las prácticas de la repetición

virginiawoolf

hay una filósofa norteamericana, Judith Butler, que habla de prácticas de parodias, y de estrategias de repetición subversiva que posibilitan esas construcciones, así como las prácticas de repetición que forman la identidad, y una de las estrategias que ella propone es localizarlas para inherentemente o dentro de ellas refutarlas. Son prácticas significantes que determinan, regulan y desregulan la política, la identidad.

Según ella introducirse en las prácticas repetitivas de ese terreno de significación no es una elección, uno ya se encuentra dentro de ellas, está siempre dentro de ellas, por lo que no hay posibilidad de que el agente actúe ni posibilidad de realidad fuera de las prácticas discursivas que otorgan a esos términos la inteligibilidad que poseen.

La tarea entonces no es saber si hay que repetir -para creerse la mentira-, sino cómo repetir o, de hecho, repetir y mediante una multiplicación radical desplazar las mismas reglas que permiten la propia repetición.

No se puede elaborar entonces una política fuera de la política, en el sentido de una ontología, o una deconstrucción de la política; las nuevas configuraciones brotan a partir de la ruina de la anterior. La propia multiplicación como estrategia puede derrocar su propio binarismo, su antinaturalidad fundamental.
~

Feliz Año!!!

Publicado por: virginiawoolf30/12/10 en 19:34

 

 

Esto es lo que dice Ana B. Nieto:

 

De hecho siguen siendo las empresas las que continuarán facilitando a sus trabajadores de seguros médicos, como ocurre hasta ahora (aunque algunas  compañías llevan años ya  intentando rebajar los costes de esta prestación). Quienes no tienen seguro por su trabajo podrán ir a una especie de mercado donde los aseguradores privados competirán por tener más clientes (ahora la competencia real es limitada).

Y no tendrán competencia del Estado puesto que no hay seguro público. El Ejecutivo  tampoco controlará hospitales o meterá en su plantilla a la profesión médica.  El Gobierno dará ayudas fiscales para que los ciudadanos puedan tener seguro médico pero el sistema es privado y de hecho las aseguradoras se beneficiarán de estas ayudas a su mercado.  El hecho de que el Gobierno amplíe la regulación y supervisión y obligue a todos los ciudadanos a tener seguro no se puede traducir como un golpe de estado por que el sistema sigue siendo desde el principio hasta el final privado.

Nadie ha podido contar cuántas veces se ha usado esa frase. Lo que si se sabe es que en la página web de John Boehner, el líder de los republicanos en la cámara de Representantes, aparece más de 90 veces. Boehner fue quien en el debate para su aprobación gritó furibundo en su turno de palabra “Hell No” para expresar su desaprobación por la ley. Según PoliFact fue mencionada ocho veces en las 48 páginas del manifiesto republicano “Compromiso con América” y el Comité Nacional Republicano lo repite 200 veces en su website.

Y cuando esto pasa ocurre algo mágico. La repetición hace que las cosas sean reales para mucha gente. Conozco a un par de personas que confiesa que vota a los republicanos en Nueva York (me consta que hay algunos en esta ciudad mayoritariamente demócrata)  y lo repiten como una verdad revelada. En una encuesta de la agencia Bloomberg en marzo el 53% de los que respondieron daba por sentado que la reforma era una toma de control del Gobierno.

Es decir, que no es verdad pero no ha importado mucho.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: