la eclosión de China

La eclosión china.-

Los chinos tienen fama de ser los mejores negociadores del mundo y su espectacular crecimiento económico desde 1978 respalda esa suposición. A la cual contribuye el hecho de que generalmente estudian las operaciones con mucha mayor profundidad que los negociadores occidentales, analizando todas las opciones posibles, para distinguir bien entre lo fundamental y lo accesorio.

Lo primero de todo es asimilar el concepto de “bu daitou” que refleja una actitud de prudencia, explicable por el hecho de que la legislación y los reglamentos son en general poco claros y vagos, y por ello mismo no es recomendable ser el primero en entrar en un mundo tan farragoso. Por ello se adopta la actitud de esperar y ver (el wait and see de los anglosajones) antes de lanzarse. Conducta que incluye la de copiar a los que tienen éxito antes de arriesgarse a ser los primeros en equivocarse.

Ha de tenerse en cuenta, además, que los chinos han aprendido a dar la respuesta más corta posible a cualquier tema, sin acercarse de inmediato al detalle o a pronunciamientos definitivos, simplemente para evitarse cualquier clase de complicaciones preliminares. Así, cuando contestan “bu xing”, quieren decir que el tema de que se trate es imposible, o que por lo menos, de momento, no puede hacerse gran cosa. Pudiendo ser las razones de esa imposibilidad infinitas. Pero, en general, lo que se da a entender es que si se pusiera mucho empeño sí podría llegarse a un acuerdo, pero que tal vez no merezca la pena por el trabajo que podría costar. Así de sencillo y de complicado.

Por otra parte, una de las frases más escuchadas en China, “bu zai”, quiere decir que la persona a quien se desea ver no está disponible. Pero la expresión tiene otros significados, como que la persona que se quiere ver está pero no desea encontrarse con su visitante; o que el individuo en cuestión ya no trabaja en el lugar, sin que eso resulte tan seguro.

Bu zhi dao” es otra frase habitual. Básicamente viene a significar algo asi como que “no tengo ni idea de o que me está preguntando”, dentro de una decidida actitud de eludir cualqueir clase de responsabilidades, Otras traduccione sposibles: “no tengo tiempo de hacer lo que usted me pide; o “ya es muy tarde para hacer nada”; o “no es de mi competencia”; o “no es apropiado que usted me pida eso”.

Básicamente cabe decir que la estrategia negociadora de los chinos se fundamenta en dos obras clásicas de su literatura: “El arte de la guerra” y “El arte secreto de la guerra: las 36 estratagemas”. La primera, escrita por Sun Tzu, ha guiado a militares y generales chinos a la victoria en innumerables guerras y batallas desde hace más de veinte siglos. En la segunda -de autor desconocido, con data probable en el siglo XVII-, se proporcionan 36 tácticas, engaños y subterfugios, divididos en seis grupos: los tres primeros pensados para situaciones en las que se tiene ventaja, y los otros tres para cuando se está en desventaja.

~

Por lo demás, existen tres categorías de normas o principios que guían la negociación para los chinos. La primera corresponde a las pautas de comportamiento, incluyendo el autocontrol y la contención de las emociones; pues todo se relaciona con ritos como los propios de la buena educación, debiendo excluirse las técnicas de persuasión agresivas.

La segunda categoría se refiere a las normas vinculadas a las obligaciones sociales, que se concretan poniendo énfasis en los objetivos del grupo negociador (que siempre son prioritarios a los objetivos individuales) y se relacionan con el liderazgo (deferencia al jefe de grupo) y con la preocupación por los costes, lo cual requiere reciprocidad.

En tercer lugar aparecen las normas relacionadas con la distinción de quién está dentro y fuera del grupo, cuestión importante para evitar confusiones e inconvenientes.

No puede descartarse la influencia del confucianismo, del budismo y del taoísmo que impregna las formas de pensar y actuar de la cultura china.

El súbito desarrollo económico que parecía surgir de la nada se debía a la subyacente cultura confuciana en términos de valoración del trabajo, de la educación, solidaridad familiar, el confucianismo pasó de ser un freno para el crecimieto económico a convertirse en impulsor de un desarrollo específicamente chino.

El budismo estaba subyacente también en la mentalidad china, en particular la noción de trabajo por el que no se espera una recompensa terrenal junto con el concepto del devenir como algo esencial de la realidad, así como la necesidad de asumirlo, puesto que nada es permanente.

Por último el taoísmo aporta la agilidad y la flexibilidad indispensables en el sistema capitalista al postular que toda afirmación contiene en sí misma su propia contradicción. En ese sentido, si “todo chino lleva en su cabeza una cuenta de explotación”, según expresión popular consagrada, tal cosa no es una característica genética, sino el resultado de unos valores adquiridos, y que al presente hace posible el éxito económico en un universo capitalista.

~

El que China haya entrado en el comercio mundial con esa gran fuerza es porque los bajos precios de las exportaciones chinas benefician también al país que es importador.

Frente a los temores proteccionistas de los EEUU en un mundo globalizado las cifras del comercio bilateral son irrelevantes, en otras palabras mientras China trabaja con muy poco margen y bajos salarios, las compañías norteamericanas y las demás extranjeras obtienen beneficios formidables.

Desde ese mismo enfoque, está claro que la responsabilidad que a veces se imputa a los fabricantes chinos por sus bajos precios no se debe tanto a su esfuerzo en costes para competir entre ellos, sino sobre todo a la capacidad que los grandes distribuidores en destino tienen de estrangular a su proveedores al disfrutar de un fuerte dominio del acceso al consumo final con sus redes de puntos de venta y su gran proporción de cuota de mercado.

Forma de explotación que se hace todavía mayor con las marcas blancas que crean los propios distribuidores, de modo que los precios a que deben faricarlos los proveedores se envilecen más y más desde el punto y hora en que el gran distribuidor siempre está en la posición de poder cambiarse a otro más sumiso que le haga el producto por un precio idéntico o incluso menor.

Pero China es el gigante que emerge.

La evolución del rápido crecimiento permite señalar que el verdadero salto adelante de China está produciéndose desde 1978 por el impulso de las modernizaciones.

El crecimiento del PIB desde 1978 a 2006 se calcula en un 9’5% anual, un efecto acumulado pues, sobre el año base, de nada menos que 1.269 % en veintiocho años. Y en el XI Plan Quinquenal, aprobado el 12-3-06 por la Asamblea Nacional Popular (ANP), las expectativas se situaron en el 8% para 2006 y en el 7’5% de cara a los siguientes años de 2007 a 2011.

Esto muestra el ascenso de China en el ranking mundial del PIB. La comparación del PIB de China y otras grandes potencias económicas por su PIB en términos de poder adquisitivo o ppp en inglés (por purchasing power parity) y en dólares per cápita (p/c) en 2005, se presenta pudiendo comprobarse que China ya es la segunda potencia mundial con casi seis billones de dólares.

Las comparaciones en términos de tipos de cambio son otra cosa, al no dar una visión realista de la verdadera situación. De ahí que resultara un tanto patético que la prensa convencional anunciara pomposamente el 21.12.05 que China se había convertido “en la cuarta potencia económica del mundo, sólo por detrás de EEUU, Japón y Alemania, habiendo superado ya a Italia, y virtualmente también a Francia y Reino Unido”. Mientras que España se hallaría por detras de Italia y Francia, y por delante de Canadá, en el octavo puesto. Pero esto es una apreciación basada en la ficción que supone el método de los tipos de cambio, siendo el cálculo del PIB ppp el más realista al reflejar mucho mejor las funciones de producción y consumo, en la hipótesis de precios homologados para todos los países incluidos en la comparación.

~

El cambio del modo de producción está realizándose desde 1978 por el abandono gradual del socialismo -más bien capitalismo de Estado que otra cosa-, para pasar a un sistema de economía mixta transitorio oficialmente conocido durante algún tiempo como mercantilsocialismo, y después socialismo con características chinas, que con toda seguridad, lo diga o no el PCC, acabará desembocando en una estructura productiva de corte claramente capitalista. O si se prefiere, de economía mixta en la terminología de Paul Samuelson.

~

China no se presenta como una amenaza a Europa, entre otras razones porque su política exterior es muy distinta del nacionalismo japonés de la década de 1930.

China tiene un presupuesto militar que es sólo una octava parte del de Estados Unidos.

El país más poblado del mundo, por su política demográfica, habrá envejecido mucho antes de alcanzar la plenitud de su progreso.

China es el espacio económico para fabricar cualquier clase de producto a bajo precio, y al tiempo constituye un gran mercado y un amplio destino de inversión para la UE.

Por eso y otras circunstancias, Bruselas ayudó a China a entrar en la OMC, como también trabajó para acabar con las restricciones que para el textil representaban los acuerdos multifibra dentro del GATT.

~

Por otra parte, el crecimiento de la producción energética de Chinapara esa producción debe ser completado con grandes inputs de crudo y gas, con gran impacto en los precios internacionales, por mucho que Estados Unidos siga siendo el mayor consumidor de petróleo del mundo, al absorber el 25% de la producción mundial. Lo cual se debe en gran medida a la ineficiencia energética de los estadounidenses, que se manifiesta en el hecho de que consumen por unidad de producto un 50% más de crudo que la UE, entre otras cosas porque los precios siguen siendo bajos y no hay incentivos para ahorrar energía.

Algo que en cierta medida sucede también en China, con aún menor eficiencia energética que Estados Unidos, ya que el consumo de hidrocarburos se ve favorecido por los precios políticos que se fijan desde el Gobierno.

~

Por otro lado, Rusia tiene las mayores reservas y es el mayor productor mundial de gas natural, y en sus cálculos de oferta dentro del marco de una creciente escasez mundial, los analistas aseguran que Moscú podría estar enfentando a Europa -que depende en un 70% del gas ruso- con China, su mayor comprador potencial en el extremo opuesto del viejo continente.

En 2006 Pekín y Moscú iniciaron negociaciones, que pronto se revelaron bien difíciles, sobre el coste de la construcción, en cinco años, de dos gaseoductos entre los dos países.

~

También China cerró en 2006 un acuerdo preliminar de suministro energético con Irán, que podría convertirse en su principal proveedor del petróleo y gas natural.

Inmediatamente después del acuerdo entre Teherán y Pekín, la República Popular brindó su apoyo a los iraníes en el contencioso abierto con Estados Unidos y la UE a propósito de su programa nuclear. Y en contra de la opinión de Washintong, el ministro chino manifestó que “no hay razón para llevar el asunto al Consejo de Seguridad de la ONU”, con lo cual garantizó a Teherán su veto en ese organismo.

~

China es el segundo emisor de gases de invernadero del mundo, sólo detrás de Estados Unidos, y en la idea de ir modificando esa situación de cara a 2012 cuando se le aplique el Protocolo de Kioto -y también para frenar el cosumo de los cada vez más escasos y costosos hidrocarburos-, en noviembre de 2005 se anunció en Pekín un plan de generación de energías renovables de cara al 2020.

De modo que, según la política oficial, a lo largo de quince años (2005-2020), se doblará la generación de renovables, aumentándola desde el 7% (2005) hasta un 15%. En la dirección apuntada se prevé alcanzar 20gigawatios de electricidad de origen eólico en el 2020, si bien ese objetivo podría doblarse, lo cual convertiría a China en el primer productor mundial de esa clase de energía.

Por otro lado, se prevé ampliar hasta 300 millones de m2 la superficie de paneles solares para el año 2020, lo que permitiría prescindir anualmente de un consumo equivalente a unos 40 millones de toneladas de carbón. Al mismo tiempo, se avanzará en hidroeléctricas, biomasa, etc.

~

En otra perspectiva tiene gran importancia el desarrollo de programas para convertir carbón en gas y gasolinas, desde el punto y hora en que los altos precios de los hidrocarburos han hecho altamente atractiva la tecnología disponible (procedimiento CTL, coal to liquids, carbón para carburantes líquidos), decisiva paraChina que posee las mayores reservas de carbón del mundo.

Pero si China adquiere compromisos con el Protocolo de Kioto a partir de la prórroga del mismo en 2012, el consumo no se podría incrementar como se propuso en un 50 % lo que equivaldría a los del consumo de todo el resto del mundo.

Tambien se plantea ir hacia una economía basada en el hidrógeno, para fabricar vehículos alimentados por célula de combustible. Por lo demás en Pekín ya circulan autobuses impulsados por hidrógeno.

~

Pero con todo lo dicho no basta para satisfacer las ingentes necesidades energéticas. Y por ello mismo, China está entrando también de lleno en la opción nuclear, según se infiere de las informaciones, China está en negociaciones con empresas foráneas de diferentes tecnologías, como Westinghouse y GE de Estados Unidos, Areva de Francia, Atomstroyexport de Rusia y la Atomic Energy of Canadá.

~

La opción nuclear es una decisión de gran envergadura a efectos ambientales (no más emisión de gases de invernadero) y en busca de una menor dependencia de los hidrocarburos. Pero en la que será necesario tener en cuenta la disponibilidad del combustible (uranio enriquecido), del que Australia es el segundo exportador, con un 22% de mercado mundial, siendo Canadá el primero con un tercio (2006). De modo que el ambicioso programa nuclear chino podría situar fácilmente a Australia a la cabeza de la producción mundial en menos de una década.

Pero la cosa no es tan fácil, pues coo se vio en abril de 2006, con ocasión de la visita de Wen Jiabao a Sydney, el gobierno de Canberra planteó la idea de que el precio del uranio debería someterse a las fluctuaciones del mercado como el crudo o el gas. A lo cual el primer ministro chino contestó, no sin cierta tensión, que en una contratación a largo plazo tendría que haber una cierta fijeza de precios, llegando a insinuar que en caso de no alcanzarse un acuerdo China trasladaría parte o todas sus ingentes compras de mineral de hierro de Australia a otros países.

~

Entrando ya en el análisis desglosado del sistema financiero chino, cabe decir que la banca es una de las mayores del mundo en términos absolutos, con un volumen de crédito que alcanza algo más del 180 % del PIB pero con un problema muy grave: el alto grado de morosidad como consecuencia de la política de financiación de empresas estatales prácticamente a fondo perdido que se siguió durante muchos años. Un tema del que ya se ha tomado conciencia, al crearse compañías de gestión de activos como canales de recuperación de impagos.

Por lo demás han sido legión los expertos y los medios financieros anglosajones que a la vista de los malos créditos (los bad credits) pronosticaron un colapso financiero en China.

En cualquier caso, a pesar de esos inconvenientes, la República Popular con su economía en veloz crecimiento y su inmensa población, junto con el comparativo subdesarrollo actual del sistema bancario, representa un área muy atractiva para los grupos financieros internacionales deseosos de expandir su actividad.

Sin embargo, algunas grandes entidades financieras mundiales se enfrentan con un aparente dilema: si se deciden a invertir en los bancos chinos, se exponen a un indudable riesgo. Pero si no lo hicieran, el riesgo sería no estar posicionados cuando el mercado alcance la velocidad y la amplitud que se presume tendrá en el futuro. Quizá por ello los jugadores globales del sector se han lanzado a una carrera de compra de participaciones en las entidades más importantes del gigante asiático.

~

Este es un resumen hecho del libro de Ramón Tamames: “El siglo de China, -de Mao a primera potencia mundial, (Pekín 2008, la eclosión olímpica)-“, editado por Planeta, 2008.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: