Blade runner y la ciencia

La tentación de todo cientifico de todo el que efectua un artesanado, de transplantar sus categorías el absoluto y hacer filosofía con ellos, hablamos de Hawking por ejemplo en el libro de Mancau, el alzheimer.

Aquellos años hay un pensador Louis Althousser al que me refería en la Sorbona de un curso de “filosofía espontánea de los cientificos”, es efectivo. Es imposible hace una ciencia sin que uno tenga la tentación, a veces ni siquiera la tentación, sino el modo espontáneo de utilizar globalización de categorías reales.

Lo que hacemos más que transplantar lo científico, lo filosófico, es plantear lo cientifico a lo teológico.

Hay una película Titer en que podemos ver eso modélicamente, el personaje creado pasa a pedirles cuentas a su creador (Blade Runner).

El creador es un científico y el personaje creado es un replicante, es un robot pero el diálogo que entablan es un dialogo de teólogos, hablan de la muerte, de modificar los hechos del pasado. Reproducen un tópico esencial del planteamiento agustiniano, ni siquiera Dios puede hacer que lo que fue no haya sido.

Adónde nos ha conducido el cientificismo como todos los ismos hay que huir de ellos del siglo XXI es que el laser no sirve para nada. Estmos confundiendo una vez más instrumentos con ciencia, técnica con ciencia, deontología con ciencia.

Si estamos discutiendo que la tecnología es todopoderosa no podríamos discutir, la tecnología no es más que una construcción que va avanzando con el paso de los siglos y que a la vez es mas poderosa o menos poderosa, depende de la etapa en la que estemos.
Estamos discutiendo si la ciencia es más capaz o menos capaz que la filosofía en el siglo XXI, de dar respuesta al cosmos de cómo funcionan lo que nos rodea, de cómo funciona la naturaleza, de cómo funciona en nuestro cerebro, nuestra biología.

Ahí la ciencia ha ido ganando terreno porque se ha acercado mucho más a la realidad que el pensamiento puramente filosófico.

~

Si fuéramos a los extremos, no puede existir hechos sin teorías, ni pueden existir teorías sin hechos, no puede existir filosofía pura, ni puede existir ciencia pura.

Pero sí la ciencia en los últimos momentos ha ido ganando en su poder de explicar de la naturaleza a lo que antaño pertenecía fundamentalmente el reino de la filosofía, al territorio de los filósofos pero siempre desde la limitación básica que la propia ciencia se autoimpone.

La ciencia puede producir monstruos claro que sí. Pero como decía Asimov estos monstruos sólo se pueden combatir con más ciencia.

~

Es difícil combatirlo desde otro lugar, con más conocimiento. Y por tanto, con más elementos de modificación de nuestras estructuras intelectuales para conocer mejor cómo reaccionar ante esos fenómenos de la naturaleza.

En qué términos discuto quiero saber. Partíamos de una noción de falibilidad en el pensamiento. Ahora parece que esta filosofía es una cosa mítica y te estamos dando la razón. Sabemos distinguir entre ciencia y técnica.

Estoy diciendo que toda la racionalidad científica depende en estos momentos en el mundo entero de una racionalidad moral, política. Te he puesto como ejemplo agencias nacionales de evaluación. El conflicto hoy existe en el modelo de racionalidad y ese modelo de racionalidad científica se basa en una cosa previa que es el modelo de racionalidad político moral.

Toda la ciencia contemporánea me da igual que te situes en el modelo de Thomson Bor o de Laton Buterfol o el modelo que triunfa que es el que explica el átomo a través de Heisenberg, me da igual.

Todos esos científicos -los de la energía nuclear y otros entregados a lo políticamente correcto- pero otros han puesto su vida, su pensamiento, el modo de hacer ciencia al servicio de una moral y sabían que todo lo que estábamos haciendo dependía de la racionalidad moral, del modelo de racionalidad práctica.

La ciencia en el momento en el que se convierte en un absoluto, en una totalidad, en algo omnisciente, lo que debatimos es cuando la ciencia se ha hecho contrailustrada por parte de la propia ciencia.

~

Lo que hay es una continuidad.-

La filosofía es un saber mítico y la ciencia es maravilloso, pues mire usted, no.

Hay una continuidad en el pensamiento desde el mundo griego, la revolución de la ciencia moderna es impresionante.

Desde Kant las formas de representación de la ciencia, la experiencia científica, como la experiencia estética, como experiencia moral, es imprescindible, sin contar con ese canon de ciencia, hoy ha hecho agua, ha hecho crisis porque no nos ha llevado a la emancipación.

La idea de progreso científico hoy no existe depende de otra cosa que es el progreso moral, por tanto, progreso científico entre comillas, lo que hay, como diria Popper en su autobiografía es una “búsqueda sin término”.

¿De dónde viene esa búsqueda? Viene del mundo griego, viene de Sócrates, de ese personaje al comienzo de la búsqueda, uno de los grandes pensadores del siglo XX, Popper, y con Montaigne y Sócrates.

~

Mirar también Apel y el lenguaje de la metafísica en el friendfeed.

Mirar también lo último de Apel en el economista observador, donde se dice que la ciencia parte de un presupuesto ético, no de algo prerracional sino de un presupuesto racional y de una forma de vida, y en cuanto forma de vida presupone un lenguaje ético y racional para el consenso y la validez intersubjetiva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: