Brasil

virginiawoolf

Dejo aquí esta cita que me he encontrado de Erik Reinert: “Cuando en 1967 visitamos el palacio presidencial del Perú durante mi segundo día de estancia en el país, el presidente Belaúnde acababa de regresar de un viaje a una zona aislada de la selva peruana, accesible únicamente en helicóptero, poblada por colonos alemanes llegados después de la primera guerra mundial. Ahora, aunque de tez más pálida y con ojos azules, vivían como otros peruanos en la selva. Muchos años después visité el estado brasileño meridional de Rio Grande do Sul, donde un gran número de colonos alemanes había creado industrias y bienestar. Por citar de nuevo a Francis Bacon: “Existe una diferencia muy notable entre la vida de los hombres en la parte más civilizada de Europa y en las regiones más salvajes y bárbaras de la Nueva India y esa diferencia no proviene del suelo, ni del clima, ni de la raza, sino de las artes (es decir, de las profesiones que se ejercen)”.” ~

Por otra parte las críticas que Brasil hacía eran sobre las subvenciones agrícolas que recibía Europa. Y se creía que como “contrapartida” debía haber una apertura de los mercados, en la industria y los servicios, en países como China, la India, Brasil, Indonesia o Sudáfrica. Porque una reacción de medidas proteccionistas sería más perjudicial. En la medida en que parte del crecimiento mundial depende del vigor de las economías de los países emergentes, éstos tienen que poder expresar sus ventajas comparativas y su capacidad de crecimiento, lo que supone que se satisfaga “un cierto número” de sus reivindicaciones, especialmente en el ámbito agrícola. Pero en otros ámbitos también quieren competir. No se pueden tener condiciones de libre mercado donde la demanda es insuficiente. Se trata de aplicar medidas que tiendan al pleno empleo y que no se restrinjan por el factor confianza. Si se quiere atender problemas de rezago y pobreza se tiene que analizar a fondo el carácter de las crisis. En realidad Krugman decía que casi ninguna economía estaba a salvo de las recesiones, pero que las economías sanas eran las economías desarrolladas, y entonces nos habla de la ventaja competitiva. Es loable que la Unión Monetaria Europea considere el problema del desempleo y la deflación antes pretender competir contra el dólar. El pensamiento ortodoxo asevera que no hay nada gratis; que todo cuesta y que el obtener una cosa necesariamente implica renunciar a otra: sin dolor no hay mérito (no gain without pain). El problema no está en los recursos escasos (hay millones de desempleados y capacidad productiva ociosa), sino en el entendimiento de la complejidad de las crisis.

Para mí Brasil es un país que aunque parece exuberante y exagerado no lo es, se ve en su música, en el trabajo que desarrollan sus jugadores de futbol, pero eso sí es un país apegado a las cosas de la tierra, que es muy difícil para ellos despegar a altos vuelos, porque les gusta ser meticulosos, a veces son demasiado críticos incluso con ellos mismos, se afanan en perfeccionar cosas, que nosotros no les damos ya importancia. Y eso al fin y al cabo tiene un poder de superación, y además tienen mucho poder de comunicacion. No nos interesa ponernos en contra de Brasil sino relacionarnos bien con ella.

Publicado por: virginiawoolf | 02/06/11 en 23:49

Esto es lo que dice el Economista Observador:

Es una forma muy elegante de destacar lo obvio y lo obvio es que Brasil tiene un gran calentón, como me decía recientemente mi buen amigo y mejor economista Alfredo Arehuetes. Alfredo ahora es Decano de Icade pero estudio su doctorado en Brasil y es uno de los economistas de nuestra querida España que mejor conoce la economía brasileña. No parece una cuestión de tipos de interés que siguen por las nubes tanto oficiales como de crédito a empresas y familias. Si parece que la política fiscal puede ayudar controlando el gasto doméstico en bienes no transables. Esa economía necesita crecer al 3% ya. Pero para este economista observador la clave es implantar Basilea III ya en 2012 con el fin de frenar el apalancamiento bancario y el boom de crédito y reforzar el capital de los bancos para cuando llegue el cambio de ciclo.

La burbuja inmobiliaria está empezando ahora pero la mayor burbuja es su bolsa. Sobre unas valoraciones bursátiles infladas las empresas brasileñas estiman su balance y toman decisiones de endeudamiento. Muchos de los créditos bancarios son equity swaps en el que la garantía son las propias acciones de la entidad pero con cláusulas perversas. Si el precio cae por debajo de un nivel Vale tendrá que reponer garantías. Si la acción cae mucho la empresa se queda sin garantías y comienza el credit crunchy el frenazo en seco de la economía.

La fiesta puede durar aún un tiempo pero conviene prevenir antes de curar. Los españoles podemos enseñarles muchas cosas, por desgracia acabamos de padecer los efectos negativos del boom. No obstante, seguramente en Brasil, como nos enseñaba Galbraith y ahora el libro de Roggoff y Reinhart dirán que “esta vez es diferente”. El Gobierno de Dilma está intentando enfriar la economía pero parece que será necesario mayor empeño.~

 

faras

El real, a 1.58 reales/dólar está donde estaba en julio de 2008 y más barato que en 2000. No es que el real esté caro sino que el dólar se ha depreciado de media más de un 25% frente a las principales monedas. Después de todo, Brasil es el país del mundo con tipos de interés real más altos del mundo, incrementa su productividad año tras año y su inflación no está descontrolada.
Por supuesto el país está encaminado hacia una gran ostia, pero van a poder hacer poco. El crédito, con o sin esos covenants, no va a dejar de expandirse y la demanda hacia sus materias primas no va a dejar de aumentar mientras los chinos no aflojen. Vale do Río Doce es una de las mayores mineras del mundo, al nivel de BHP o RioTinto, y es la mayor productora de material férrico del mundo. Los chinos consumen la mitad del material férrico del mundo. Sus productores agrícolas se han convertido en gigantes latifundistas con el mayor grado de eficiencia del mundo y cada año exportan más soja.
Brasil poco puede hacer. No pueden dejar de subir tipos para controlar la inflación ( por su experiencia histórica y a pesar de que la Sra Roussef prometió bajarlos) y seguirán atrayendo capitales por muchas tasas Tobin y similares que pongan. Apreciando su moneda por otra parte evitan que la inflación se les desmande.
Cuando la burbuja de commodities ( recuérdese que la rentabilidad en los últimos de 100 años de cualquier cesta de commodities ha sido negativa) explote, Brasil sufrirá, y mucho, pero podrán salir porque en general lo están haciendo bastante bien.

Publicado por: faras | 31/05/11 en 16:02

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: