conversión del libre comercio en eje del sistema económico mundial -al que deben ceder todas las demás consideraciones- ha dejado como única opción viable el colonialismo del bienestar. La opción alternativa de desarrollar el mundo pobre ha desaparecido porque muchos desean mantener el libre comercio como núcleo incuestionable del orden económico mundial.” La forma en que se formalizó la economía después de la segunda guerra mundial consolidó aún más los puntos débiles de la teoría de Adam Smith. Mientras que los economistas del periodo de entreguerras oscilaban entre modelos de sentido común sin prejuicios y modelos autorreferenciales, tras la guerra la economía se hizo cada vez más introvertida. Al no ser capaz de formalizar las principales fuerzas impulsoras del capitalismo según Sombart -de reducirlas a números y símbolos- simplemente se abandonaron. El genio, la voluntad y la iniciativa humana empresarial como no hemos sido capaces de cuantificarlas en números fíjate se abandonaron, por esta economía que sólo hace números una vez más, pero no puede contabilizar lo más obvio. “Que sobre todo en el mundo subdesarrollado la política del desarrollo es un instrumento de un “gobierno a distancia” estable mediante el ejercicio de una forma -particularmente sutil, “no ostentosa” y generadora de dependencia- de control social neocolonial que impide la autonomía local mediante políticas bienintencionadas y generosas pero en último término moralmente equivocadas.” En esto nos vamos a convertir nosotros.

~

Esto dice el Economista Observador:

Ayer el Consejo de Ministros aprobó medidas para mejorar el proceso de ejecución hipotecaria cuando la familia ha entrado en mora. Hace dos años ya se aprobaron medidas para diferir el pago de la cuota en caso de desempleo y baja renta y ahora se mejora el proceso de ejecución del inmueble. Se aumenta la renta no embargable que en caso de cargas familiares puede llegar a 1.300 € y se aumenta el suelo hasta el 60% de la tasación en caso de que la subasta tras el embargo quede desierta. Además se reduce el depósito obligatorio para que pueda haber más oferentes en la puja.

Aquí lo que hay que explicar es por qué la familia agota todas las vías y deja que le ejecuten al 60% del valor de tasación cuando seguramente podría haber vendido antes a precios mayores en el mercado, cancelar la deuda y parar la dinámica de los intereses en mora. Cómo nos enseña la neuroeconomía aquí nos tenemos que mover en el lado emocional del cerebro y no en el racional. La familia está al límite, ve que puede perder un bien de primera necesidad como es su vivienda y ese miedo le bloquea el cerebro para actuar. Esta situación extrema justica la intervención del estado para proteger al hipotecado, muchos de ellos en los niveles más bajos de renta. No obstante, la clave es ayudar a la familia a perder el lazo emocional y reducir su problema financiero. En esa situación extrema ninguna solución es buena pero se trata de elegir entre lo malo y lo peor, aunque estas familias tienen todo el apoyo y comprensión de este economista observador.

El debate sobre la dación en pago parece muy social pero sería un error introducirlo y más en estos momentos de restricción de crédito. En EEUU no todos los estados lo tienen pero la mayoría de los que lo tienen intentan eliminarlo. La mora hipotecaria en EEUU es tres veces superior a la española y el riesgo se transfirió a dos sociedades hipotecarias Fannie Mae y Freddie Mac que han sido nacionalizadas que tienen deudas por el 30% del PIB americano. El Estado ya ha tenido que inyectar capital equivalente al 2% del PIB y seguramente el agujero será mayor.

El diseño de incentivos es absolutamente perverso en la dación en pago y los economistas sabemos que los incentivos los carga el diablo. En primer lugar la dación en pago es un sistema en el que cuando hay beneficios son el 100% para el hipotecado y cuando hay pérdidas son 100% para el banco. Esto es un fondo garantizado con el 100% de beneficios pero si revisas el menú de las gestoras comprobarás que es un producto que no se comercializa. ¿Por qué? Porque para garantizar la inversión hay que operar con derivados financieros y comprar una opción. Las opciones son un seguro que tiene una prima y esa prima aumenta significativamente en función del plazo del contrato. El valor de una opción de dación en pago en una hipoteca a 25 años sería elevadísimo. ¿En que se traduciría en estos momentos? Más garantías, más diferencial sobre Euribor, menor hipoteca sobre el valor de la tasación.

Conclusión introducir la medida aumentaría la restricción de crédito limitaría aún más la demanda potencial de viviendas y presionaría a la baja sobre los precios. Seguramente estas medidas recibirán el apoyo mayoritario en el Congreso hasta del PP. Curiosamente el jueves el PP registró en el Congreso sus propuestas para una reforma financiera y mejorar el crédito. Habla de mayor saneamiento, mayor nivel de provisiones y mayor capitalización, lo cual dejó perplejo a este economista observador. En febrero votaron en contra del decreto de recapitalización porque sería perjudicial para el crédito de empresas y familias y dos meses después proponen recapitalizar los bancos. Por lo tanto, Rajoy vuelve a dejar evidente que tiene el don de ubicuidad.

La restricción de crédito está ligada al proceso de desapalancamiento, de los elevados vencimientos de bonos que tiene que afrontar el sistema bancario y de sus dificultadas para acceder a los mercados. Precisamente las entidades con menor capitalización tienen cerrado su acceso al mercado y su restricción de crédito es más intensa y ese fue el espíritu del decreto. No obstante, hasta mediados de 2012 los bancos acumulan elevados vencimientos y la restricción de crédito continuará, lo único que se pude intentar son medidas paliativas y cumplir nuestra hoja de ruta para minimizar nuestro diferencial con Alemania. El próximo año si la crisis de la deuda europea está encauzada los menores vencimientos aumentarán la disponibilidad de recursos de nuestras entidades para prestar y comenzará un ciclo de crédito aunque no será como en 2006 que recordemos vivíamos en una burbuja de crédito.

Dentro del movimiento 15 M se mezcla el mundillo de internet y jóvenes emprendedores y para ellos el Gobierno ha aprobado una medida que ha tenido menos impacto mediático pero que es de gran importancia. Los inversores que aporten capital a proyectos de innovación tendrán una exención fiscal hasta 25.000 € anuales. La cantidad no es muy elevada seguramente porque la consolidación fiscal limita el margen de maniobra pero la señal es la acertada. EEUU ahora si es el ejemplo. En la última década las grandes multinacionales han destruido 3 millones de empleos netos por lo que las pymes han creado casi 9 millones. Es de vital importancia apoyar la creación de empresas que son las más afectadas por la restricción de crédito. Por esta razón, esta exención fiscal puede canalizar dinero hacia estas empresas innovadoras sin la intermediación del sistema bancario o través de sus gestoras de fondos de inversión. Hace unos meses defendía en este blog la ayuda a los emprendedores como una medida progresista y me alegra enormemente que el Gobierno la haya aprobado. No es una medida de corto plazo pero puede ayudar a descubrir algún Inditex en potencia y ese es el único camino para seguir mejorando el bienestar de la sociedad de nuestra querida España. Los incentivos los carga el diablo y este es un gran incentivo.

@josecdiez

plaentxi

@José Carlos

La dación de pago funcionó excelentemente en Estados Unidos durante generaciones. Funcionó de maravilla hasta que los banqueros empezaron a dar crédito con tanta “generosidad” por supuesto que “para ayudar a los jovenes” a “acceder al sueño americano” de tener una vivienda en propiedad.
La dación en pago funcionaba porque los banqueros no eran ni tan irresponsables ni codiciosos como los de ahora y no daban créditos si el hipotecado no ponía el 20% del valor de la vivienda en dinero contante y sonante y la hipoteca suponía más del 33% del sueldo.

Ningún hipotecado quiere perder el ahorro del esfuerzo que supone ese 20%. El banquero tiene el colchón del 20% que debería de ser más que suficiente. Los hipotecados podían pasar por crisis puntuales porque la carga hipotecaria suponía un máximo del 33% del sueldo sin incluir otras deudas y de esa forma se podía construir un colchón. Todos los Greenspans, Fannies, Freddies y Bernankes lo único que consiguieron fue la inflación de activos.

Por favor ponme un solo ejemplo de un político americano que proponga la eliminación de la dación de pago. Por favor pon algún enlace y enséñanos quién quiere terminar con la dación de pago en Estados Unidos. ¿Jamie Dimon? ja, ja. El político que lo proponga firmará en ese mismo momento su sentencia de muerte. Ni siquiera el lobby de la banca es tan poderoso.

Ooh… pero los altruistas banqueros siempre tan sensibilizados sobre el acceso al crédito de los jóvenes nos dicen que la dación de pago restringiría el crédito e impediría el acceso a la vivienda de los jóvenes. Una vez más falacia tras falacía. Repito: Lo único que ha proporcionado esta era de crédito fácil es el encaremiento de bienes básicos como la vivienda.

No hay que ser un lince para entender que un banco gana más si presta por valor de 300.000 Euros que por valor de 100.000 Euros. Cuanto mayor es la cuantía del crédito, más plusvalor del rendimiento de trabajo va ir a pagarel tipo de interés. Por lo tanto, más se forran los bonistas que se pasan el día tomando Martinis, más bonus obscenos para los ejecutivos bancarios y mayores sueldos para todos esos economistas sacerdotes de la nueva religión metafísica del pensamiento único de los mercados financieros todopoderosos y omnipotentes.

Estos mismos financieros tan dadivosos que se dedicaron a aprobar tasaciones surrealistas y fraudulentas, se dedican ahora a comprar esos mismos activos al 50% del valor de su propia tasación en subastas desiertas a través de sociedades opacas fuera de balance para así no tener que provisionar el 30% del capital como indica el Banco de España. De esta forma asistimos al enésimo fraude de esta clase financiera que nunca tiene suficiente y que después de sacar hasta la última gota de sangre del plusvalor de las rentas del trabajo de nuestros jóvenes, los reenvierte en otros timos piramidales ya sea en Brasil u otros territorios del nuevo mundo.

Y hablando de incentivos perversos, lo único que nos han dejado con su religión del “crédito” ha sido un ejemplo desincentivador del trabajo a una generación que se dio cuenta que era más fácil ser “banquero” y especular que currar, que era más fácil comprar activos a crédito mediante apalancamiento y luego venderlos inflados con una tributación ridícula de menos del 20%.

¿Para que partirse el espinazo trabajando si los rendimientos del trabajo tributan más que los rendimientos del capital? Todo el mundo a especular y a ser aprendiz de banquero. Eso es la herencia de esta época de crédito fácil.

Veo que muchos economistas no han entendido absolutamente nada del movimiento 15-M. La reivindicación primera es que la crisis lo paguen los que lo han creado y que se persigan los crímenes financieros.

Ya es hora que los economistas empiecen a hablar de esto en vez de seguir andándose por las ramas.

Publicado por: plaentxi | 03/07/11 en 5:09

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: