sobre la nueva medicina

virginiawoolf:
17 Febrero 2011 a las 6:13 pm

Estar enfermo no es otra cosa que no haber podido arrojar de uno mismo los elementos patógenos. Mi hipótesis es que nuestros cuerpos y nuestros espíritus están expuestos a una serie de agresiones permanentes que destruyen poco a poco sus mecanismos inmunitarios. Y desde luego nosotros estamos más expuestos a estas contradicciones, porque en último término dependemos de los otros más. Esto también lo decía Hobbes, en su definición de poder, como señaló Hobbes dependemos de otras personas para satisfacer nuestros deseos, lo que significa que a más deseos más dependencia y, en sentido contrario, más necesidad de ejercer sobre ellas poder. Lo importante no es el poder que tienes, sino el que tu enemigo cree que tienes. Comienza el juego de la astucia y, también, el juego de las persuasiones y de las legitimaciones. Freud observó que en toda cultura el hombre tiene que pagar un precio en inhibición de sus inclinaciones naturales pero aún así, cuando se ha roto el orden de los tabúes, los lazos amorosos o religiosos de un pueblo se rompen también, pues él fundaba la cultura en el concepto de culpa y en la constitución moral del hombre. La historia nos enseña que para protegernos de todos los excesos la solución no es eliminarlos, porque sería inútil. La solución es controlarlos.

~

Las enfermedades sobrevienen cuando la razón está obnubilada por las emociones pero también a la inversa, cuando las emociones están hipotecadas a la razón. La dopamina tiene mucha relación con el placer, en el cuidado de las emociones es donde está la felicidad, lo sabemos ahora, la razón sin emociones es tan perjudicial como la emoción sin razón.

 

Esto es lo que dice Eduard Punset:

La práctica de la medicina que conocemos es la que habíamos ideado para el mundo antes de la globalización. Es una medicina basada en el tratamiento de las enfermedades. Pero lo que buscamos ahora es una medicina basada en el fomento de la salud y el bienestar. Una medicina sin hilos ni suturas, basada en la continuada vigilancia digital.

Será esa vigilancia digital la responsable de prevenir que la acumulación de la demanda de prestaciones sanitarias colapse el sistema. Las políticas de prevención asumirán el grueso de la responsabilidad sanitaria. Solo en los casos en los que las medidas preventivas hayan demostrado su ineficacia se recurrirá a la prestación sanitaria propiamente dicha.

La medicina es un foco de vocaciones innumerables y de puestos de trabajo que difícilmente pueden disminuir a medida que aumenta la esperanza de vida. El cambio que viene consistirá en conseguir que ese foco y esos puestos de trabajo iluminen y ocupen a profesionales empeñados no tanto en luchar contra las enfermedades con las últimas tecnologías como en garantizar la salud y el bienestar.

¿Qué comportamientos de la clase médica y de los pacientes deberán modificarse? El médico deberá saber empatizar con los pacientes; es decir, entender sus sentimientos y no solo los síntomas de su enfermedad. No podrá subestimar la cantidad de información que el paciente necesita; entre otras cosas, para disminuir el porcentaje demasiado elevado de los errores que siguen cometiéndose.

Es inconcebible que los penosos plazos de tiempo que separan un descubrimiento médico o farmacológico de su absorción celular –más de diez años, en muchas ocasiones– continúen arruinando la vida de tanta gente. Deberán simplificarse los procesos burocráticos sin que aumenten los riesgos de daños inexplorados, como los causados por efectos secundarios. Hará falta acelerar, igualmente, el proceso de interacción entre distintas fuentes de conocimiento; recurriendo cada vez más a instituciones multidisciplinares en las que colaboran pacientes, investigadores y clínicos.

Los pacientes tienen también pendiente un proceso de adaptación que siguen aplazando. Es inadmisible que no presten la atención debida al ejercicio físico y al cuidado de la dieta para preservar su salud física y mental. O que no se laven las manos a determinadas horas del día. Si no aceptan algo tan evidente y comprobado como eso, ¿cómo podrán aceptar en el futuro que el tratamiento con células vivas puede ser más necesario que el uso de fármacos?

~

Esto dice Estherllull:

Sí pero ¿enfermos de qué? En efecto nadie nunca se pone malo sin razón.
Para que un cuerpo sea atacado en su integridad es necesario que su equilibrio esté ya comprometido.
Esto que vale para todas las enfermedades es grotescamente evidente en las enfermedades que afectan a la inmunidad. Estar enfermo no es otra cosa que no haber podido arrojar de uno mismo los elementos patógenos.
Mi hipótesis es que nuestros cuerpos y nuestros espíritus están expuestos a una serie de agresiones permanentes que destruyen poco a poco sus mecanismos inmunitarios.

Intervenir como médico, como terapeuta, hombre del renacimiento, en la vida de alguien es como entrar de lleno en su universo.

Por otra parte, el vacío del corazón es el vacío del tiempo.
Y es el tiempo el que está lleno de deserciones.
Y yo te sueño con un misterio neto, sin dioses y sin la vehemencia de la ilusión.
~
Yes but insane of what? In effect nobody never becomes bad without reason.

In order that a body is attacked in its integrity it is necessary that its balance is already awkward.

This that suits for all the diseases is grotesquely evident in the diseases that affect the immunity.

Being sick is not another thing that not be able to have thrown of one itself the pathogenic elements.

My hypothesis is that our bodies and our spirits are exposed to a series of permanent aggressions that destroy little by little its inmmune mechanisms.

Intervening as doctor, as therapist, man of the renaissance, in the life of someone is like to enter squarely in his universe.

On the other hand, the emptiness of the heart is the emptiness of the time. And it is the time the one that is full of desertions.

And I dream you of a clear mystery, without gods and without the vehemence of the illusion.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: