la economía de escala, la integración económica y la globalización

Un importante argumento es que la producción de bienes y servicios suele darse en un marco de rendimientos crecientes (economías de escala): cuanto mayor sea el mercado y más unidades produzca, más baratos serán los bienes y servicios que consumimos, lo que representa un enorme potencial de mejora para el bienestar de todos. Construir una fábrica que produce una medicina vital cuesta ciento de millones de dólares; cuanto mayor sea el volumen de ventas entre las que se puede distribuir ese concepto fijo, más barato será el tratamiento de cada paciente con el medicamento en cuestión.

Otra razón poderosa en favor del libre comercio es la innovación y el cambio tecnológico, producto del continuo desarrollo de nuevos conocimientos tecnológicos se puede distribuir entre un número mayor de consumidores y, además del abaratamiento, podrán llegar antes a cada ciudadano individual en todas partes. También existen importantes sinergias entre empresas y actividades en terrenos muy diversos. Todos esos argumentos apuntan a los grandes beneficios potenciales para cada uno de nosotros, ya sea como productores o como consumidores, derivados de la integración. Las nuevas oportunidades de salarios más altos y/o bienes y servicios más baratos, explican la espectacular riqueza de algunos países. Esos mismos factores -escala, cambios tecnológicos y sinergias- van de consuno, reforzándose mutuamente en interdependencia. Aunque desde el punto de vista teórico se trate de fenómenos distintos, los rendimientos crecientes con la escala y el progreso tecnológico son a menudo muy difíciles de separar en la práctica. La globalización -tal como la interpretan las instituciones de Washington, el Banco Mundial y el FMI- es en la práctica una integración económica muy rápida de todo tipo de países, ricos y pobres, en lo que atañe al comercio y las inversiones. Hay muchos argumentos a favor del libre comercio y de esa integración; algunos de ellos son culturales, como el de que el libre comercio fomenta los contactos y la comprensión entre diferentes naciones y culturas, pero la mayoría son de naturaleza económica. Si la integración económica se realizara de la forma y con la velocidad adecuadas, podría en efecto mejorar económica y socialmente la situación de todos los países, tanto ricos como pobres. El problema está en el ritmo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: