no hay políticas neutrales

En su obra de 1613 a la que me he referido repetidamente, Antonio Serra dedicó todo un capítulo a la política económica, describiendo de forma poética las dificultades para formular esa política dado que ésta afectará a distintos sectores de forma diferente: “Así como el sol endurece el barro pero ablanda la cera, de la misma forma el silbato puede calmar al caballo pero excitar al perro”. No hay por tanto políticas “neutrales”. Si se acepta una política tecnológica que apoye la investigación y el desarrollo (I+D), esa política ayudará considerablemente a la industria farmacéutica nacional que innova mediante I+D, pero castigará relativamente al sector de la imprenta que no posee I+D propia, sino que innova comprando maquinaria que incorpora la I+D de los fabricantes de máquinas impresoras. Hay también otras trampas. Como sucede cada vez más en los nuevos países recién incorporados a la UE, la I+D nacional puede tener lazos muy endebles o remotos con la estructura productiva nacional; al invertir en I+D un país puede estar simplemente subvencionando los sectores productivos de otros países. Esta situación se parece a la descrita por Hans Singer que ya mencioné anteriormente: si los incrementos de productividad nacionales sólo benefician a los clientes extranjeros, las innovaciones no enriquecen al país.

La modificación paulatina del significado de la palabra “innovación” ilumina esa evolución.

La historia de Inglaterra es el modelo prototípico del paso de la pobreza a la riqueza. Antes de convertirse en teoría escrita fue una política práctica y ya en 1581 el autor John Hales entendía la importancia del multiplicador industrial para la riqueza nacional: “¡Qué poca agudeza mostraríamos dejando salir del país nuestros géneros para que otros los trabajen y tener luego que comprarles los productos acabados!”. Ésta es la percepción básica que se halla en todos los países que se fueron industrializando sucesivamente; los mismos principios se aplicaron en Japón y Corea durante la segunda mitad del siglo XX.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: