Alemania

virginiawoolf

Tal vez si ellos liberalizaran su sector servicios, que es lo único en lo que nosotros podemos ser algo competitivos, no vendrían tanto a visitarnos aquí y a gastar algo de su dinero, yo recuerdo que uno iba a Londres y allí se podía comprar de todo de lo último, sin embargo en Berlín había unas tiendas “retro” donde podías encontrar cosas casi pasadas de moda y con precios asequibles. Y nosotros, como españoles, deberíamos imitar ambas tendencias siguiendo la moda, y también los precios asequibles. Vamos a tener que poner cada vez más tiendas retro.

Y me gustaría compartir con vosotros lo que dice Cioran acerca de Alemania:

“Sea cual sea el mundo futuro, los occidentales desempeñarán en él el papel de los graeculi en el imperio romano. Buscados y despreciados por el nuevo conquistador, no tendrán, para imponerse a él, más que los malabarismos de su inteligencia y el maquillaje de su pasado. Ya se distinguen en el arte de sobrevivir. Síntomas de acabamiento por doquiera: Alemania ha dado su medida en la música: ¿cómo creer que descollará en ella todavía?

Ha gastado los recursos de su profundidad, como Francia los de su elegancia. Una y otra ‑y, con ellas, toda esa parte del mundo‑ están en quiebra, la más prestigiosa desde la antigüedad. Vendrá después la liquidación: perspectiva no desdeñable, respiro cuya duración no se deja evaluar fácilmente, período de facilidad en el que cada uno, ante la liberación finalmente llegada, estará feliz de tener tras de sí las torturas de la esperanza y de la espera”.

Pero sigue diciendo Cioran, acerca del espíritu crítico:

“Seamos justos: en el punto en que están las cosas ¿qué otra cosa podría hacer? El encanto y la Originalidad de Europa residen en la acuidad de su espíritu crítico, en su escepticismo militante, agresivo; este escepticismo ha concluido su época. De este modo el intelectual, frustrado de sus dudas, se busca las compensaciones del dogma. Llegado a los confines del análisis, aterrado de la nada que allí descubre, vuelve sobre sus pasos e intenta agarrarse a la primera certidumbre que pasa.

Pero le falta ingenuidad para adherirse a ella plenamente; a partir de entonces, fanático sin convicciones, ya no es más que un ideólogo, un pensador híbrido, como se encuentran en todos los períodos de transición.”

Y acerca del propio pueblo alemán dira también el mismo autor:

“Pero, imperialistas en nombre de un sueño obtuso y de una ideología hostil a todos los valores surgidos en el Renacimiento, debían cumplir su misión al revés y echarlo a perder todo para siempre. Llamados a regir el continente, a darle una apariencia de ímpetu, aunque no fuera más que por unas cuantas generaciones (el siglo XX hubiera debido ser alemán, en el sentido en que el XVIII fue francés), se le arreglaron tan torpemente que apresuraron su desastre. No contentos de haberlo zarandeado y puesto patas arriba, se lo regalaron, además, a Rusia y América, pues es para éstas para quien supieron tan bien guerrear y hundirse.

De este modo, héroes por cuenta de otros, autores de un trágico zafarrancho, han fracasado en su tarea, en su verdadero papel. Después de haber meditado y elaborado los temas del mundo moderno, y producido a Hegel y Marx, hubiera sido su deber ponerse al servicio de una idea universal, no de una visión de tribu.”

~
Tal vez lo que nos falta es una visión de futuro. Yo creo que Alemania va a descollar a partir del año que viene y entonces es cuando tendremos que estar pendientes de ella, para imitarla sobre todo.

~

Publicado por: virginiawoolf10/12/10 en 13:30

Esto dice el economista observador:

El 90% de los servicios europeos son bienes que no se pueden comerciar internacionalmente por lo tanto tienen barreras de entrada y se producen en el país protegidos de la competencia internacional y del peligro de los bajos salarios chinos. Al determinarse dentro vienen determinados por el nivel salarial y de renta del país o de la región. Cortarte el pelo es mucho más barato en Marruecos que en Madrid y salir de tapas por Madrid es el doble de caro que hacerlo en Cáceres y la calidad de las tapas y el entorno histórico de Cáceres no tienen nada que envidiar a la capital que también tiene su encanto, aunque hay que hacer esfuerzos a veces por encontrarlo.

Además, uno de los problemas de los IPC es que no corrigen por calidad. Por lo tanto si mejora la calidad de los servicios prestados estamos comprando peras con manzanas. Estudios realizados estiman que se debería corregir a la baja el 1% el IPC por el efecto de mejora de calidad aunque las mayores mejoras son en bienes y sobre todo relacionados con la innovación tecnológica. Un Iphone 4 vale casi lo mismo que el original pero da muchas más prestaciones por lo que si corregimos por calidad los precios realmente han caído.

Conclusión, los alemanes están encantados con su crecimiento vía exportaciones pero su economía doméstica sigue estancada y flirteando con la deflación. En España y en EEUU un periodo de desinflación es necesario para depurar los excesos de la Edad de Oro del crédito. El problema es que Alemania tuvo su Edad de Oro en los noventa y desde entonces su inflación de servicios ha estado en el límite de la deflación y su crecimiento promedio en la última década ha sido de los perores del planeta.

Espero que entiendas porque a éste economista observador le aterra cuando algunos indocumentados proponen para España el modelo alemán. Si hablamos de la Alemania de los sesenta estamos de acuerdo, pero si hablamos de la Alemania de la última década, no gracias. Por cierto Helmut Smith, Canciller en Alemania en los setenta promotor para salir de la crisis del petróleo de las serpientes monetarias, origen de la moneda única, acaba de criticar duramente la posición de Merkel en la resolución de la crisis europea, acusándola de miopía política.

Pues eso. Alemania debería estar liberalizando su sector servicios donde los niveles de productividad son muy inferiores a los españoles, los estadounidenses o británicos. Reducir el poder de los sindicatos en la fijación de convenios, reformar la negociación colectiva, mostrando un modelo de país que haga que los alemanes recuperen la ilusión y normalicen su propensión marginal a consumir hasta su promedio histórico.

Esperemos que como decía el poeta algún día vuelvan las oscuras golondrinas y Alemania vuelva a ser la locomotora de una Europa unida, innovadora y de progreso y recuperemos el peso político en un mundo cada vez más globalizados donde nuestra voz cada día es menos escuchada en todos los rincones del planeta. Mientras tanto, los europeístas veremos con tristeza el devenir de los acontecimientos.

Carlos Paredes

Alemania tuvo su última burbuja consumista en los 90 y la última década ha estado amortizando deudas. La razón es muy simple: vivir a costa de incrementar las deudas no es modelo alguno de desarrollo sostenible: es sólo anticipar un futuro donde habrá que consumir de menos para pagarlas. Por eso han reformado la constitución para prohibir el modelo de endeudamiento creciente y que las generaciones futuras tengan que pagarlo. El crédito es útil siempre que se utilice para generar nueva riqueza y no la (supuesta) riqueza en sí mismo.

Nosotros hemos tenido estos últimos 10 años nuestra burbuja consumista, además a unos niveles muy superiores (el endeudamiento privado per cápita español casi dobla en términos nominales al germano) así que ya podemos imaginar los grises años de consumo que se avecinan en nuestra tierra.

Puede que tal vez España sea muy productiva en su sector servicios interno. En parte es lógico: hemos importado 6 millones de inmigrantes a realizar la competencia salarial desleal (cobran una media de 800 euros). En España el reparto beneficios empresariales / salarios está muy desviado a favor de los primeros. En Madrid, la mitad de los asalariados son mileuristas, algo que sin duda genera una elevada productividad en las empresas que los contratan, y que no está al alcance de las empresas de Munich o Hamburgo, donde es imposible encontrar una masa significativa de personas (mucho menos la mitad de la población) viviendo con 1000 euros al mes. Claro que allí los empleados de hostelería y construcción están obligados a llevar siempre encima la tarjeta de la SS para posibles inspecciones (en Alemania no existen los trabajadores inmigrantes ilegales). Sin embargo, esa “baja productividad” interna alemana no afecta para nada a la competitividad de la nación, segundo mayor exportador del mundo después de China. Y los “productivos” trabajadores de nuestro país son incapaces de poner coto al déficit por cuenta corriente español pese a estar en medio de la mayor recesión en décadas.

Publicado por: Carlos Paredes | 10/12/10 en 13:44

Carlos Paredes

Se me olvidaba… respecto a su propuesta de “reducir el poder de los sindicatos en la fijación de convenios, reformar la negociación colectiva” en Alemania, deduzco que usted sugiere con esa medida reducir los salarios. En ese caso ¿cómo pretende usted que los ciudadanos consuman más?. Ah… ya lo pillo: solicitando créditos. Salarios reales decrecientes compensados con endeudamiento continuo. Ahora que lo digo… ¿dónde hemos visto eso antes? y ¿cómo han terminado esas naciones?.

Publicado por: Carlos Paredes | 10/12/10 en 13:49

Vasily

Perdonen. Algunos comentaristas no están en lo cierto. Sería un poco largo explicar todos los asuntos que han tratado.

Tasa de crecimiento anual del PIB en términos reales:

Promedio anual 1996-2007: Alemania 1,6%; España 3,7%
2008: Alemania 1,0%; España 0,9%
2009: Alemania -4,7%; España -3,7%

Hay muchísimas cosas que aprender de Alemania (occidental, sobre todo) en ciencia, tecnología, humanidades, organización, seriedad comercial, etc. Pero no les vamos a copiar lo menos positivo, ¿no?

Esos 2,1% de diferencia de crecimiento real medio sostenidos durante 12 años es un gran resultado a favor de España, si bien es cierto que Alemania ha contribuido también a ello (fondos estructurales de la UE, financiación comercial procedente de allí, turismo, importaciones de productos españoles, etc.).

Incluso en 2009 la reducción del PIB fue menor aquí que allí. El reverso viene este año, en que Alemania crecerá mucho y España verá una ligera caída. Pero se trata de 1 año, que puede alargarse a 2 o 3 dependiendo de cómo evolucionen ambas economías, en un horizonte que comprende los últimos 15 años.

En algunas cosas, los dirigentes alemanes también pueden aprender de las experiencias de otros países.

Publicado por: Vasily | 10/12/10 en 14:32

Diego Méndez

José Carlos,

es totalmente cierto lo que dices. Los partidos tradicionalmente liberalizadores (CDU/CSU y FPD) siempre han hecho un guiño a los gremios y al pequeño comercio bloqueando la liberalización del sector servicios.

Tiene poco sentido, por ejemplo, que para abrir una peluquería haya que haber hecho una formación de 3 años en peluquería… por no hablar de los abogados alemanes, que se pasan media vida estudiando.

Pero, siendo esto cierto, puntualizaría dos cosas:

1. España no determina la política alemana. Olvidémonos de Alemania. Que es la culpable de todo, vale. Pero necesitamos una solución que no dependa de Alemania. Yo, que no soy economista, digo: ajuste de precios y salarios y alivio de la deuda a todos los niveles. Y como ya toca ir hablando claro, insisto: si no lo hacemos rápido, salimos del euro. Y los economistas españoles, ¿qué dicen? ¿Dónde están? ¿Qué proponen?

2. Alemania tiene problemas estructurales, vale. También los tiene Estados Unidos, España, China y cualquier otro país del mundo. Pero no hay que confundir pequeñas piedras en el crecimiento a largo plazo con el gran obstáculo que representa la crisis financiera hoy, y que tiene sus propias causas y vías de salida.

Publicado por: Diego Méndez10/12/10 en 10:39

faras

Abundando en lo que dice, Alemania tiene un verdadero problema con los precios, claramente deflacionario.
Alemania es el segundo país más envejecido del mundo. No creo que haga falta ser un hacha para entender que la demanda interna va a seguir un genteel decline durante el tiempo del conejito Duracell. El único driver de crecimiento es su exportación, siendo el país del mundo con mayor porcentaje de ventas exteriores sobre pib.
Creo que la locura actual alemana insistiendo en una inexistente inflación y en una rigurosa ortodoxia del BCE se debe mucho más a factores políticos. Al igual que en Japón, en sociedades muy envejecidas donde una gran parte de la población tiene enormes cantidades de activos de renta fija, resulta intragable optar por políticas moderadamente inflacionistas (digamos 2.5-3.5%) que perjudicarían sus activos. Esas sociedades son verdaderas gerontocracias ( edad media en Japón cerca de los 46 años) y los viejos están sobrerrepresentados electoralmente. Y los políticos tienen por primer deber ganar las elecciones. En otrso términos, en Japón tienen deflación porque quieren, y en Europa, de la mano de los alemanes, vamos por el mismo camino, con consecuencias terrorífícas para países como el nuestro.

Publicado por: faras10/12/10 en 10:59

 

Let's Get Real

La deflación moderada no es mala.

Para los prestamistas es buenísima. Y también para los perceptores de rentas fijas. Eso sí, es letal para los endeudados perezosos.

Yo viajo todos los años a Alemania y Luxemburgo por razones familiares y puedo afirmar que los alemanes no están “desilusionados”. Como a todo hijo de vecino, les encanta tener dinero (ahorrar); y no consumen por consumir; además de que tienen de todo (entre otras cosas porque no han sido exprimidos por usureros inmobiliarios).

En Japón pasa algo parecido, aunque amplificado por razones filosóficas y religiosas.

En materia de empresa, tenemos muchísimo que aprender de alemanes (mittel-management) y de japoneses (keiretsu).

Finalmente, si se dice que “el” problema de Alemania es la deflación, ¿por qué se quieren bajar precios “liberalizando su sector servicios, donde los niveles de productividad son muy inferiores a los españoles” -curiosa opinión-, y “reduciendo el poder de los sindicatos en la fijación de convenios”?

Publicado por: Let’s Get Real | 10/12/10 en 21:08

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: