los ciclos de la pareja

Te pongo este nuevo artículo sobre inteligencia emocional y pareja, que tenía recogido basado en las enseñanzas de Elsa Punset, entre otras.

Y es que ahora me he enterado que ya van tres víctimas más de violencia de género, me lo ha dicho una amiga, y desde aquella del otro día no han dejado de sucederse. A lo mejor tambien tú y todos nos sentimos un poco identificados, con los pasos dentro de la pareja que damos y que hay que no damos. Y es interesante saber y aprender a convivir en pareja.

Los ciclos de la pareja.-

En la pareja hay más o menos tres etapas muy diferenciadas. Que una es la fusión: cuando conoces a alguien -bueno pues la parte digamos más sexual, más de querer perderte en esa persona-.

Hay una segunda parte que sería hacer el nido, tener los hijos y ahí muchas mujeres se dejan la piel.
Muchos hombres empizan a dejarse la piel también ahora, afortunadamente. Pero hasta ahora ha sido realmente una cosa que las mujeres sobre todo cargaban con eso.

Y luego hay una tercera parte que yo creo que siempre les sorprende a las parejas -yo creo que tenemos que aceptar que es así- es la “renegociación de los límites individuales” de cada uno.
Es decir, de esta fusión y luego de esta entrega a los hijos, hay un momento en que tienes que volver a pensar un poco más en ti y en ti frente a tus hijos y frente a tu pareja. Es la renegociación de estos límites.

Y bueno puedes decir lo has hecho muy bien con la familia, pero bueno y a partir de ahora qué, también se tendrán que enfrentar ahora a decir bueno pues “hasta aquí”, y mi vida también necesita ser mi vida en un momento dado.

La admiración no solamente es cuestión de visibilidad social o ante los demás sino también de sensibilidad, sí claro sobre todo. Si solamente admirásemos por visibilidad mal iríamos. Hay un gran número de personas que no tiene esa visibilidad de cara al gran público y realmente esto no tiene importancia, yo veo esto como un gran teatro, y a cada uno le toca un papel y además estos papeles pueden cambiar, te puede tocar un momento de visibilidad y luego lo pierdes.

O no la tienes durante muchos años y de repente la tienes. Yo creo que es una cuestión de servicio a los demás y es bonito ver la vida como un servicio a los demás en el que tú no te puedes anular. En que tú tienes importancia, mucha importancia también, tienes que cuidar de tu vida.

Y bueno y es esta renegociación entre los demás y tú, entre tú, el individuo y la sociedad. Y es una batalla eterna, yo creo también. Que no tiene una respuesta cerrada.

¿La admiración en el amor es básica y fundamental? De hecho ahí va la parte, digamos, científica de qué es la admiración en el amor. Lo único que sabemos muy claramente en ese terreno y eso son los estudios que han hecho hace poco un grupo de psiquiatras y de psicólogos en la universidad de Washington y han descubierto que hay un elemento con el que puedes predecir prácticamente al 100 % -fíjate es impresionante- ellos reciben a parejas y con ese elemento que manejan pueden decir al 100 % quién se va a divorciar.

Y ¿tú sabes cuál es este elemento? No. Pues es el desprecio. Lo contrario de la admiración.

Cuando desprecias al otro es casi imposible que haya una buena convivencia. Es imposible que quieras seguir con esta persona.

¿El desprecio es sinónimo de no querer entender, de no querer valorar, de no querer compensar todo lo que hace esa persona?

Yo creo que es tirar la toalla el desprecio. Es decir, yo creo que hay etapas que te hacen llegar al desprecio -es decir, eso también está bastante estudiado-. Generalmente tú empiezas ¿cuándo? Cuando te empiezas a desesperar de la persona que tienes a tu lado, lo primero que empiezas a hacer es a intentar provocar una reacción en esta persona diciéndole cosas que a lo mejor son más bruscas o más desagradables de lo que realmente piensas ¿no? Para ver si el otro reacciona.

Y generalmente el otro en vez de reaccionar intentando superarse a sí mismo y agradarte hace todo lo contrario.

Dice: esta persona me está atacando y los humanos cuando se sienten atacados y cuando el cortisol sube y están estresados, pues lo que hacen es ponerse a la defensiva y cerrarse, cerrar las puertas de comunicación. Quieren marcharse ¿no?

Entonces esto es típico en las parejas, por ejemplo, es típico que uno empiece a atacar y el otro empiece a retroceder. Y al final el que ataca todo el rato, termina tirando la toalla. Y sintiendo desprecio por el que no da la cara. Y el que no intenta solucionar las cosas y a menudo es una cosa recíproca además ¿no?

Entonces el desprecio sería como la última etapa de una serie de etapas que bueno es bueno que las conozcamos, que sepamos que si caemos en ellas es un camino prácticamente de no retorno.

~

La doctora Fisher divide el amor en tres categorías relacionadas con distintos circuitos cerebrales: el deseo sexual, fomentado por andrógenos y estrógenos; la atracción (el amor romántico o apasionado), caracterizado por la euforia cuando todo va bien, cambios de humor acentuados cuando las cosas se tuercen, pensamientos obsesivos y un deseo intenso de estar con la persona amada, todo ello impulsado por altos niveles de dopamina y norepinefrina y bajos niveles de serotonina; y el apego sereno que se siente por un compañero estable, acompañado de las hormonas oxitocina y vasopresina. En general, el amor apasionado suele mutar químicamente hacia el sentimiento de tranquilidad y sosiego de las relaciones estables.

~

Aunque nosotros ya somos conscientes de muchas de estas actitdes porque las hemos vivido, pero por eso siempre decimos que es necesario que nos valoremos, que nos respetemos, que hagamos nuestra vida cada uno como es el uno, y eso no es mejor ni peor. Al contrario, lo bonito es que nos enriquezcamos mutuamente.

~

Me gustaría que leyeras tambien estas ideas, en realidad, son de Elsa Punset y de Valérie Tasso, pero está relacionado con nuestras vivencias personales, para que recojamos algunas de estas impresiones en torno a las relaciones de pareja y de amor.

Comprender el contexto emocional del sexo ayuda a no instrumentalizar a los demás, a no utilizar a la otra persona, al menos sin su consentimiento explícito. Aprender a amar no significa sólo conocer los rudimentos de la sexualidad, sino la riqueza emocional que puede comportar y el peligro de herir a los demás. Se ama desde el respeto al otro, desde la empatía a sus necesidades y sentimientos.

El entendimiento sexual es fundamental en la pareja, no es accesorio. El sexo es un elemento de comunicación emocional que ayuda a compensar otros problemas de comunicación; es una expresión de unión y fusión mutua que expresa la complicidad y la solidaridad entre dos personas.

Incluso desmontando esa sexualidad masculina, de la que el hombre quieras o no se preocupa más que incluso la mujer pues él también ocupa un lugar en que la potencia masculina siempre tiene que ser prepotente y él mismo en un momento de su vida se empieza a preocupar más de lo que debiera de su sexualidad. Cuando muchas veces lo que hay que trabajar es el deseo, como ya digo, e incluso el deseo de la pareja, aunque el sexo es algo egoísta, no lo dudo, pero el deseo es algo absolutamente mental como tú dices, no depende de un efecto mecánico o de un vaso dilatador o de unos dilatadores vaginales, todo eso son técnicas que pueden ayudar, pero lo fundamental es trabajar el deseo, ¿cómo se consigue eso? Pues lo venimos explicando a través del papel que cumplen las emociones en el ser humano, su capacidad para sentir empatía por el otro y desde el respeto por el otro y la admiración del otro.

Existe la creencia, yo lo he leído, de que el punto G está en la pared de la vagina pegado al cuello del útero, y en verdad esta zona es más sensible dentro de la vagina, y se puede estimular con frotamientos, con la penetración, pero normalmente no con la postura clásica, o al menos la mujer necesita subir las piernas para arriba para sentirla, o bien, en la postura del perrito, es decir, por detrás, así es donde ella se encuentra más estimulada interiormente, y conviene saberlo. Pero por lo demás es también una evidencia, lo que aquí se dice es sobre la mujer clitoridiana, que no está desarrollada o madurada de forma suficiente, que su sexualidad sigue siendo una práctica no cultivada.

Una práctica culta de la sexualidad debería ser así, cultivar esta parte de la mujer, y se hace todo lo contrario, estamos acostumbrados a la chulería ruidosa, a la utilización de una teoría como arma de guerra, con el uso de las armas, es así, por una tradición en el hombre en que la guerra y las prácticas sexuales todo provenían de un mismo elemento de acción entendida como invasión, como locura. Desgraciadamente nuestras culturas están habituadas a destruir todo lo concerniente a la vida en sus conquistas.

Si ahora el gobierno federal de los EEUU está pagando unos programas de “sólo abstinencia sexual”, es porque se ha dado cuenta de ello, con su política de invasión y de guerra, porque ella misma ha creado el problema, pero no se puede educar tampoco desde la represión sexual que es lo que está haciendo ahora. Y también en Inglaterra ahora se ha puesto como obligatoria la enseñanza de educación sexual en las escuelas.

Y bueno, hay estadísticas, y números, es lo que pasa en estos casos, y a veces esto es lo que no tiene sentido, porque quién nos dice el número de veces que tenemos que hacer el amor, o la medida que tiene que tener una zona de la anatomía, y si puede haber orgasmo sin eyaculación o si la eyaculación para ser precoz tiene que durar determinados segundos o minutos, todo eso es muy relativo y muy subjetivo, a la hora de la verdad, y es cambiante según las etapas de nuestra vida.

Pues algo de eso se oculta en esa forma de poder hablar de sexo para no poder hablar más que de otra cosa que no sea eso, y luego no hemos puesto más interés en el enamoramiento del otro, que es un sentimiento que depende más de la capacidad de admiración, del esfuerzo, del respeto por el otro, que es algo más cultivado y más trabajado, y también porque depende del deseo, y es cierto que el deseo y la seducción son engañosas y subjetivas, se nos dice, pero no lo es tanto como creemos.

Lo estamos viendo ahora que se nos están cayendo los cimientos de la economía, como vamos a comer de la mano de quien nos da de verdad, y en quien reconocemos amor.

Cómo la gente de hecho elige las cosas importantes ¿no? Por ejemplo, la pareja. El trabajo y la pareja. En principio, uno debería elegirlo pues, por ejemplo, en el caso de la pareja debería decir, bueno, a ver, voy a conocer a mi suegra, a mi suegro, y voy a ver qué pinta tienen, porque lo más seguro es que los hijos salgan muy parecidos.

Y realmente tú no ves a nadie que elija pareja de una forma tan racional. Y es un error, lo que pasa es que es nuestra forma de ser.

Dice Antonio Gala: “Esta sociedad nos da facilidades para hacer el amor pero no para enamorarnos”.

Nos cuesta mucho racionalizar decisiones que en realidad salen del corazón, como son la del trabajo y como son la de la pareja. Entonces han descubierto que lo que la gente hace es que decide en base a lo que le apetece, a lo que realmente siente que le hace feliz, con buen o mal criterio. Y luego busca todo tipo de explicaciones racionales para justificar esa elección.

Pues yo creo que es tan importante tener un criterio formado antes de las grandes elecciones de la vida, es decir, que esto o que el sentido de hacia dónde te mueves y que te mueves en una dirección, tú ya lo tengas antes de enfrentarte a la realidad y a las decisiones, porque cuando tú ya te estás enfrentando a esta gran decisión de acepto este trabajo, no lo acepto, me caso con esta mujer o con este hombre, o no me caso, ya es tarde para formar criterio. Ya te va a llevar el corazón por delante.

Y está claro que la sexualidad en sí, no nos debe proporcionar el criterio, o al menos el único criterio, como decimos, debemos formarlo con todo el contexto emocional de lo que somos y de lo que es real, y de lo que buscamos, porque a veces nos da miedo buscar una pareja real, no damos el paso, o estamos inhibidos emocionalmente para darlo, porque nos hemos acostumbrado a la soledad o a la realidad virtual, prefiere uno amar a su enamorado/a desde la distancia, y las cosas pierden el encanto, no terminan de madurar porque no hay compromiso real, hay mucha gente que le da miedo dar un paso y cuando se acerca proyecta una imagen no verdadera o absurda de sus fantasías, y si se acerca la otra persona el otro se aleja, al final, no es tu propio criterio sino el corazón quien nos lleva por delante, y somos un poco esclavos de decisiones irreflexivas. No es un corazón fuerte, éste, sino un corazón débil porque está desprotegido de un criterio personal que nos guíe.

~

Mira te dejo también con esta reflexión que es de Valérie Tasso, según ella la mujer es clitoridiana, y se ha mitificado el sexo como unica expresión del coitocentrismo como ella llama, sobre esto se puede desmitificar, más cuando el deseo es una cosa mental, ante todo, y eso es lo que debemos trabajar.

Y te dejo estas ideas porque conviene que como pareja nos abramos a ellas y compartamos un modo de pensar que nos acerque.
~
Elsa Punset dice:

Se trata de un elemento de comunicación emocional, que ayuda a compensar otros problemas de comunicación: lo que es en sí una expresión de fusión y de unión mutua; pues eso expresa también la complicidad y la intimidad de esas dos personas. Esta perspectiva emocional y psíquica ayuda a darle toda la relevancia también al entendimiento sexual.

Lo que pasa es eso, es que hemos hecho del sexo el semáforo visible en nuestra sociedad, porque es una comunicación muy potente en la pareja, y además porque es más fácil, en esta sociedad que busca la gratificación inmediata, donde no tenemos tiempo de conocernos profundamente, el sexo se trivializa, es modo fácil de conocerse.

Y además es un momento, la comunicación sexual, en el que depones las armas, no hay palabra hirientes, no hay actos desconsiderados, hay una comunicación que puede darse y que realmente ayuda mucho a la pareja. Pero yo creo que en este sentido hemos dado muchísima importancia al sexo, cuando la realidad es que el sexo falla y falla mucho más de lo que las personas creen reconocer.

En España dicen que hay un 20 % de lo que se llaman matrimonios ” amigos ” , de personas que conviven sin sexo. Pero en Japón es hasta un 40 % de la población. ¿Qué resultados da esto? Bastante pobres, en principio, porque en Japón hay una tolerancia de los hombres hacia la prostitución y las mujeres se quejan muchísimo de soledad afectiva.

~

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: