Los sueños y la temporalidad

En la capital austriaca, la capital vienesa del arte y la cultura, en la que me encuentro, como sumergida en ella, con toda la ostentación del mundo posible del arte, de la belleza helenística, imperial, aunque parece que dominara en ella sólo un estilo, el de un siglo cultural, como si no terminara de vaciarse de una época, a la que va haciendo espacio también a través de la modernidad y de la ultima transformación ultramodederna que va sufriendo la ciudad sobre todo a orillas del Danubio, en la zona del edificio de las Naciones Unidas. Pero diríamos que se ha quedado en la modernidad de la cultura que vivió en todo su esplendor en el siglo XVIII y XIX sobre todo con el imperio austrohúngaro. La música es otro reflejo de esta visión, se diría que se vivía para el arte y sólo para éste. Hay algo en ello que contradice cualquier estilo sensato, razonable de vida, y razonable en la economía de la vida. Aquí se vivía con una ostentación y un lujo superior.

Y como estoy aquí en la capital de los sueños y en la ciudad de Freud es para mí más propicio hablar ahora de los sueños, de vivir o estar como sumergida en los sueños yo también.
~

Desde aquí yo ya no escucho a Krugman,, incluso no puedo seguir ni a los astros, ni a otros economistas.

Esto me parece que no es la realidad. Sin embargo esto me parece que es la realidad también, ¿por qué no? Sobre todo lo que hay aquí es mucha seguridad, puedo dejar el bolso en la mesa mientras voy un momento el baño del café vienés, tan típico. Con esta seguridad, se podría construir cualquier economía en un momento. Yo siempre destaqué del alemán su estabilidad, y es que la estabilidad es crucial en cualquier momento para poder construir una economía.

Por eso que ni Irlanda, que no se ha destacado de ella el esfuerzo que ha hecho por ponerse a la delantera en todo lo que es la informática, pero ni España, que está situada en la zona privilegiada de la modernidad pero que hay muchas zonas de ella que están atrasadas, que necesita hacer mucho esfuerzo cultural me parece a mí, y eso que tenemos tantos estilos, que conserva un esplendor cultural a través de tantos siglos que pasaron por nuestra piel de toro, y se podría tener incluso un turismo más cultural.

Realmente sólo la vanidad del ser humano, su ostentación es lo que hace posible una sociedad así como la vienesa, y entender este pecado del ser humano, yo creo que sería muy importante, para no ensoberbecernos, porque estamos constantemente en peligro de soberbia, que es lo único que nos haría perder el curso sensato de la economía y de las cosas.

Yo no sé si será la productividad lo que nos ha salvado, me parece que podríamos también llamar productividad al bien cultural también que nosotros tenemos, incluso deberíamos ganar en el bien de la “estabilidad”, eso que se ha definido aquí como dar una imagen de responsabilidad, al acatar unas medidas de ajuste, de moderación, y reestructuración del sistema bancario, yo creo que todo eso sería muy importante, para poder reflejar un mayor bienestar también aquí.

Y en fin ahora mismo no puedo contar con más documentación al repecto.

Sí, me gustaría desearte lo mejor para tu nuevo hijo, y que se pueda desarrollar en todas las mejores condiciones para una vida feliz.

Sí, me gustaría decir que como en los sueños, hay un lugar para el abismo, para el rumor de las vivencias que habitan la psique y otro lugar para el Yo. Pero que el yo necesita de un cierto vacío para poder salir a flote, que va preso y errante, que viaja en cautividad y en encadenada compañía, en enajenacióny asfixia, son todas situaciones que se viven en los sueños. Y que la psique se hunde en la atemporalidad cuando más está herida por algo, por una herida permanente, abierta por un cierto tiempo. Y necesita de ese vacío ahora para salir a flote, necesita de la soledad.

Que es el yo errante que arrastra consigo como su envoltura, como el prisionero que arrastra la caverna. Y entonces emerge el vacío del yo, el sujeto se desprende del ser amado, salvando aquello que le parece necesario para un mañana, digno de sí mismo, de su altura.

Bueno, os dejo con estos pensamientos que un poco están basados en el libro de María Zambrano, los sueños y la temporalidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: