la física cuántica y el cambio de mentalidades

Yo a esto lo he llamado “primitivización” como un fenómeno económico. El petróleo hasta ahora no se ha tenido en cuenta como una materia prima cualquiera, sin embargo, va a empezar a tener que darse cuenta. Porque la productividad disminuirá en lugar de aumentar si crece la producción. Los recursos naturales suelen ser de calidad variable. Al aumentar la producción con la especialización internacional los recursos naturales pueden ser también difíciles o imposibles de renovar. En tales condiciones, las tecnologías ofrecidas por la economía moderna no resultan rentables y -si no tiene otro lugar adonde ir- la gente cada vez más pobre se esfuerza por producir, con instrumentos cada vez más primitivos, con tasas decrecientes de productividad. Esto es lo que se ha llamado la primitivización, como fenómeno económico. Y por eso vemos estos focos de tensiones, al lado de una gran riqueza una gran pobreza y una gran tiranía. Hoy día los mineros de la ciudad boliviana de Potosí -que en otro tiempo fue la segunda ciudad mayor del mundo después de Londres- se esfuerzan con azuelas para extraer un material que ya se ha fundido por lo menos una vez. Pero el petróleo es un recurso que parece inextinguible pero no lo es. Y al hacer cada vez menos rentable el empleo de tecnología moderna, se vuelve a métodos menos intensivos en capital y más “primitivos”.

Los países especializados en el suministro de materias primas al resto del mundo alcanzarán más pronto o más tarde el momento en que su rendimiento comience a decrecer. La ley de los rendimientos decrecientes dice esencialmente que cuando un factor de la producción procede de la naturaleza -como en la agricultura, la ganadería, la pesca o la minería-, a partir de cierto punto la adición de más capital y/o más trabajo proporcionará un rendimiento más pequeño por cada unidad de capital o trabajo añadido. Estamos volviendo al proteccionismo en las economías. Si no existe un empleo alternativo fuera del sector que depende de los recursos naturales, la población se verá obligada a vivir únicamente de éstos. A partir de determinado momento se necesitará más trabajo para producir la misma cantidad y esto creará una presión a la baja sobre el nivel salarial nacional. De ahí se reconoce la necesidad de un proteccionismo que tiene que ver con un gradual desarrollo de las economías nacionales. Los economistas actuales han redescubierto el planteamiento que exponía Von Thünen de la geografía económica de que el núcleo de actividades con rendimiento creciente estaba en la ciudad, pero algunos pasan totalmente por alto el punto crucial en el que él insistía: que las actividades urbanas con rendimientos crecientes necesitan protección arancelaria para poner en funcionamiento todo el sistema, que él confeccionó en cuatro círculos, más cerca o lejos de la ciudad. Los desajustes en el aprendizaje entre las viejas y las nuevas generaciones contribuyen también a frenar un cambio tecnológico radical. El derrocamiento de las instituciones no sigue inmediatamente al de las opiniones. La inercia frena el proceso de cambio. Resulta particularmente interesante que cuando un país exportaba productos industriales a cambio de otros productos industriales, esto se consideraba un buen comercio para ambas partes. La idea fundamental aquí es que entre la materia prima y el producto acabado hay un multiplicador: un proceso industrial que exige y crea conocimiento, mecanización, tecnología, división del trabajo, rendimientos crecientes y -sobre todo- empleo. Lo mismo pasa también con todos los productos que nos llegan de la China, que hay un multiplicador en todo ese proceso y por eso se admite como algo positivo. Y lo mismo se decía del petróleo sólo que servía para aumentar los impuestos al Estado, que realmente es el que se llevaba ese multiplicador y otras empresas concesionarias. El “multiplicador de la industria” era la clave tanto para el progreso como para la libertad política. Y esto todavía tienen que aprenderlo en esos países árabes. Pero los teóricos de la economía neoclásica formal dejaron de estudiar las fuerzas impulsoras del capitalismo y se dedicaron a estudiar tan sólo los factores auxiliares, como decía el otro día. . Los países ricos se especializan en ventajas comparativas producidas por el hombre, mientras que los pobres se especializan en ventajas comparativas proporcionadas por la naturaleza.

Según Johann Jacob Meyen en 1769: “Se sabe que las naciones primitivas no mejoran sus costumbres y hábitos para hallar más tarde industrias útiles, sino justamente al revés”. El cambio de mentalidad acompaña al cambio en el modo de producción. Las mentalidades y las instituciones cambian de forma relativamente rápida cuando se modifica la estructura de las actividades económicas. Esta es la dirección básica de la flecha causal del desarrollo. Esta es la física cuántica que procede.

Esto es lo que nos dice Eduard Punset en su blog: “Retomando lo de los países árabes, en teoría disponemos de información suficiente para hacernos nuestra propia idea de la realidad. Lo lógico es que el primer flujo de información que nos llega determine la percepción que tenemos de lo que allí ocurre. De ser eso cierto, no es fácil predecir lo que va a ocurrir, en contra de lo que piensa o dice un gran número de observadores; en realidad, es imposible predecir el desenlace de ese tipo de tormentas sociales. A pesar de la plétora digital, de la atención dedicada a lo que allí estaba ocurriendo, de la trascendencia para el resto del mundo –incluso para la primera potencia mundial– de la salida de la crisis, es sorprendente el desconocimiento de lo que sucederá al final. No está claro por qué la rebelión se produjo ahora y no antes o más tarde. Se ha hablado de la subida del precio de los alimentos básicos; de reacciones liberadoras de las masas a favor de la libertad negada; de resistencias islamistas a que sus fieles sean contenidos, cuando no arrasados, por gobiernos amigos de Estados Unidos; del impacto del flujo de información procedente del mundo occidental en favor de la democracia; de la imposibilidad de aislarse y protegerse como antaño de la cultura del mundo globalizado. Pero nadie parece tener las ideas claras sobre los hilos conductores, si los hay, de la revuelta. Una sorpresa: en Egipto ha podido contemplarse la contundencia de la reacción de los amigos del antiguo régimen, que sembraron el terror durante dos días y, curiosamente, desaparecieron luego casi con el mismo sigilo con que habían hecho acto de presencia. Otra sorpresa: se creía que los grupos islamistas estaban prácticamente desaparecidos después de años de persecuciones por parte del régimen, amigo de los principales países occidentales. La sospecha más extendida ahora es que unos y otros están más organizados y conectados de lo que se creía. La verdad es que se sabe muy poco del origen y proceso de estos fenómenos sociales. Y no parece que la clave de lo ocurrido esté en los mensajes cifrados de los representantes extranjeros. A lo mejor la explicación la tenían Niels Bohr y Werner Heisenberg, fundadores de la física cuántica a comienzos de siglo pasado.”

 

ismael
Yo lo que verdaderamente creo que esta pasando en el mundo arabe no es mas que otra muestra de lo que los paises mas ricos pueden hacer y con esto me refiero al control del petroleo,me parece muy raro el apoyo de Estados Unidos a las revueltas arabes y la incitacion de ello a otros paises.Yo creo que simplemente es otra forma mas inteligente de hacerse con el control,y que conste que no apoyo las dictaduras arabes actuales,estoy muy encontra,pero algo huele a chamusquina en mi opinion….Gracias

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: