filosofía de las luces

virginiawoolf:
15 Marzo 2011 a las 2:34 pm

Primero ellos no tienen a un Hegel ni a un Kant, por mucho que se tenga una revolución, incluso una Ilustración, la que da la modernidad, y sin duda las nuevas tecnologías que también están llegando allí; incluso mucho ingenieros europeos estaban yendo para trabajar allí porque pagaban mejores salarios que aquí. Pero no tienen a un Hegel que teorizó y puso al Estado por encima de todo, incluso de las instituciones religiosas, y no tienen a un Kant que puso al hombre como un fin en sí mismo, con un alto concepto y nivel de sí mismo. Para Hegel el kantismo sería su nueva religión. Pero la iglesia también estaba utilizando el pensamiento de Kant, el material crítico, para “seguir consolidando su templo”, como diría Hegel, y se veía las insuficiencias del kantismo.

Sin embargo, no hemos salido tampoco en la modernidad europea de un pensamiento teológico “sacral”, cabe decir, por mucho que la Razón y el Estado siguen siendo todo, que en buena medida ha venido a sustituir a un Dios, ypero para cambiarlo por otro ídolo. Lo que distingue al pensamiento teológico del mitológico es que se crea un cuerpo de conocimiento para expertos, el cuerpo teologal, y de esta manera se separa lo natural de lo sagrado; el pueblo accede al saber de lo natural, pero siempre hay algun cuerpo de saber que se le restringe. Y esto sucede en las sociedades postmodernas e informatizadas, también, que hay un saber que se restringe a la población. Por tanto, hay una nueva clase, que es la de los trabajadores del saber, generalmente tecnólogos, y junto con ellos la clase gobernante. Y en cierta manera se esconde un cuerpo del saber, se sigue escondiendo. En parte porque no es asequible para todas las mentes. Las religiones siempre se han refugiado en esta separación, pero ahora es que son las sociedades informatizadas las que crean estos cuerpos de separación también.

Entonces por mucho que divulguemos la ciencia, que divulguemos la filosofía de las luces y el kantismo humanizador, siempre habrá que invocar también a un Hegel que se preocupe porque el saber pueda llegar desde la estructura del Estado a las instituciones sociales, y que sea un recurso que alcance a todos. De lo contrario no servirá para nada.

~

Esto es lo que dice Eduard Punset:

“Recapacitando sobre lo que había visto y vivido, llegué pronto a una conclusión irrebatible: Europa no tenía petróleo; no era particularmente rica y sus emigrantes, ubicados por todo el planeta, entonaban canciones que recordaban su pobreza extrema y desamparo durante la mayor parte de su Historia. Europa había sufrido muchos holocaustos y en pleno siglo XVII se seguían quemando “brujas”. ¿Cuál había sido entonces su secreto? ¿Qué fue lo que dio a Europa la fuerza para innovar y colocarse a la cabeza del mundo durante muchos años?

Precisamente lo mismo que están a punto de conseguir los países árabes en estos momentos. En Europa fue la separación amorosa de la Iglesia y el Estado dedicándose, por fin, cada uno de ellos a sus propias competencias. A Dios lo que era de Dios y al César lo que era del César. Exactamente lo mismo que va a ocurrir dentro de muy poco en los países árabes. No se trata de cuestionar la religión en los países islámicos; todo lo contrario, de lo que se trata es de que las normas y los protocolos religiosos no interfieran en la voluntad del pueblo, explicitada en constituciones democráticas.

Es muy difícil de asimilar el aire distraído de los europeos ante tamaño acontecimiento. La separación amorosa entre la religión, por un lado, y el poder, por otro, tuvo consecuencias incalculables que solo quiero ahora apuntar. Europa renació de las cenizas. Por primera vez, los que se atenían únicamente a normas trascendentes y eternas dejaron de interferir con la vida pasajera y cambiante de los europeos. Es imposible regir una república improvisada y terráquea con los protocolos, las normas y los talantes característicos del reino eterno de los cielos.

En segundo término, la mitad de su población –las mujeres– se incorporó a los procesos de producción; desde aquel mismísimo momento, ningún país islámico aferrado al pasado podía competir con los países europeos. “No tenéis nada que hacer –les decía yo a mis amigos islámicos–; en esta carrera, nosotros vamos en Mercedes y vosotros con muletas. ¿Os dais cuenta de que la mitad de vuestra población no está incorporada a los procesos de producción?” Por añadidura, la reubicación del dogma religioso permitió el estallido de la revolución científica.

¿Hay alguien a quien le parezca eso poco?”

Mat:
13 Marzo 2011 a las 5:49 pm

Difiero. La revolución del mundo árabe no se esta produciendo por la separación del poder entre la religión y el pueblo. Esvidentemente los gobernantes cuentan con el apoyo del Iman de turno y el visto bueno de la religión, pero la cultura religiosa musuana esta tan arraigadas en su educación, que por lo que protestan y recolucionan desde Tunez a Egipto pasando por Libia, Arabia, Marruecos y Yemen, es por mejoras en empleo y condiciones, no por cese de practica de sistema! Derrocan al dictador ( los que pueden) pero se ayudan de uno nuevo de un corte mas moderado pero igual en formas.
Creo que la revolución del mundo árabe es un paso, pero sobre el camino, del que aúnes queda mucho que recorrer. Por ejemplo: Marruecos. Van a constituir una mesa popular para reescribir la constitución y hacer una monarquía parlamentaria como en España, pero en la de 1978 aqui, España se declara laica, y Marruecos ni siquiera se le ha pasado por la cabeza. En cuanto al papel de la mujer, por la misma razón, no creo que haya cambios significativos, demasiada religión por medio.

Stella:
14 Marzo 2011 a las 2:39 pm

No creo que los países occidentales esten distraídos, pienso que están observando a una respetable distancia ya que el intervenir demasiado pronto traería odios ( como los ya conocidos por la población iraki hacia el mundo occidental ) y esa democratización y esa separación del poder y de la religión tiene que seguir su propio curso en cada comunidad humana, desde mi punto de vista, sólo podemos dejarlos hacer, crear sus propias luchas y dejarlos que luchen por lo que creen y quieren, si intervenimos puede que sea peor, desde el punto de vista comunidad sólo podemos ayudarlos a levantarse.

Elisenda Ortega:
14 Marzo 2011 a las 9:38 am

Estoy de acuerdo en algunos puntos, pero matizándolos, y en otros no comparto el enfoque. Creo que en el caso de Europa tuvo un papel importantisimo para su desarrollo la expoliación en otros continentes, efectivamente causado por la falta de recursos propios. En cuanto a la incorporación de la mujer a un papel activo en la sociedad fue causado por la necesidad de las guerras mundiales y el esfuerzo de muchas mujeres y no por ningún apoyo o revolución por parte de los hombres (algunos aún no lo aceptan hoy). En cuanto a la revolución en los paises árabes creo que no está, desgraciadamente, desvinculada del Islam y está por ver si no acabará éste tomando las riendas; es una revolución contra dictadores apoyados por el mundo occidental y la desesperación e impotencia de sentirse ahogados y pisoteados, sólo la desesperación te da la valentía necesaria para lanzarte a la calle. Ojalá la religión se desvincule allá del poder y ojalá la mujer forme parte con pleno derecho de una nueva sociedad más justa… Como mujer, lo siento, pero soy escéptica, ojalá me equivoque.

Anuncios

Un pensamiento en “filosofía de las luces

  1. Me imagino que el pueblo islámico también tendrán sus referentes históricos y aun en el caso hipotético de que no existieran, no creo que para sus mentes pensantes estos personajes históricos no puedan (si es que es posible) ser un referente, una guía si es que lo han sido para `nosotros´ (¿Por qué nos valemos tanto del pensamiento pasado si ni en este futuro tampoco funciona? Un demonio rojo afirmaba que las personas son iguales en todas las épocas, bajo el mismo cielo y en cualquier lugar). Entiendo que Hegel dedujera que el Estado debía estar por encima de todo (más que nada porque no es opresor de libertades un pensamiento así), sobre todo de las instituciones religiosas; incluso que Kant tuviera al hombre como un fin en sí mismo. No es fácil entender a estos pensadores; (no digo que yo lo haga ni que desprecie su erudición ni su mención por tu parte), es precisamente por su abstruso pensamiento, por su… intimidad aferrada para con ellos mismos dentro siempre de un contexto histórico en el que la religión seguía conservando su influencia en el pensamiento racional de aquellas épocas (sobre todo en el de Hegel), lo que no me hace tenerles apego. Y en general a todos estos personajes históricos que tanto mencionaban a la religión o lo supremo. O quizá por el tema en cuestión, más se debería tenerlos en cuenta. Pero que se ¿sugieran? como puntas de lanza de los acontecimientos de las mentes no pensantes que tienen otra manera de entender su relación con el mundo, no deja de ser un interés ¿dogmático? o ¿aleccionador? más, ¿no crees? No creo que la institución, del tipo que sea, sea un sustituto de un dios, nada tiene que ver lo terrenal con lo espiritual si consideramos que lo terrenal es superfluo por ser un tránsito de la otra vida, salvo un nexo de unión, un hilo conductor tejido por alguna de las parcas de Kant (o Hegel). Si una persona o (colectivo religioso) lucha por algo material (la libertad, los alimentos, los derechos… `objetos´ humanos que no divinos) se aferra a lo terrenal y por tanto su fin particular pasa a ser un fin colectivo: el hombre deja de ser un fin en sí mismo para ser un fin hacia los demás; no es sino un Objeto más al servicio de su Naturaleza, de los demás seres humanos, y no es sino contradictorio un acto nada espiritual a favor de recompensas terrenales. Afortunadamente el “hombre” no se entrega en exclusiva a sí mismo ni se tienen en tal alto concepto kantiano y cuanto más generalizado es el deseo de lo terrenal menos interés tiene por el mundo espiritual de Hegel. Pero sigo pensando que no son necesarios como estandartes de los acontecimientos del mundo, porque el mundo va cambiando.

    ¿La ciencia es el sustituto del dios? La `religión´ no se separa de la ciencia ni hoy día; demasiados interrogantes y demasiada incertidumbre en la consciencia humana como para no esperar algo mejor que esto. De hecho, estoy convencido de que la religión seguirá acompañando al ser humano hasta su último aliento, ni que decir tiene que la religión no solo es ir a misa o creer en un ser superior al hombre, la religión es fe espiritual, ante todo, de lo que sea. Sin embargo aunque la fe implica también esperanza, la esperanza no siempre llena.

    Por eso tal vez el poseedor del saber lo esconde, y no figurativamente siempre, por interés, por poder, para la manipulación de quien no puede acceder a ese conocimiento o la desacreditación del poseedor del saber; pero de ahí a pensar que Hegel estuviera en lo cierto es algo que se discute actualmente por todo el mundo, por eso creemos saber lo que necesitan estos `revolucionarios´. A mí Hegel (de lo poco que sé de ambos, no voy a presumir saber) me resulta de lo más contradictorio: si el saber no es asequible a todos no es moralmente sano para la humanidad mostrar el saber que se oculta a todos. Incluso, el pueblo japonés pide ese saber ahora y el pueblo europeo re replantea volver a esconderlo antela falta de esperanza que tiene en la energía nuclear, siendo esta tan potencialmente destructiva y desmoralizante y marginadora incluso para generaciones posteriores. Es lamentable que la historia solo sirva para construir polvo.

    Se agradece un enfoque alejado de la ¿política? (por eso prefiero no opinar en el blog de Punset en estos temas: no entiendo de política –el circo romano del pueblo moderno; y yo que pensaba que era el fútbol y los ¿`mass media´? basura-) y más cercano a la `vida mental´. Pues se puede opinar y contrastar opiniones, pues todos somos un poco “psicólogos”. Aún así, no me acabas de persuadir: demasiadas referencias y ¿pocas opiniones personales? No me lo tomes a mal, pero me cuesta seguirte muchas veces. Alguna explicación puntual y personal no (me) vendría mal, o una idea que hiciera clara referencia a lo que se hablará. Tendrás que disculpar mi incultura. Seguiré pendiente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: