los mongoles y Europa

No he podido decir nada esta semana porque como diría Virginia Woolf: “todo deseo de practicar el arte de escribir me ha abandonado”.

Sólo diré que los mongoles habían llegado hasta Dalmacia, a orillas del Adriático, y Silesia, en el extremo suroccidental de la actual Polonia, cuando la muerte del Gran Jan Ogodei en 1241 les hizo interrumpir la campaña militar y regresar a Mongolia para la elección de su sucesor.

Por lo que también cabe contemplar a Europa, desde otro punto de vista, como un continente “atrasado” que no consolidó sus fronteras hasta después del asedio de Viena por los turcos en 1683.

Durante los mil años transcurridos entre la época de Mahoma y el asedio de Viena, Europa tuvo que dedicar considerables energías a defender sus fronteras orientales y meridionales frente a los mongoles y el Islam.

El mundo islámico obtuvo así el control sobre los Balcanes y el Este del Mediterráneo, mientras que Venecia, defensora del flanco suroriental de Europa, fue perdiendo poco a poco sus posesiones en esa zona; hasta 1571, cuando las principales potencias eurpeas se unieron coyunturalmente para hacer frente a los turcos en la batalla de Lepanto, no se interrumpió definitivamente el deterioro del equilibrio de fuerzas en perjuicio de los europeos.

Y  una parte importante de la historia de Europa consisten en la emulación de tecnologías y habilidades de otros continentes: del mundo islámico, de Asia y también de África.

Recientes aportaciones han mostrado lo semejantes que eran China y Europa hasta, digamos, 1700. Está claro que la visión europea y occidental del resto del mundo ha estado condicionada durante mucho tiempo por los prejuicios eurocéntricos contra otros pueblos y sus culturas. Eurasia contaba desde un principio con claras ventajas en términos de clima, microorganismos y animales domesticables.
~

Por otra parte, no puedo reprimirme  leer que todavía nos peleamos por la competitividad y mientras tanto el paraíso fiscal es una trinchera de los hedges funds y nadie los ataca. Puesto que el socialismo no ha sido sino otra forma de capitalismo de Estado, ya que el capital era y se entendía el medio para los recursos. Por otra parte, España sigue siendo un coladero de inmigrantes con papeles y sin papeles, pues están viniendo los que no quieren otros países de Europa. Y Funcas ya dijo que la economía volverá a entrar en recesión a principios del próximo año.

También se podría decir que Europa en su conjunto se ha creado un problema al desindustrializar a los países del Este para integrarlos a continuación en la UE, creando así en su propio patio trasero una versión local del ejército de desempleados y subempleados del Tercer Mundo. Pero el mayor problema sigue siendo el de los países que todavía no han llegado al umbral crítico mínimo de actividades con rendimientos crecientes, esto es, gran parte de África, Latinoamérica y también Asia.
~

Publicado por: virginiawoolf | 06/07/10 en 19:36

En 1970, España tenía una estructura industrial atrasada respecto a Europa Central (Alemania del Este – Rep. Checa). España se parecía más a Polonia.

20 años más tarde, Alemania del Este estaba en pleno holocausto económico, debido al derrumbe de las estructuras, socios, etc. heredados. Tomar la productividad del Este de Alemania en 1990 como referencia, para decir que nosotros somos distintos, es trampa. Y te diré por qué. 

La actual República Checa estaba en una situación similar a Alemania del Este en 1990. Sin embargo, no entró en la unión monetaria. Por tanto, es el ejemplo vivo de lo que hubiera pasado con Alemania del Este si no hubiera entrado en unión monetaria con Alemania Occidental. 

Hoy, la productividad horaria de la República Checa es del 50% de la española. Pero su nivel de ingresos es del 80% de los españoles, el paro es mínimo, el crecimiento se basa en la industria y las exportaciones, y los datos de I+D, etc. superan los indicadores españoles. 

En otras palabras: la productividad no se puede aislar del contexto. Si tú prohíbes los trabajos de baja productividad (como hizo Francia con la semana de 35 horas, y otros países con su elevado salario mínimo, o al entrar en una unión monetaria con Alemania), la productividad primero se dispara, igual que el paro. 

Luego, a lo largo de los años, la productividad se estanca y el paro va bajando. El resultado final es que la productividad a lo largo del ciclo crece mucho más lentamente que si se hubiera fomentado una adaptación de los salarios a la productividad natural en pleno empleo. 

El primer caso, es España y Alemania Oriental. El segundo caso, es la República Checa. Estamos a tiempo de aprender checo. 

Publicado por: Diego Méndez | 05/07/10 en 11:26 

José Carlos Díez

Vaya me habían dicho que había alguién que usaba cifras de los antiguos países comunistas para hacer análisis comparado me alegra conocerlo. Ahora va a resultar que el comunismo era un sistema eficiente, innovador y competitivo. Lo que hay que leer en internet.
Para hacer análisis comparado hace falta que las condiciones sean homogeneas y es fundamental que sea una economía de mercado donde es la oferta y la demanda libremente la que determina el equilibrio y lo que es competitivo de lo que no lo es. 

Publicado por: José Carlos Díez | 05/07/10 en 12:55 

Diego Méndez

El comunismo no era un sistema eficiente ni innovador, pero ellos nos llevaban varias décadas de ventaja y, si una cosa tiene el comunismo, es que pone el acento en la educación y la ciencia. 

Una ciencia 100% ineficiente, pero que preparó mucho capital humano. 

Acepto tus críticas a los datos del almanaque alemán (occidental, eran datos estimados por profesores capitalistas). Citaré otras dos datos bien interesantes: 

1) Te animo a que busques cuántos Premios Nóbel en Física y Química se llevó Europa Central (Alemania del Este, Checoslovaquia, Hungría) en las décadas de los 50 y 60. 

Fueron unos cuantos, a pesar del comunismo y gracias a dinámicas anteriores al comunismo, pero indican que ya nos llevaban mucha ventaja antes de la II Guerra Mundial. España todavía está esperando su primer Nóbel en esas disciplinas. 

2) Dos tablas del “Atlas de la industrialización de España” (Jordi Nadal). 

2.1 “Gasto público en educación en Europa, 1973 (% del PIB)” 

Suecia 7,7
Dinamarca 7,4
Países Bajos 7,7
—-
Alemania Occidental 4,1
Checoslovaquia 4,7
Polonia 4,9
—-
Portugal 2,1
España 2,1
Grecia 1,6 

Creo que no hacen falta comentarios. 

2.2 “Científicos, ingenieros y técnicos dedicados a investigación y desarrollo por 10 000 habitantes en Europa, 1973” 

Suecia 41,6
Dinamarca 24,1
Países Bajos 39,4
—-
Alemania Occidental 29,7
Checoslovaquia 68,4
Polonia 45,7
—-
Portugal 4,7
España 3,3
Grecia 2,1 
De nuevo, creo que no hacen falta comentarios. La educación y la ciencia (como las autopistas) rara vez son resultado del libre mercado. La tradición científico-técnica estaba en 1990 mucho más arraigada en Europa Central que en España, en parte gracias a políticas estatales. 

Dicho todo lo anterior, te pregunto: si España nacionalizara las fábricas durante 10 años, a pesar de empobrecerse, ser más ineficiente, etc., ¿tendría una estructura productiva más eficiente que Sudamérica en el 2020? ¿Y mantendría un nivel científico superior a la casi inexistente ciencia de Sudamérica? 

Pues eso le pasaba a Europa Central en 1970 en relación con España. 

Publicado por: Diego Méndez | 05/07/10 en 15:40 

perdimix

Los datos industriales de 1973 son muy interesantes, pero probablemente ya entonces los servicios tenian más peso en las economías más avanzadas. Y en ese sector es donde los países comunistas fracasaron totalmente. 

En cualquier caso, creo que esas estadísticas del almanaque Fischer no son muy fiables. Si los precios de los artículos de la cesta de la compra estaban muy subvencionados en los países comunistas o había control de precios, un salario bajo tenía más poder adquisitivo que en otros países. Me resulta difícil de creer que los salarios industriales medios de Alemania Oriental tras más de 20 años de comunismo y 12 años después de construirse el muro de Berlín, estuviesen a un nivel de poder adquisitivo del 91% de los de Austria y por encima de los de Italia (la industria está fundamentalmente en el norte). 

El hecho de que España estuviera a la cola en salarios industriales medios da idea del “éxito” económico del franquismo, a pesar del desarrollo acelerado de los sesenta. Los primeros 20 años del régimen fueron un fracaso total en este aspecto. Creo que se puede decir que de los primeros 75 años del siglo XX España desperdició aproximadamente 30-35 años de desarrollo económico y social, tras un siglo XIX bastante desastroso. Por eso hay que valorar la situación en España y ponerla en un contexto histórico más amplio. 

En cuanto al énfasis del comunismo en la educación y la ciencia, no se puede generalizar. Probablemente hayan dado una educación básica y media correcta a sus ciudadanos, pero poco más. No sirve de mucho tener hordas de ingenieros industriales, médicos, etc. si no se utilizan bien sus capacidades y están ansiosos por irse al exilio. 

Las universidades de Prusia, Bohemia, Hungría, zonas de la actual Polonia, etc., incluso Rusia, tenían un gran nivel científico décadas antes de la llegada de los regímenes comunistas. El comunismo por si mismo no logró gran cosa en este aspecto; de hecho, su restricción de libertades, secretismo, mala asignación de recursos humanos y materiales, purgas de disidentes, etc. van contra la esencia del espíritu científico y la innovación. De ahí gran parte de su fracaso. La prueba de la nulidad de ese sistema, en ausencia de “infraestructura” anterior, es cuántos premios Nobel o personas de nivel similar dieron los regímenes de Albania, Yugoslavia, Bulgaria, Rumania, Etiopía, Cuba, Corea del Norte, Camboya, Yemen, Angola y la República Popular China —no valen los emigrados a Estados Unidos, Francia, Reino Unido o la URSS. 

Publicado por: perdimix | 05/07/10 en 22:51 

El economista observador dice:

Yo trabajé en Polonia desde el año 2000 haciendo el aeropuerto de Varsovia con Estudio Lamela Arquitectos y Ferrovial. El país sufrió una grave crisis en el 2000 y se preparaba para la entrada en la UE en 2004. Vi las secuelas del comunismo con una actitud reactiva de la sociedad aunque también comprobé que las nuevas generaciones de polacos ya eran proactivos y aspiran a mejorar su nivel de vida, variable clave para que un país tenga éxito. Aún están muy atrasados, muy faltos de infraestructuras, de capital humano pero creo que Polonia será la próxima España de Europa y otro caso de éxito.Siguen teniendo mucha población agrícola con niveles de productividad ínfimos, son exportadores de emigración, su burocracia es desesperante y no sólo la pública también en las empresas privadas. Pero reciben mucha inversión extranjera, gastan mucho esfuerzo en formación y aprenden rápido. Para España, Polonia es una oportunidad. Nuestras empresas ya están muy establecidas en diversos sectores y somos extremadamente competitivos. Es un país con el que no tenemos aranceles y en el que se pueden producir algunas deslocalizaciones industriales pero que supone un gran mercado para nuestras empresas de servicios y que es demandante de nuestra tecnología de energías renovables, de ingeniería civil, arquitectura, mis amigos de Lamela están ahora diseñando el aeropuerto de Cracovia y han abierto sucursal permanente en el país, ingeniería de sistemas, formación de directivos, nuestras escuelas de negocios han visto una buena oportunidad con fuerte demanda, fiscalistas, etcétera.

~

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: