brizar el gasto y una política nacional

virginiawoolf

creo que habría que explotar una industria nacional y ponerle una insignia, se podría llamar “el pura sangre”, ¿por qué no? En vista de que la industria de la construcción ha periclitado pues creemos otra, que puede ser sobre electrónica y sobre energía renovable e invirtamos todo lo que podamos en ella, establezcamos un impuesto para ella.

Ya no hablemos de “bridar” el gasto sino de “brizarlo”, es decir, acunarlo como a un niño.

Hasta ahora con el capitalismo desmesurado que hemos tenido no hemos hecho sino trabajar como burros y consumir, es lo único y divertirnos y no gastar en cultura ni en educación, al menos eso es lo que yo creo que la mayoría se ha permitido hacer. Pues tenemos que tomar ahora conciencia y no repetir ya más ese mal modelo. Y el sector de la hostelería que se innove y no sea tan bestial como hasta ahora ha sido en su forma de presentación, sólo pensando en la ganancia inmediata, que aporte cultura, bares con biblioteca, bares con cinema, en fin, todo lo que les compense.

Lo que hay que hacer es también desconfíar de las actividades administrativas, porque no son productivas, desarrollarnos más en el plano productivo. Y todo ello para atraer a la inversión. Por lo menos de aquí a cuatro años yo creo que tenemos tiempo para prepararnos. Aunque muchos tendremos que aguantarnos porque ya no podemos aprender, pero podemos reciclar nuestros conocimientos.

En cuanto a nacionalizar una industria ¿por qué no vamos a hacerlo? ¿porque sería una competencia desleal con otras? No porque se sumarían las mismas del mismo sector. Lo importante sería asumir los costes fijos iniciales. Y la escala, que es lo difícil, y tener un sello propio. Por ejemplo como fue Iberia en su momento.

En todas las crisis hay sobreabundancia de ideas, lo que fallan son las creencias, y ¿qué hacemos para vover a creer, si antes también íbamos a trancas tirando?

Lo que tenemos que comprender es que todas las calidades de actividades no son las mismas. Esta idea la defendía el economista Abramovitz, que es muy importante dar con el sector industrial que se potencie, él había elaborado lo que llamaba un “índice de calidad de las actividades económicas”.

La “hipótesis de la igualdad” era uno de los puntos ciegos de la economía. Por tanto si el turismo es nuestro sector nacional y donde destacamos por mucho que David Ricardo diga que nos dediquemos a él muy bien, pero esta actividad está clasificada dentro de los rendimientos decrecientes, donde nunca se crece, ni se obtiene un “resto” para inversión e innovación. Y seguiremos sobreviviendo.

Porque casi todo lo que explica el 85% del resto del crecimiento (que no es ni capital ni trabajo ni mercado) es “sinérgico” también, y está en innovación, conocimiento, desarrollo, factor humano y capital físico. Lo que se llamó el “bien común” sinégico de la ciudad, y del intercambio entre la ciudad y el campo.

Hasta el momento una política de ayuda a otros países había tenido sólo efectos paliativos, que corre el riesgo de socavar el potencial desarrollo. En buena parte se socava radicalmente la forma de subsistencia anterior, y se sobrevive mediante lo que son subsidios de desempleo, esta política se ha llamado “colonialismo del bienestar”. Vemos que la ayuda y otras transferencias generan pasividad y desincentivan el trabajo en los países pobres. Los observadores haitianos apuntan que las transferencias a familiares desde Estados Unidos desincentivan el trabajo por un salario de 30 centavos estadounidenses por hora.

En países como Haití, que se especializan en la producción no mecanizada -en callejones tecnológicos sin salida-, elevar el nivel de educación de la población no contribuirá a elevar su nivel de riqueza. En tales países la demanda de personal instruido o especializado es mínima, por lo que es más probable que la educación aumente la propensión a emigrar.

Y esos son desde luego los efectos más negativos a que podríamos llegar. La ausencia de teorías económicas alternativas crea callejones sin salida políticos que siguen reproduciendo los callejones sin salida económicos.

La presión política ejercida por el espectro del comunismo ha dado lugar dos veces a prácticas desarrollistas. Después de las revoluciones europeas casi continuas entre 1848 y 1871, y durante la Guerra Fría con el plan Marshall de 1947, el capitalismo prefirió adaptarse con el fin de aliviar problemas sociales acuciantes. Pues algo de eso debería pasar también ahora mismo.

~

Publicado por: virginiawoolf24/11/10 en 18:55

CementoColaSuper

@Jose Antonio Garcia

Pues yo también soy minúsculo empresario, y le puedo asegurar, con gente poco seria (poco respeto a la legislación y/o normas, costumbres comerciales) no hago negocios.
Está claro, quitar el dinero de los contribuyentes para dárselo a los bancos, es poco ‘serio’. Sentarse con las grandes empresas (ZP) cuando el 80% de los empleos dependen de la pyme es poco serio. Decir una cosa y al día siguiente otra es poco serio para un legislador. Extraer la riqueza de los que realmente la crean y dársela a los amiguetes es poco serio. Hacer el dinero desde arriba inventándose el concepto de activo y valor es pocos serio (dinero fiduciario), un sistema judicial y administración lentas es poco serio, fracaso escolar altísimo es poco serio, …, etc.

La picaresca frente al esfuerzo está en la calle, ayer mismo me enteré que una empresa con la que trabajaba falsificaba los albaranes de entrega. Cosas como esa apuntan a un país de pandereta, la seguridad jurídica es lo primero para los negocios; bueno para todo en general.

Yo no le digo que usted sea ignorante, pero no se engañe, el destino de los pueblos lo marcan ellos mismos.

Y claro que podemos, pero no a base de lloriquear, buscar utopías o ser presa de la servidumbre de algún lobby.

Seguridad jurídica y libertad. Simple y claro.

Publicado por: CementoColaSuper | 24/11/10 en 19:03

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: