diotima de mantinea

Ahora estoy en el diario de diotima:

http://diariodediotima.blogspot.com/

y en The man with the child in his eyes, para las noticias:

http://casiopeadeetiopia.blogspot.com/

Este blog quiero dejarlo ahora en paréntesis como recopilación de muchos datos que he ido publicando y textos de filosofía, inteligencia emocional y economía. Y me servirá como base de datos y de búsqueda de otros posts.

Quiero hacer una concreción filosófica, y antes incluso de la aceptación de la autocontradicción o de la falsabilidad de la ciencia es como si la realidad del escepticismo o de un relativismo fuera capaz de disolver cualquier verdad, y de esta manera cortamos el nudo gordiano en vez de desatarlo. Y estamos aquí todos los días intentando sostener una verdad, lo que ya dice algo de que hay una conciencia metafísica más allá de lo empírico. Es como ese pensamiento socrático que pone en libertad justamente aquellas normas intersubjetivamente válidas de la razón práctica. Es como buscar un sentido “originario” de la verdad. Otras veces no, Sócrates no lo conseguía porque siempre parecía que dejaba en ridículo a su interlocutor, él mismo no lo escuchaba o hacía que repitiese su parrafada para que el efecto de persuasión se diluyese o fuese menor o ya no causase el mismo efecto. Esto enlaza con los juegos del lenguaje wittgeinsteiniano, para quien el “juego del lenguaje” sería el origen de la condición de posibilidad de la validez de un discurso. Y éstos a su vez son posibles solamente dentro de una “forma de vida”. Pero para Heidegger el origen del pensamiento no está en un juego linguístico, sino que está en el acontecimiento del tiempo, es decir, en el acontecimiento de la formación de la “diferencia”. Para Wittgenstein los paradigmas “inconmensurables” de la ciencia y de su posible progreso aparecen como los juegos de lenguaje, en tanto que partes de “forma de vida”, y están entretejidos con “actividades” y con formas de interpretación del mundo válidas a priori; tales juegos de lenguaje, en esa medida, actúan como “modelos” criteriales para el uso del lenguaje, la práctica experimental y el tipo de resultados de lo que puede aceptarse como verdaderos o falsos. Son ciertos a priori en tanto que condiciones de la posibilidad del funcionamiento del juego de lenguaje científico. Sin embargo, el relativismo diacrónico que surge inmediatamente de la “iluminación” epocal del mundo en Heidegger, surge de la reinterpretación radicalizadora que, desde la historia del ser, sufre el concepto, relativo al “ser ahí”, de verdad como “apertura”. Estos dos grandes filósofos, tanto Heidegger como Wittgenstein, son los dos grandes destructores de la metafísica occidental o autosupresores de la filosofía, porque ésta se inventa en el vacío. No obstante, esto parece una aporía de la metafísica porque ellos mismos vuelven a construir otro lenguaje parecido. El concepto de iluminación del mundo de ocultamiento desocultador (a-létheia) podía servir como un “concepto de verdad originario” pero no obstante Heidegger lo que reconoce es que debe ser adecuado con algo previamente, y que en todo caso lo que hace este concepto es que pone en “libertad” una dimensión que precede sistemáticamente al concepto tradicional de verdad, puesto que se trata de una condición de posibilidad de los juicios o enunciados adecuados e inadecuados sobre lo ente. Pues bien las condiciones de posibilidad intersubjetiva también dependen de aquí. Lo asombroso de todo esto es que el logos pueda pensarse a sí mismo, seguimos creyendo también aquí. Que las mismas condiciones de posibilidad puedan pensarse, lo cual introduce un pensamiento autorreflexivo originario también, aunque esto vendrá después y se discutirá en la filosofia crítica de Apel y Habermas. Pero me interesa ilustrar el concepto de “iluminación” heideggeriana y lo traigo porque aquí hemos hablado muchas veces de él. Con frecuencia se considera que esta caracterización es una tergiversación, una consecuencia de un pensamiento que sigue siendo él mismo metafísico, que no entiende todavía adecuadamente el nuevo punto de vista “más allá del relativismo y del objetivismo”. Antes bien la iluminación de Heidegger se puede entender como una apertura lingüísitica del mundo que libera originariamente el horizonte de sentido para las posibles preguntas de la ciencia y los juicios adecuados o inadecuados. Y se hace patente la convergencia entre el modo de mirar hermenéutico-lingüístico de Heidegger y el analítico de los juegos de lenguaje de Wittgenstein. Bueno, con este pensamiento filosófico hago también una forma personal de agradecer al blog del Economista Observador que me permita participar en él, porque también yo aprendo mucho con él y desde él y porque podemos establecer una comunicación que espero pueda ser de una convergencia y que la confrontación siempre sea necesaria en este mundo y para averiguar precisamente la verdad con su entendimiento.

Cambiar Ha comentado Mar 9, 2011 acerca de Intermoney vuelve a liderar la Diana en El economista observador
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: