democracia real ya!

virginiawoolf

Yo también me manifesté en esas huelgas estudiantiles porque luchaban por una mayor representación estudiantil, pero yo no entendía mucho en aquel momento, es decir, todos los movimientos jóvenes tienen un componente lúdico e inconsciente bastante grande, eso por un lado. Lo revolucionario francés eso les viene también por su carácter y su forma de ser. Pero lo que yo quería decir es que ahora he oído casos de jóvenes que están siendo captados por organizaciones religiosas, y a mí ya nada me sorprende que se produzcan estas salidas extremas de jóvenes hacia otra forma de vida segura. El sistema rechina y lo hace porque en él coexisten y pretende armonizar sectores incompatibles. La iglesia quiere imponer su mitología a todos. La economía sigue imponiendo la ideología económica del siglo XVIII. Cada sector es de su tiempo, tienen distintos fines y hablan lenguajes diferentes. Y dejándolas a todas atrás el progreso técnico. Yo creo que habrá que hacer grandes sacrificios por esta juventud, pero desde luego el futuro para mí tiene un claro camino, que son las innovaciones que nos colman de medios, algunos no sabemos ni para qué sirven, porque no tenemos claro los fines, porque sin resultados vamos a la deriva, y en esto sí que buscaría la forma de asociarme con Europa, en no quedar a la deriva del progreso técnico.

Publicado por: virginiawoolf | 20/05/11 en 11:04

virginiawoolf

Por otra parte la falta de representatividad democrática, paradógicamente, ha sido creada con la creciente implantación de la técnica, diríase que en vez de estar más representados que nunca, lo estamos menos porque todo se deja en mano de decisiones técnicas, y a veces la economía se impone también sobre la política por esto.

Publicado por: virginiawoolf | 20/05/11 en 11:47

~

El dinero que recaudan se gasta bajo la dirección de encuestadores y consultoras que no tienen interés alguno en sus principios o programas, y cuyas habilidades radican sólo en la seducción de los consumidores por medio de cancioncillas, anuncios y declamaciones.

Esto último trae como consecuencia que el discurso político sea el más degradado y negativo del mundo democrático. La participación pública en la política, aun midiéndola por el número de ciudadanos que se molestan en ir a votar, se ha hundido por debajo del nivel en el que podemos sostener, con seriedad, que nos estamos autogobernando. La gente adjudica su propia indiferencia al proceso mismo: hacen referencia a que el poder del dinero en la política la ha hecho cínica y la vulgaridad de la política televisiva la ha enfermado. El exceso profiláctico que conlleva la apuesta democrática es hoy demasiado costoso en una democracia genuina. Más que cauto, resulta tonto; más que sabio, resulta ciego.

Tenemos entonces poderosas razones para intentar construir una estrategia de protección del discurso político que incorpore algo de la flexibilidad, pero no de los riesgos, de la estrategia equilibradora. La estrategia “discriminatoria” (como voy a llamarla) reconoce este peligro y prohibe cualquier regulación del discurso que dañe apreciablemente tanto a la soberanía como a la igualdad de los ciudadanos. No permite que el gobierno comprometa la soberanía popular prohibiendo a la prensa discutir la vida sexual de los funcionarios, por ejemplo, aun cuando sea altamente plausible que la tercera dimensión de la democracia -el discurso democrático- resulte perfeccionada como consecuencia de esa limitación. Dicha estrategia rechaza como incompatible con la igualdad de los ciudadanos el argumento que, tal como mencioné, sostiene que el discurso sexista o racista debería prohibirse para evitar “silenciar” a los grupos minoritarios o a las mujeres, o para mejorar el carácter del discurso democrático.

En cambio, la estrategia discriminatoria sí permite regulaciones en el discurso político que mejoren la democracia en alguna de sus dimensiones, cuando el defecto que intenta reparar es sustancial y cuando la limitaicón no entraña ningún daño genuino para la igualdad y la soberanía de los ciudadanos. Permite, así pues, establecer límites en los gastos de campaña cuando éstos contribuyan a reparar significativas desigualdades políticas entre los ciudadanos, siempre que dichos límites resulten establecidos en un nivel lo suficientemente alto como para que no reduzcan la crítica al gobierno ni introduzcan ninguna desigualdad, excluyendo a los partidos o candidatos nuevos.

Ronald Dworkin, Virtud soberna, la teoría y la práctica de la igualdad 

La ciudadanía cosmopolita

La ciudadanía como relación política, que lleva un vínculo entre un ciudadano y una comunidad política, parte de una doble raíz -la griega y la romana- que origina, a su vez, dos tradiciones, la republicana, según la cual, la vida política es el ámbito en el que los hombres buscan conjuntamente su bien, y la liberal, que considera la política como un medio para poder realizar en la vida privada los propios ideales de felicidad.

Ambas tradiciones, a su vez, se reflejan en dos modelos de democracia que recorren la historia, con matices diversos, y que se alinean bajo los rótulos “democracia participativa” y “democracia representativa”. Cierto que un buen número de participacionistas rechazarían esta última distinción, afirmando que también ellos entienden que el poder político se ejerce a través de representantes y no de forma directa, cosa imposible e indeseable, y que lo que les distingue frente a otros modelos de democracia es su afán de fomentar la participación ciudadana.

Mientras que otros modelos se contentarían con que los representantes elegidos se ocupen de la vida pública, dejando a los ciudadanos que se recluyan en su vida privada, el participacionista insiste en aumentar los cauces de participación ciudadana desde los ayuntamientos y desde las subunidades federales o autonómicas. Todo ello con el objetivo de lograr que en verdad la democracia sea el gobierno del pueblo y no sólo, como en el representacionismo puro, el gobierno querido por el pueblo.

En este sentido la propuesta participacionista más radical de nuestro momento es la que ofrece Benjamin Barber en su libro “Strong Democracy”, en el que apuesta sin restricciones por la participación directa como única forma de evitar las patologías de la democracia liberal o débil: el auténtico ciudadano es quien participa directamente en las deliberaciones y decisiones públicas.

Adela Cortina.

virginiawoolf

Yo apoyo con Soledad lo del copago con la Sanidad, por que ¿qué nos cuesta dar 3 ó 5 € -salvo casos excepcionales de necesidad- a Sanidad cuando vamos al médico?

Publicado por: virginiawoolf | 20/05/11 en 12:39

soledad

Pues aunque apoyo el movimiento en lineas generales no creo que haya una intencion profunda de cambio. El cambio pasa por el sacrificio y la lucha y sinceramente, dudo que en Espana la gente este cambiando su mentalidad. Cuando pensamos en paises con menos tasas de paro solo pensamos en que tienen mas empresas y mas oportunidades laborables. Nadie piensa en que los impuestos son mayores o el despido libre. Cuando planteo a mis colegas la posibilidad de pago en la SS antes de que nos la terminemos cargando me salen con la demagogia socialista y se dan palmadas en el pecho defendiendo una sociedad igualitaria. Pero no hay mayor ayuda social que tener trabajo y no tener panico a perderlo.
No me quiero posicionar politicamente pero desde luego que si seguimos actuando como un pais rico y haciendo creer a la ciudadania que con ayudas sociales se sale de la crisis, entonces es que estamos mas perdidos de lo que pensamos.
Si muchos de los que estan en ese movimiento les dices que subiremos los impuestos en el alcohol y tabaco para asi invertir mas en investigacion y desarrollo y ayudar a nuestras empresas a exportar, te tacharan de loco. Queremos trabajo pero tambien queremos los vinitos, las tapas y las copitas del fin de semana, El esfuerzo no solo pasa por ir a la Universidad, el esfuerzo pasa por hablar idiomas, tener suficiente autoestima para no creer que somos peores que los alemanes, frenceses, mayor conciliacion, etc. Ese es el verdadero cambio.El cambio de mentalidad. Por desgracia, eso jamas se consigue en una manifestacion, lo que estamos consiguiendo es que la Prima de Riesgo suba y estamos anadiendo mas inestabilidad politica y economica.

Publicado por: soledad | 20/05/11 en 12:05

@Eleazar2010

Soledad, desde mis respetos ante tu pensamiento, no sabes realmente de que va todo el movimiento 15M. Si lo supieses, no escribirías tales lineas hablando de tópicos y metiendo a todos en mismo saco,eso queda obsoleto. Un saludo.

Publicado por: @Eleazar2010 | 20/05/11 en 12:11

Anti propaganda

Totalmente de acuerdo con soledad, estos de la puerta del sol lo que piden es que les den.

Nadie se pregunta qué puede hacer por sí mismo, y bajo su responsabilidad, se espera que el estado nos lo dé todo hecho.

Y efectivametne, ahí es donde está la gran diferencia con los países de nuestro entorno.

Así no vamos a ningún lado. Pero es que ya se han encargado de mantener a la juventud en la ignorancia más supina, especialmente los socialistas, que gobiernan 22 años en tranquilidad y calma por 8 del pp cuyos últimos 4 fueron de movilización saboteadora y crispación agitadora de la izquierda, que es la que está detrás de esta movilización actual.

Publicado por: Anti propaganda | 20/05/11 en 14:30

plaentxi

@José Carlos

Lo que dice tu amigo Eguidazu es que las administraciones están cometiendo fraude.

Esto es lo que dice exactamente en el Wall Street Journal:

“Algunas empresas se están quejando que administraciones frágiles fiscalmente están presionándolos para realizar negocios fuera de contabilidad sin pasar factura inmediatamente por la prestación de bienes y servicios, dice Fernando Eguidazu, Vicepresidente del Circulo de Empresarios”.

Esto es fraude aquí, en Grecia y en la Conchinchina y no una aportación interesante como tú mencionas.

Publicado por: plaentxi | 20/05/11 en 22:35

Aquí podemos utilizar el caso de Cataluña como precedente que es lo que intentaban dibujar los periodistas pero no han conseguido que los lectores podamos entender nada. En primer lugar aclarar que Cataluña era una de las comunidades con mayor déficit y mayor deuda por lo que estamos hablando del caso extremo y cualquier generalización está abocada a equivocarse. En segundo lugar, el nuevo Gobierno de CIU no afloró el doble de déficit que el Gobierno anterior. Primero durante el año las cifras se suelen publicar por criterio de caja y divergen de las del criterio de devengo ya que normalmente el gasto se concentra mayoritariamente a final de año. Sin embargo la recaudación de impuestos por caja es más regular y por eso el déficit es menor en el primer semestre. En segundo lugar, Cataluña es una excepción ya que la mitad de su gasto sanitario se realiza a través de concesiones privadas que sólo consolidan gasto en diciembre. CIU ganó las elecciones en noviembre y la consolidación del gasto privado sanitario se hizo después.

Según los cálculos de este economista observador las desviaciones con respecto a lo previsto en Cataluña fueron medio punto de PIB. Por lo tanto, si las comunidades explicaron un tercio del déficit el año pasado estaríamos hablando de dos décimas en el total del Estado, por lo que el problema es más que asumible y como he dicho en el conjunto de las comunidades el problema será menor.

Aquí no sabemos cual es la realidad pero no por eso tiene que haber un problema de ocultación. Por ejemplo lo que comenta Fernando es una práctica habitual en el sector sanitario, el problema es que desde que comenzó la crisis el problema ha sido aún más habitual. El otro día hablaba con un director de marketing de una gran multinacional del sector. Su estrategia es firmar contratos en el que ellos dejan el material en depósito en el hospital y sólo facturan periódicamente por reposición.

Otro problema puede ser jugar con el principio de devengo para elegir cuando contabilizar el déficit. Por ejemplo, si el gasto se concentra en diciembre hay incentivos un año de elevado déficit de contabilizar la factura en enero y reflejarla el año siguiente. Esto no sólo es una práctica del sector público. Yo he sido cocinero antes que fraile y he jugado con el devengo como hacen la mayoría de pequeñas empresas en nuestra querida España. Yo era director financiero de una empresa y registraba todas las facturas de ingresos y gastos en tiempo real por principio de devengo. El problema es que con el devengo no se paga impuestos ni nóminas. Cuando acababa el mes mi contable me traía la propuesta de liquidación del IVA y entonces miraba mi posición de tesorería. Si no podía atenderla o para hacerlo me suponía utilizar mi póliza de crédito y cargar la cuenta de resultados con gastos financieros actuaba. En el sector mis clientes pagaban a 200 días y era preferible enviarles un abono por la factura y volver a factura al mes siguiente y liquidar el impuesto 30 días después. Esto es totalmente legal y una necesidad en mundo con restricciones de liquidez que es el habitual en las pequeñas empresas y es en el mundo en el que se mueven ahora las comunidades autónomas.

Si lo que quieren decir los medios internacionales es que tenemos un problema de déficit estructural en nuestras comunidades autónomas entonces estamos de acuerdo. Si quieren decir que los partidos están secuestrando el debate en la campaña electoral estamos de acuerdo. Que mejor prueba que Dolores de Cospedal que sale citada en el artículo. Cuando se pone la gorra de candidata a Castilla la Mancha dice una cosa pero cuando se pone la gorra de secretaria general del PP y va a un mitin en Valencia dice la contraria.

El lunes la prioridad es eliminar su déficit estructural y sólo hay tres formas de hacerlo: recortando gasto, aumentando impuestos o una mezcla de ambos que es la más eficaz para conseguirlo. El Gobierno en Madrid no para de repetir la misma frase “el objetivo de déficit no es una previsión, es una compromiso”. Si no se cumple habrá que tomar más medidas pero donde está el problema y el problema está en comunidades y ayuntamientos. Aquí sólo hay dos caminos: uno voluntario en el que la comunidad y el ayuntamiento presentan un Plan creíble para alcanzar el déficit legal establecido o en caso contrario el Gobierno ejercerá su potestad que le otorga la Ley de Estabilidad presupuestaria y les exigirá que las hagan. El pasado año 8 comunidades autónomas presentaron presupuestos que cumplían la Ley y el Gobierno les obligó a rehacerlos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: