la deshumanización del amor

Él era un perfecto gañán y lo sabía.

 

Yo tenía un amigo que me decía eso, que él era un gañán (por cierto una palabra muy decimonónica y que yo he visto usada por la jurispredencia del tribunal supremo porque está basada en una literatura).

 

Pero claro este amigo me lo decía y yo veía que él tenía sentimiento hacia mí y me engañaba sí y yo volvía a caer en sus redes, pero entonces enseguida se volvía frío y ya no me quería volver a ver.

 

 

Él tenía diez años menos que yo, entonces en parte yo podía tolerar esta conducta, porque no podía esperar de él mayor seguridad pero sí sé que él me deseaba, que no me mentía en el momento en que le tenía como mujer, que por cierto era un rockero extremo muy bonito (extremo quiere decir que no es clásico sino que es death, que son las tendencias más marcadas actualmente por esa música). Él era una de las personas más lindas que yo he conocido pero era demasiado orgulloso, tenía en su carta astral la oposición sol saturno, y estas personas -porque he conocido a más de una persona así- son muy orgullosas.

 

Pero yo sabía que me rechazaba no por mí, sino porque estaba viviendo la vida, era un individualismo que no chocaba hasta cierto punto pues con su edad o su juventud.

 

Pero el hecho es que aquel otro hombre del que empecé hablando y que también es importante ahora en mi vida engañaba de hecho aparentemente sin saber que me engañaba, es decir, que se creía su propio autoengaño, todo era tan verosímil, que los dos estábamos cayendo en el mismo engaño, en las mismas redes.

 

Pero luego sí él reaccionó con esa frialdad y ese miedo, a veces yo lo he relacionado con la deshumanización de las tecnologías, esa forma como la que él hablaba de un mundo donde prima la técnica y la instrumentalización de la vida o los medios -como el dinero- para conseguir cosas.

 

Por otra parte, cuando yo ya empezaba a manifestar algún sentimiento él me cortó, ese fue realmente el problema ahí que yo me enamorase.

 

Él dice que cortó porque no me quería hacer daño. Fue lo que me dijo.

 

Pero lo abominable en sí era tener algún sentimiento al parecer. No poder manifestarlo, decir “te quiero”, porque sonaba falso o estúpido.

 

No podía hablarle como ahora he hecho de este amigo del pasado, con sentimiento hacia él, decirle que era alguien bonito, si le hablaba de mi pasado él debía sentir que era frío, que todo estaba congelado, dentro de mí no se sentía nada por el pasado; las personas que habían pertenecido a él estaban muertas.

 

Si él me hablaba de algunos de sus amigos, él me decía que algunos habían tenido un hijo con una mujer y luego habían optado seguir viviendo por separado pero tener el hijo en conjunto, lo cual era algo novedoso en una relación de pareja tan liberal. A veces es porque la mujer liberal de hoy no le supone un vejamen tener un hijo por separado y más si su pareja está por otra parte de acuerdo en apoyarla por separado. Pero el otro caso que él me contaba era de otro compañero pero en este caso era una separación más convencional, pero fíjate que en ambos casos se trataban de tecnólogos, de personas de esa profesión,

 

Y luego el caso directo de este hombre, que él mismo nunca se casó, a pesar de tener ahora una hija, sólo entonces cuando tuvo a esta hija, según él me contó, es cuando decidió pedirle matrimonio a la que ahora es su ex pareja. Luego resultó la separación de los dos, al cabo de cierto tiempo de la crianza de la hija. Porque realmente los hijos aunque parecen que pueden reconciliar a una pareja con problemas, resulta que la mayor parte de las veces sirven más para separarla y para agudizar los problemas, porque se vuelven a plantear de nuevo dentro de una nueva dinámica creada.

 

Y ella le culpaba a él de cosas que en el fondo ninguno de los dos tenían culpa, los dos habían vivido de las tecnologías nuevas, habían vivido y se habían conocido en el momento de la euforia del nuevo consumismo, habían vivido creyendo que siempre iban a tener de todo y de lo mejor, que siempre iban a poder hacer lo que quisieran, viajando, incluso a traves de programas de universidad, con unas excelentes y privilegiadas conexiones de intercambio internacional,

 

Pero nunca en realidad se habían puesto a pensar desbordados por tantos acontecimientos extraños en lo que eran sus verdaderos “sentimientos humanos”, todo fluía por así decir en un mundo donde no se cuestionaban los valores, donde todo era un intercambio de valores y tenía sentido como medio para el intercambio y como objeto de intercambio. Y no se sabía aquí dónde quedaba algún sentimiento humano. Todo parecía que estaba pervertido y si había algún sentimiento oculto no podía salir humanamente, parecía engañoso.

 

Entonces nuestra relación nació como una cosa ingenua, muy bonita diría yo, pero estaba fuera del mundo y del tiempo. Enseguida dejó de tener realidad, se pervirtió. Y lo hizo él de un modo muy burdo pienso ahora. El problema del sentimiento humano no podía ser albergado tampoco en su corazón. Este privilegio lo tenía sólo su hija. Pero fíjate qué mundo va a heredar ahora su hija, y yo le comprendía en verdad porque yo también había sentido algo así por mi padre, como locura, que era lo que esa niña sentía por su padre, a pesar de todos los percances.

 

Pero ahora no había tiempo para pensar y por eso nos cerramos al amor, enseguida que él vio un sentimiento él lo abortó, no era posible, incluso el miedo de la mujer estaba ya introyectado en él, pensaría que yo también querría tener un hijo, pero yo le decía que no, pero no me creía, y pensaría que lo que yo escribía o publicaba pues no tendría valor, incluso mis nuevos recursos, todo eso lo puso en solfa, como si yo no hubiera puesto un sacrificio de mí, en cada parte de mi actuación y de mi vida.

 

Claro que él me causó daño, lo que pasa es que yo me fortalecí más a causa de ello, por eso él decía que no veía que me causaba daño, precisamente porque yo muy rápidamente actué reafirmándome a mí misma para evitar las causas del daño y las consecuencias. Empecé a cuidarme, me cambié el color del pelo, me puse más moderna, me fui a Madrid a un concierto de metal oscuro de uno de los mejores grupos internacionales, empecé a actuar para no reaccionar o atacar directamente, y porque no quería sentirme como una víctima más, sino como alguien partícipe.

 

Pero en conclusión, los sentimientos no valen para él, es algo completamente desvalorizado en su mundo, sólo sirve como diversión no obstante, como algo de lujo -como objeto de lujo e intercambio- no más, todo se basa en relaciones puramente consentidas pero momentáneas, y no se valora nada de lo que se hace gratuitamente, incluso se muestra desprecio por ello, ese es este mundo y así enseñará él a su hija, por mucho que ahora ella sea la excepción de la regla, pero pronto tendrá que aprender la dureza del mundo, si no quiere maleducarla.

 

Y esta es la cuestión ahora, que el miedo a la mujer lo ha traducido en venganza de la mujer hacia él, que fue lo que hizo su ex con él, es decir lo ha catapultado así en su subconsciente, si la mujer muestra algún sentimiento, si es amor, es venganza, y en relación proporcional si es más amor, es más venganza, lo que quiere decir o traducir uno del otro. Porque es la misma cosa, porque la mujer se ha mostrado para él como un ser vengativo. Entonces mientras más amor peor, entonces siempre cortará las relaciones con mujeres y pondrá una cláusula de amistad, como la que me puso a mí, o fijará claramente un interés.

 

Cómo se puede vencer esta relación automática subconsciente entre la mujer y la venganza, no lo sé, tal vez él piense que no es un gañán, o sueñe que no pero sí lo es o ha llegado a serlo.

 

Él cree que no porque ahora es su hija quien llena ese vacío pero el día de mañana se verá solo, como hay gente que yo conozco que no confió en la mujer y también se desengañará del amor de hija a padre, porque también se mide por interés porque a mí me ha pasado, porque yo misma me desengañé también con mi padre, ante algunas situaciones inevitables de salto a la madurez. Y eso que lo mío fue en una época más ingenua al engaño que hay en la época de ahora.

 

Pero a él no le importa nada, porque tambén tiene buenas relaciones en su trabajo, tiene compañeros, en cierta forma no se ha visto solo del todo, ha podido diversificar su vida. Pero él cree que también esto va a ser para siempre, y en eso se ve errado.

 

Hablo así porque él tiene mi misma edad, él no tenía derecho a creerse más que yo tampoco, podía tener otra experiencia de la vida, incluso más desarrollada que la mía, no lo niego, pero en cuanto a pensar en lo estrictamente humano, no lo creo. Puedo hablar como hablo.

 

Él tiene todo donde agarrarse ahora para poder desconfíar de una mujer, pero él no va a seguir así siempre, y él mismo lo sabe. Del mismo modo que vino a mí, volverá a sentir la necesidad de ir hacia la mujer, porque no ha renunciado a su parte de hombre, supongo que por vanidad, no por una pérdida de su sentido de ser persona, porque en sus relaciones con los amigos esto es lo que le une también a ellos, el presumir de varonía, necesita por tanto tener un doble lenguaje, de conquista y de renuncia, ahora mismo tiene que tener una esquizofrenia, y sabe mentir porque miente bien. Porque usa muy bien de la retórica que como él dice es su medio de trabajo.

 

Entonces, ¿qué sitio tiene para ti aquí la mujer, realmente tiene un sitio?, ¿adónde la ubicas en tu vida? Eso le preguntaría aquí. Actualmente no creo que tenga un sitio, aunque él dice que sí, pero no lo tiene claro, tendría que tener más valor que él para ello, más fe que él, más tolerancia que él, y eso terminaría por hacerlo difícil en sí mismo. Tendría que ser una mujer transformada, mistificada en otra cosa, para que no se notase su real presencia, su posesividad, con una fe inalcanzable, más sensible todavía si cabe, en sí misma, tendría que comprenderle a él, que comprender que su hija es una emoción que puede llenarlo todo, pero que también tiene una madre, que hay parcelas que él no puede cubrir. Y entonces esa hija está ahora poniendo a prueba a los dos, a sus padres, en un mundo donde todo es una relación a cambio de algo, está haciendo que ahora ellos den todo a ella a cambio de nada, les está probando la vida sus resistencias, y los dos son fuertes ahora, pero hasta cuándo me pregunto yo vencerá esa resistencia. Y ¿no se trata más de un camino de humanización hacia el amor, el que le está abriendo su hija y no lo contrario, que era lo que él tenía antes?

 

~

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: