santa Teresa de Jesús

Aquella noche después de llamarle se había quedado pensativa y se había puesto a llorar.

Pensó en su tía Alicia, que había sido monja de clausura en Málaga en las carmelitas descalzas, la orden que es de santa Teresa de Jesús, nada menos, ella creía que era la única mujer doctora en la iglesia, y la había leído en su juventud también.

Se acordaba de ella, porque quizás de las mujeres de su familia, ella era quien tenía un sentimiento especial hablando, había sido una persona muy bella, pero sobre todo de belleza interior y tambien exterior, de iluminacion, y cuando ya había muerto su madre, entonces su tía se había llevado un gran golpe de quien había sido su hermana, por eso ella la llamaba por teléfono casi todas los fines de semana, al final su tía ya no andaba muy bien, y no podía llamarla siempre, pero recordaba sus últimas palabras, con mucho amor, pues ella le decía que “era mejor ceder”, esto es algo que también ella había leído en María Zambrano, la filósofa, pero aquí tenía esta idea una raíz cristiana, y había una inquietud cultural y todas las noches ella escuchaba los programas de Radio Vaticano, había sido una mujer que no sólo había sido refinada (había sido “libra” de horóscopo) sino además una mujer muy inteligente, pero con una inteligencia muy humana, algo que hoy no se veía en casi nadie, y por eso ella, su sobrina, ahora la echaba mucho de menos, porque sabía que no podría volver a escucharla ya más, a ver o contemplar a nadie como ella.

Su tía no había tenido hijos, sino que había sido una mujer entregada a dios, aunque conocía que había tenido una crisis grande en otro momento pero que la había superado, y a pesar de todo había sido una persona entregada, con mucha espiritualidad, y muchas veces necesitaba por eso pensar en ella.

Esa noche pensó, pero ella sabía que no la iba a escuchar ya más y se entristeció, y fue entonces al colgar el auricular de su amigo o novio, pensó que tal vez era una suerte haber hablado con él después de tanto tiempo, después de largos meses, al fin, él había reflexionado algo sobre la situación, y sus palabras eran llanas, estaban abiertas a hablar y eran cálidas, en él, pero a ella no le pareció del todo que hubiese sido el mejor momento para hablar y por eso se despidió rápido de él. Los dos estaban haciendo como un sacrificio en orden a un orden mayor, ella lo sabía, y debía esperar.

Pensó también, pensando en su tía, en cuántas veces ella había renegado de la religión cristiana, sin embargo, ahora se veía sola, ni él ni ella creían en nada, ella pensaba entonces, como ridiculizándose a sí mismos, que no creían en definitivamente nada, y nuevamente le asaltaba la idea de deshumanización.

Aunque, sí, había renegado de la religión cristiana, tal vez porque en su niñez había tenido que ser obligada a instruirse en ella y a dominar su forma de pensar por ella y bajo unas consignas inciertas, y esto le dolía mucho como otras muchas cosas, pero luego reconocía también las grandes obras que se habían hecho dentro de ella, sin más ayer había estado escuchando el Requiem de Fauré, o cuando no toda la obra de Bach, la iglesia tenía o atesoraba dentro de ella la mejor cultura si cabía de la historia, una gran espiritualidad al mismo tiempo, por mucho que hubiese pecado y errado en la historia del último siglo en esa ideología nefasta que dominó al mundo la primera mitad.

Lo había aprendido ella todo sola con su propio esfuerzo y trabajo, igual que su tía, eso era lo que ella pensaba ahora, y quería rescatar esa idea positiva, pero quería que al mismo tiempo él confíase de nuevo en ella también, porque ella se veía sola pero en cierta forma se veía que era muy espiritual también.

Y pensaba que él todavía tenía que saber bien lo que quería, y definir bien esa capacidad de dirigirse y de construir algo habitable en él, un mundo de valores y de verdad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: