de la vulnerabilidad psíquica ante el poder y la mala conciencia

@ppcc

Para destacar que los abusos de poder son reales, y no una creación o fantasía del sujeto, a menudo se proyecta el poder como algo inequívocamente externo al sujeto, algo que le es impuesto contra su voluntad. Pero si la producción misma del sujeto y la formación de su voluntad son consecuencia de una subordinación primaria, entonces es inevitable que el sujeto sea vulnerable a un poder que no ha creado. Esta vulnerabilidad permite definir el sujeto como un tipo de ser explotable. Si nos hemos de oponer a los abusos de poder (lo cual no significa oponerse al poder mismo), antes debemos determinar en qué consiste nuestra vulnerabilidad ante ellos.

¿Cómo es posible que el sujeto sea un tipo de ser al que se puede explotar, el cual, en virtud de su propia formación, es vulnerable a la subyugación?

Obligado a buscar el reconocimiento de su propia existencia en categorías, términos y nombres que no ha creado, el sujeto busca los signos de su existencia fuera de sí, en un discurso que es al mismo tiempo dominante e indiferente. Las categorías sociales conllevan simultáneamente subordinación y existencia. En otras palabras, dentro del sometimiento el precio de la existencia es la subordinación.

Estas ideas pertenecen a la filósofa americana de la universidad de Berkeley Judith Butler, que se ha preocupado de estudiar los mecanismos psíquicos de poder, y el otro día cogí este libro de la librería del centro de Reina Sofía de Madrid. Y ahora estoy leyéndole. Claro ella deriva el tema del fenómeno psiquico de la formación del sujeto también al fenómeno social, y lo religa con autores como Freud, Nietzsche y Hegel, que hasta cierto punto hablan en el sujeto de la formación de una “mala conciencia”.

La “conciencia desventurada” de Hegel y el “hombre de conciencia moralizado” de Nietzsche, y éste en La genealogía de la moral dice: “Este instinto de libertad que ha sido hecho latente por obra de la violencia… este instinto de la libertad reprimido, al que se hizo pasar a un segundo plano, encarcelado en el interior y que al final sólo se descarga y desata ya sobre sí mismo: esto y sólo esto es en su comienzo la mala conciencia”.

Freud y Nietzsche explican la fabricación de la conciencia como efecto de una prohibición internalizada (con lo cual definen la “prohibición” como no sólo privativa, sino también productiva), la pulsión que se vuelve sobre sí misma se convierte en condición catalizadora de la formación del sujeto, produce un hábito psíquico de autocensura que con el paso del tiempo se consolida como conciencia.

Pero es más interesante por el tema actual que nos ocupa de la inmoburbuja, referir el tema al fenómeno psíquico de la norma, y de las categorizaciones sociales que determinan la vulnerabilidad del sujeto ante el lenguaje, porque ellas mismas son vulnerables al cambio histórico también.

Sin embargo, la “asunción” del poder no es un proceso sencillo, puesto que el poder no se reproduce de manera mecánica al ser asumido. Por el contrario, al ser asumido corre el riesgo de asumir una forma y una dirección distintas, si las condiciones del poder no producen unilateralmente a los sujetos.

Las normas rigen también la formación del sujeto y circunscriben el ámbito de la socialidad vivible. Parece un camino más insidioso que la coerción explícita, sin embargo, al ser algo psíquico, la norma no se limita a restituir el poder social, sino que se vuelve formativa y vulnerable de modo altamente específico.

~

Y eso es lo que está pasando justo ahora que las normas o categorías sociales son ellas mismas las que se han vuelto vulnerables. Y en conclusión podemos decir que la conciencia exacerbada o de autocensura salta. Pero es algo que está condicionado por el sometimiento psíquico y la conciencia, y es muy difícil de mover, a veces se muestra como una especie de autocastigo. Yo creo que hay que entender el mundo de la normatividad, la autonomía se halla siempre condicionada por las normas y en parte debe su sentido a las normas para su existencia, o como condición de existencia. Uno es vulnerable ante unas condiciones que no ha establecido, y se instituye una subordinación primaria, pero ello le permite tener existencia social. Por eso el análisis de la sujeción es siempre doble, porque rastrea las condiciones de formación del sujeto y el volverse también contra ellas que posibilita la emergencia del sujeto y de su perspectiva.

El sujeto está obligado a repetir las normas que lo han producido, pero esa repetición crea un ámbito de riesgo porque si no consigue restituir las normas “correctamente”, se verá sujeto a sanciones posteriores y sentirá amenazadas las condiciones imperantes de su existencia.

~

Entonces yo la contradicción que veo aquí con lo que usted habla es que su análisis está fuera de la norma, no la contempla internalizada en el propio sujeto, del que siempre muestra su mala conciencia; a mí me parece que se está exagerando ya un poco este propósito; pues todos los que hemos aceptados préstamos o créditos bancarios de alguna manera hemos visto enriquecidos nuestro patrimonio, otra cosa es que salte la conciencia evidente de que esto no puede seguir de la misma forma, no porque no hay liquidez sino porque no hay solvencia.

Lo que yo no me aclaro entre liquidez y contabilidad creativa, qué va a pasar, hasta qué punto son ciertas estas cosas que dice Daniel Gros y Mankiw. Y qué pasa con los bonos y con los impuestos que pagamos. El otro día tambien otro nobel Stiglitz en Expansión (parece que todos se han puesto de acuerdo en hablar mal de nosotros) volvía a amenazar con los especuladores del mercado contra nuestro déficit al igual que en Grecia. Así que si estos son los nobeles que tenemos, pues tenemos que estar aguzando la inteligencia para no flaquear y ver cómo se puede hacer para volver a tener liquidez. Yo creo que los chinos también pueden ser vulnerables ¿no? por algun lado.

~

 

 

Jose Carlos díez dice:

 

Primero Mankiw apela al sentimiento familiar del sueño americano y dice que el ya no trabaja para él sino para que sus hijos no tengan que comprarse una vivienda y para que sus nietos no tengan que pagarse la universidad. Luego hace un juego malabar diciendo que 1.000 $ de hoy invertidos en bolsa darán un retorno anual del 8% y se convertirán en 10.000 $ dentro de 30 años. Mankiw utiliza series históricas de Jeremy Siegel que determinan que la inflación promedio suele estar próxima al 2% y la bolsa paga una prima sobre la inflación de 6 puntos porcentuales. En primer lugar, esto es en media pero Siegel da la varianza y las cosas pueden variar mucho. Normalmente después de una crisis de crédito y dos décadas en la que los beneficios no han parado de ganar peso en la distribución de la renta suele derivar en un periodo prolongado donde la rentabilidad del capital paga también una prima inferior a la media, por lo que el 8% que utiliza Mankiw parece poco probable. En segundo lugar utiliza la ilusión monetaria que él enseña en sus manuales y que recomienda que nunca se compare dinero en el tiempo sin deflactar.

Pero el sofisma continúa. Al final hace bien el cálculo y con los impuestos actuales dentro de 30 años al 8% de retorno obtendría 2.000 $ y con una subida del tipo marginal de su renta serían sólo 1.000 $. Por lo tanto, el que durante tiempo pasó por neokeynesioano, el que utiliza en sus manuales el modelo  IS LM para explicar el comportamiento de una economía, supone que el dinero que pagamos de impuestos va directamente a un agujero negro y que el multiplicador del gasto público sobre la renta de sus hijos y sus nietos será cero.

Los economistas llamamos a esto, el vicio ricardiano, en triste recuerdo de David Ricardo que para defender la aprobación de la eliminación de aranceles sobre el grano defendía que el libre comercio generaba beneficios para la sociedad, ocultando que habría muchas empresas y trabajadores perjudicados por la nueva Ley. En este caso, está claro que la subida de impuestos va a generar distorsiones para las rentas altas pero un economista debe hacer un análisis coste beneficio y decir que el agujero fiscal de EEUU es gigantesco que su deuda pública ha cruzado el umbral de la insostenibilidad y que el dólar está en el filo de la navaja y si de verdad quiere a sus nietos más vale que le diga a los americanos la verdad y comiencen a tomar medidas para remediarlo. El problema es que Mankiw fue el principal asesor de George Bush en su primer mandato y ha sido coparticipe del mayor desastre económico en EEUU desde la Gran Depresión.

Y para acabar, Mankiw hace todo lo contrario de lo que predica en sus manuales. En su libro de Principios de Economía en un capítulo que habla de las herencias, recoge evidencia que afirma que cuando los humanos recibimos herencias, reducimos nuestras horas trabajadas y nuestro esfuerzo en formación y actitud emprendedora. A Mankiw, la vida le va bien, sin duda merecidamente, y lo primero que hace es traicionar sus principios y dejar a sus hijos una casa en herencia y la universidad pagada de sus nietos. Que tenga suerte pero lo más seguro es que sus hijos se equivoquen y piensen que la vida es algo sencillo en lo que no es necesario pelear para conseguir tus metas. Y sobre todo les privará del placer y la satisfacción que supone alcanzar tus metas por ti mismo y con tu propio esfuerzo, como él mismo recuerda en sus Principios.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: