el efecto rebaño en los mercados

Esto es lo que dice el Economista Observador:

El habla del efecto borrego de los mercados, y también habla de la compra de CDS (credits default swaps), del nuestro, en el mercado que ha subido el diferencial hasta 325 lo cual es mucho.

Les preocupa nuestro sistema bancario y al Banco de España también por eso ha presionado sobre las cajas que han apelado al FROB para que la creación del nuevo banco que gestionará el SIP esté aprobado antes de Nochebuena. Además en febrero detallarán con una exigencia no conocida a nivel mundial su cartera inmobiliaria también para favorecer la transparencia y facilitar la evaluación de los inversores.

Lo que está fuera de lugar es que Moody´s estime que las necesidades de capital de nuestro sistema bancario son 25.000 millones ya que, al igual que comenté sobre el informe de UBS el pasado sábado, usan un criterio de Tier I del 8% cuando el legal establecido es del 4%. No obstante, aunque nuestras necesidades de recapitalización fueran 25.000 millones y las entidades tuvieran que apelar al FROB eso supone 2,5% de nuestro PIB por lo que nuestra deuda pública seguiría teniendo una probabilidad de incumplir pagos próxima a cero, como defiende Moody´s en su informe. La pregunta que habría que hacerle a Moody´s es porque el CDS español cotiza a 325, o sea asegurarte contra el riesgo de impago te cuesta el 3,25% del valor del bono, y si ellos recomendarían a sus clientes vender protección de nuestro CDS para arbitrar al mercado.

Yo aprovecho la noticia para repetir lo mismo que llevo diciendo desde hace un año cuando comenzó la Tragedia Griega. Somos un AA o sea uno de los mejores alumnos de la clase y además de serlo tenemos que parecerlo. Por eso hay que seguir tomando medidas y mandando señales a los inversores de que somos conscientes de nuestros problemas y estamos tomando las medidas necesarias para resolverlos. En los mercados hay efecto rebaño pero es transitorio, al final acaban prevaleciendo los fundamentales y las medidas surtirán efecto. De hecho hoy, el bono a diez años español ni se ha inmutado con la noticia de Moody´s. Ánimo, podemos.”

virginiawoolf

La banca depende de la confianza.

Sería un error atribuir toda o parte de la culpa por la burbuja inmobiliaria a una política monetaria descaminada, esto dice Kurgman

También era la innovación financiera descontrolada, dice Krugman. Este artículo es muy largo pero me interesaba traer estos argumentos de nuevo otra vez (dejo el enlace para quien quiera volver a leerlo: http://sylfide.blogspot.com/search?q=krugman+est%C3%A1n+cayendo ).

“Empresas reempaquetaban esos préstamos agrupándolos, y a continuación vendían participaciones de estos paquetes de valores; y las agencias de calificación estaban dispuestas a etiquetar el producto de pollo resultante, es decir, a poner su sello de aprobación, la calificación AAA, en los más privilegiados de estos valores hipotecarios, aquellos que tenían preferencia para reclamar el interés y el reembolso del capital principal.

Todo el mundo desconocía tanto los riesgos que planteaba un retroceso general del mercado inmobiliario como la degradación de las reglas sobre garantía bancaria a medida que la burbuja se inflaba (esa ignorancia, sin duda, se veía favorecida por las enormes cantidades de dinero que se ganaban). Cuando llegó la crisis resultó que gran parte de ese papel de categoría triple A apenas valía unos cuantos céntimos por dólar.”

“Es una historia vergonzosa. Sin embargo, es importante volver atrás y preguntarse por la importancia que tuvieron estas prácticas financieras poco fiables a la hora de sentar las bases de la crisis.”

“Primero, la versión habitual de la historia transmite la impresión de que Wall Street no tenía ningún incentivo para preocuparse por los riesgos de los préstamos basura, porque era capaz de deshacerse de los residuos tóxicos y encajárselos a inversores incautos de todo el mundo.

Pero esta afirmación parece ser en gran parte errónea, aunque no del todo: aunque había muchísimos inversores ingenuos comprando valores hipotecarios complejos sin comprender sus riesgos, las empresas de Wall Street que emitían estos valores mantenían los activos de más riesgo en sus propios libros de cuentas.”

” Además, muchos de los activos relativamente menos arriesgados los compraban otras instituciones financieras, normalmente consideradas inversores especializados, y no los ciudadanos corrientes. El efecto final fue el de concentrar los riesgos en el sistema bancario, no el de cargar a otros con ellos.”

“Segundo, la comparación entre Europa y EE UU es instructiva. Europa se las arregló para inflar unas burbujas inmobiliarias gigantescas sin recurrir a complejos esquemas financieros como los de EE UU. Los bancos españoles, en concreto, ampliaron enormemente el crédito; lo hicieron vendiendo garantías sobre sus préstamos a inversores extranjeros, pero estas garantías eran simples, contratos sin florituras que, en última instancia, dejaban el pasivo en manos de los prestamistas originales, los propios bancos españoles. La relativa simplicidad de sus técnicas financieras no impidió que se creara una burbuja enorme ni el estallido posterior.”

“Un tercer argumento en contra de la idea de que las finanzas complejas desempeñaron una función esencial es el hecho de que la burbuja inmobiliaria vino acompañada de una burbuja simultánea de los inmuebles comerciales, que seguían financiándose fundamentalmente mediante préstamos bancarios tradicionales. De modo que las finanzas exóticas no fueron una condición necesaria para el descontrol de los préstamos, ni siquiera en Estados Unidos.”

“Lo que sí es posible es que esa innovación financiera hiciera que los efectos de la crisis inmobiliaria fuesen más generalizados: en vez de quedarse en una crisis concentrada geográficamente, en la que solo las instituciones crediticias locales estaban en peligro, la complejidad de la estructura financiera extendió la crisis a instituciones financieras de todo el mundo.”

-El riesgo moral generado por los programas gubernamentales, esto también favoreció la crisis-.

La burbuja como un cisne blanco, la burbuja inmobiliaria del Atlántico Norte, como dicen Roubini y Mihm, fue un “cisne blanco”, un tipo de acontecimiento normal, no uno tremendamente inusual, aunque mucho más grande que la mayoría.

“Nosotros opinamos que la burbuja surgió en gran parte gracias a la superabundancia mundial de ahorros, pero que cobró bríos (que es lo que hacen las burbujas).”

“¿Qué pasa cuando las burbujas estallan? Invariablemente, un montón de riqueza en activos desaparece. Pero eso, en sí mismo, no basta para convertir el estallido de una burbuja en una catástrofe para la economía en general. La crisis de la Bolsa de 2000-2002 asestó un golpe de cinco billones de dólares al patrimonio de las familias estadounidenses. Hizo sufrir mucho a aquellas personas que contaban con las plusvalías para su jubilación, pero no desencadenó ninguna crisis sistémica generalizada. La crisis inmobiliaria representó un golpe de ocho billones de dólares, que tampoco fue mucho más grande que el del hundimiento de la Bolsa, si se tienen en cuenta la inflación y el crecimiento económico que hubo de por medio. Pero dio lugar a la peor crisis mundial desde los años treinta. ¿Por qué?”

“Hay dos respuestas principales a la pregunta de por qué algunas burbujas de activos hacen tanto daño cuando se pinchan. La respuesta más corta de miras se centra en el sector financiero; la de miras más amplias sostiene que la deuda y el apalancamiento entre agentes no financieros como corporaciones y propietarios de viviendas son igual de importantes. El hecho de que uno suscriba una u otra tiene consecuencias importantes para la visión que tiene sobre el modo en que deberíamos responder ante los pertinaces males de la economía.”

“La banca depende de la confianza: mientras la gente crea que su dinero está seguro y solo saque fondos cuando tenga un motivo personal o empresarial para hacerlo, su dinero probablemente estará a salvo. Pero si los clientes de un banco empiezan a dudar de la solidez de la institución y deciden en masa sacar su dinero -es decir, si hay una retirada masiva de fondos del banco-, el miedo a que el banco quiebre puede convertirse en una profecía hecha realidad.”
~

“Pero, antes o después, la música se detiene: hay un momento Minsky en el que todos los actores se dan cuenta (o los acreedores les obligan a darse cuenta) de que los precios de los activos no van a subir eternamente y de que los prestatarios han asumido una deuda excesiva.
Pero ¿no es esta nueva prudencia algo bueno? No. Cuando un individuo intenta pagar lo que debe, no hay ningún problema; pero cuando todo el mundo trata de hacerlo al mismo tiempo, las consecuencias pueden muy fácilmente ser destructivas para todos los implicados. El proceso de destrucción se observa más claramente en el sector financiero, donde el intento por parte de todo el mundo de pagar su deuda vendiendo activos al mismo tiempo puede llevar a un círculo vicioso de precios que se hunden y angustia creciente.”

“Según el análisis de Koo, los intentos simultáneos por parte de muchos actores privados de pagar sus deudas condujeron a una “falacia de la composición”, que está estrechamente relacionada con la famosa (aunque muy a menudo subestimada) “paradoja del ahorro”. Cada corporación o familia individual recorta el gasto en un intento por reducir la deuda; pero estos recortes del gasto reducen los ingresos de todo el mundo y mantienen la economía permanentemente deprimida.”

Publicado por: virginiawoolf15/12/10 en 20:17

virginiawoolf

He dejado esto para el final:

La solución es que el Estado se convierta en el último prestatario, gastando más.

“¿Y cuál es la solución? A corto plazo, la única forma de evitar una recesión profunda cuando casi todo el mundo en el sector privado está tratando de pagar su deuda simultáneamente es que el Gobierno se mueva en la dirección contraria: que se convierta, de hecho, en el prestatario de último recurso, emitiendo deuda y gastando más a medida que el sector privado se retrae. Cuando el momento Minsky es más intenso, los déficits presupuestarios no solo son buenos, son necesarios. En realidad, el aumento de los déficits presupuestarios en todo el mundo entre 2007 y 2009 posiblemente fue más importante aún que los rescates financieros para evitar que la crisis del mercado inmobiliario desencadenase una repetición de la Gran Depresión en toda su magnitud.” (Krugman)

Publicado por: virginiawoolf15/12/10 en 20:22

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: