diario 20.4.11

virginiawoolf:
20 abril 2011 a las 7:57 pm

Este problema ya te lo escuché hace un tiempo en la radio, joan, entonces hablabas del caso del político Bush junior cuando mandaba soldados a Irak, y que en realidad tú traducías como la conducta que venía a querer decir de Bush frente a su padre: ¿papá me quieres ahora?

Yo creo que esto estaría mejor denotado en los hijos que nos hemos dedicado a lo mismo o a algo cercano a lo que se dedican nuestros padres, que enrealidad esto es lo que hacemos en principio casi todos los hijos que nos sentimos privilegiados por algo o no?, aunque otras veces hacemos lo contrario completamente, por llevar la contraria, pero en fin, en todo caso, es como una respuesta o una reacción hacia ellos o por ellos, ¿papá, entonces nos quieres ahora? incluso aunque no piense como tú? Y todo se guía en base a esto. Yo no sé si esto es bueno, más cuando nuestros padres a su vez se guían casi siempre por el orden establecido, o como personas responsables suelen ya haberse adaptado al orden formal de unas normas. Y contra esto un poco siempre nos rebelamos si podemos. O bien, terminamos siempre adaptándonos a las reglas generales de la sociedad.

Y no sé, entonces lo de la problemática del catalán, es eso, mas que si nos quieren nuestros padres, es ver si hemos adaptado las leyes a nosotros o si cumplimos con las costumbres normales sociales, me parece a mí. Y todo esto son normas comunes… en fin es lo que me parece a mí se están intentando dilucidar aquí: la normalidad.

Esto lo escribe Joan Garriga: “Enseña Bert Hellinger que la conciencia de las personas acerca de lo bueno, lo correcto y lo adecuado es, en su trasfondo, una forma de lealtad infantil que le asegura el amor y la pertenencia a su familia y a sus grupos de referencia. Algo así como que los palestinos odian con buena conciencia a los judíos, y viceversa. En cierto modo nos sentimos inocentes si hablamos la lengua de nuestros padres y cumplimos con la cultura, las reglas y lo previsto en otros muchos aspectos, y culpables si desarrollamos conciencia propia sobre lo adecuado y lo bueno y lo malo y vamos más allá de lo que marcan los cánones y creencias de nuestro grupo.”

Y también dice: “Cada persona trata de ser leal a su procedencia y su familia, con sus reglas y costumbres, su lengua, sus tramas vitales, afirmándose en su identidad. Así se extiende en el mundo y se desarrolla. Sin embargo sólo de una manera limitada. Para desarrollarse plenamente también necesita incorporar lo ajeno y extraño como propio, o como de pleno e igual derecho para la vida.”

Javier Muguerza escribe:

“Concluiría tomando en préstamo un título del filósofo peruano Miguel Giusti que no hay un cosmopolitismo sin alas (las alas que nos permitan sobrevolar los particularismos e instalarnos en una dimensión universal), pero que tampoco hay un cosmopolitismo sin raíces (las raíces que nos permitan dar arraigo en el aquí y el ahora de una comunidad y una comunidad nacional, a la individualidad que somos y que nos constituye.
Si el cosmopolitismo con alas habría de ser global y el cosmopolitismo con raíces habría de ser local, cabrá decir, sirviéndonos de un neologismo de reciente acuñación, que el cosmopolitimo no podría ser sino glocal.

Cuando a Diógenes le preguntaron de dónde era respondió que era kósmou polítes, esto es, que tenía por patria al mundo entero, aunque eso sí lo dijo en griego, pues en alguna lengua hubo de aprender a expresarse. Y lo que el cosmopolitismo nos daría es la oportunidad de tener tantas patrias como lenguas, cosa que según pienso no habría de echar en saco roto en un país multilingüe como el nuestro ni tampoco a propósito de una lengua patrimúltiple como la que estamos ahora usando.

De modo que ser cosmopolita es saber levantar el vuelo, pero sin renunciar a las raíces. Y es estar enraizado, pero sin dejarnos por ello recortar las alas. Que es la única manera en que los seres humanos y no tan sólo sus derechos, podrían llegar a ser verdaderamente humanos, esto es, tales que nada humano les sea ajeno.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: