Sócrates y el economista observador

Sócrates se dio muy pronto cuenta no de que él había de morir sino que quién moría era la “razón” de estar enferma, o al borde de un precipicio como también se nos dice aquí.

A Sócrates no le dolerían prendas por discutir con Gorgias ni por darle la razón a Protágoras, e incluso hasta con los Sofistas llegó a alcanzar el júbilo de una época en que la razón podía aspirar a erigirse en guía de la actuación política de nuestros ciudadanos.

Pero la enriquecedora diversidad que la razón había venido alimentando pasó a degenerar en una despiadada guerra de todos contra todos, dentro de la que la razón pronto perdió el papel de guía para tornarse en un instrumento al servicio del éxito.

La razón no tiene desde luego esperanza, vendida al mejor postor, como se halla, confíemos en recuperar ese papel guía a través del servicio a un concepto de Ciudadanía que fue tan fecundo en la época en que nació la razón griega.

Y yo creo que debiéramos comprometernos todos por alcanzar el fin de la ciudadanía, el único que parece realmente útil y definible también por una economía globalizada.

No creo que se pueda hablar de economía, como se ha hecho, definiéndola como algo ajeno a la razón política; se debe de terminar con todos esos prejuicios.

El error está en la economía basada en la Física y en las ciencias exactas, en vez de aquella economía que se basaba en la metáfora de la Biología, desde finales del siglo XV en que existían actividades económicas cualitativamente diferentes como portadoras del crecimiento económico. Estas teorías económicas emplean hechos observables, experiencias y lecciones extraídas de ellas como punto de partida para la teorización sobre la economía.

Al reducir a números y símbolos lo que son las principales fuerzas impulsoras del capitalismo, simplemente se abandonaron. La menor resistencia a la matemática favorecía el avance de ciertas economías, y empobrecían sobre todo a los pobres y los débiles. Así es como la política se ha entendido entonces.

En lugar de emplear el inglés o cualquier otra lengua, la comunicación se redujo cada vez más a la pura matemática, con lo que perdió elementos cualitativos clave: cuanto más “dura” era la ciencia, más “científica” se hacía. La economía se apartó de las ciencias sociales “blandas” como la sociología y ganó prestigio acercándose a ciencias más “duras” como la física.

Sin embargo la misma Física ya desde 1930 había avanzado hacia modelos que le permitían corregir sobre modelos reales, es decir, la misma física avanzaba en contra de lo que decía la economía. Los economistas perdieron su capacidad de moverse entre los modelos teóricos y entre el mundo real y de corregir los modelos cuando contravenían el sentido común ordinario. Los países lejanos que carecían de poder político fueron las víctimas de esa evolución.
Y eso parece España, y por eso nos duele más, parece un país lejano.

Porque la política debería recuperar este sentido de lo común ordinario. Y en EEUU muchas veces los políticos no utilizaban la teoría económica cuando se trataba de sus intereses económcos, si no, por eso, abunda allí el pragmatismo; la teoría abstracta la usaban para los tratos con el extranjero.
~

Por tanto , vamos a poner a la Economía en su sitio y no la pongamos muy lejos de la Política por favor, para que arruinemos más la claridad de nuestra visión. Porque creemos que la economía es una ciencia pura y abstracta y no lo es, ni lo ha sido nunca. Ni lo será.

Cito como otras veces a Reinert:

“Aunque parezca sorprendente, en 1991 un comité de la Asociación Económica Americana señalaba el problema de que las universidades produzcan economistas “cultos pero idiotas”: Los programas de estudios (en Economía) pueden dar lugar a una generación de demasiados “idiots savants”, hábiles en las técnicas pero ignorantes de las cuestiones económicas reales”. Según el informe, en una “importante” universidad -de la que no se daba su nombre-, los licenciados no podían “adivinar por qué los salarios de los barberos habían ido aumentando con el tiempo”, pero podían “resolver un modelo de equilibrio general entre dos sectores con progreso técnico no incorporado en uno de ellos”.”

Desde el momento en que instrumentos de la economía, elementos como la capacidad e iniciativa empresarial, política gubernamental y la totalidad del sistema de escala y sinergias, resultaban imposibles de cuantificar y de reducir a números y símbolos, estábamos entonces perdidos. Y los economistas se lavan las manos y dicen que eso no es cuestión suya. Las únicas cosas cuantificables eran lo que Sombart consideraba simplemente factores auxiliares: capital, mercados y mano de obra.

Yo creo que si no cambiamos esta visión de la economía vamos a ir para atrás, lamentablemente la lección recibida en España es un buen ejemplo de ello, de una mala política y una mala economía, la una sin la otra no pueden ir. Porque se nos dice que somos fuertes en la contención del déficit, pero despues nuestro modelo de productividad se vuelve a dudar sobre él. Aunque no por este economista observador, pero no nos dice la fórmula en la que se basa, y dónde está la política.

La política práctica necesitó algún tiempo para ponerse al día con el desarrollo de la teoría, esperemos que no nos coja en el borde de ese precipicio.

El economista observador dice:

“Sólo hay una solución financiera a este puzle: reducir el gasto y sus necesidades de financiación. La pena es que esta decisión no haya surgido de un ejercicio de responsabilidad política y democrática, asumiendo las obligaciones que la Constitución les confiere. “ (…)
“Cuando Obama saca la reforma sanitaria por un voto es un acontecimiento histórico, cuando Zapatero consigue aprobar el mayor recorte de gasto de nuestra Democracia el FT dice que está al borde del precipicio. C’est la vie. El problema es que yo de política, aunque observo, cada día entiendo menos por lo que es el escenario más incierto al que nos enfrentamos. “

-Yo creo que el gran problema es vivir, no es morir -como hizo Sócrates, aunque le honre- en medio de tantos de nuestros dolores, pues frente a ellos es una banalidad la muerte; lo imposible es vivir y mortificarse al mismo tiempo, y eso parece que vamos a tener que aprender a partir de ahora, como diría Cioran: “buscar el secreto de esa mortificante imposibilidad, descifrar el misterio de la respiración y de las esperanzas.”
~

Dice el Economista Observador:

“La principal debilidad es la digestión de nuestros excesos residenciales que limitará nuestro crecimiento este año y el próximo. El sistema bancario es uno de los más afectados y Fitch hace un análisis en profundidad del mismo y de su impacto sobre las finanzas públicas que estima en 5 puntos de PIB de mayor endeudamiento en 2013. Por no perder el sentido de la magnitud del problema, Irlanda o EEUU tras nacionalizar sus principales bancos y agencias hipotecarias ya van por el 30% del PIB de deuda pública. No obstante, urge llevar a término el proceso de reestructuración y deberíamos hacer público un análisis de estrés al finalizar el proceso igual que hizo EEUU el pasado año con excelentes resultados. Contra la incertidumbre, la mejor medicina es la transparencia.

Lo que seguramente desconocen la mayoría de congresistas es que al final las tensiones en los mercados se van a encargar de ajustar el gasto público en CCAA y ayuntamiento sí o sí. Ambas instituciones no disponen de liquidez, padecen elevadas y crecientes necesidades de financiación, tienen que devolver dinero a la administración central ya que los ingresos de 2009 fueron menores de lo presupuestado y sufren muchas dificultades para obtener financiación en los mercados de capitales. Sólo hay una solución financiera a este puzle: reducir el gasto y sus necesidades de financiación. La pena es que esta decisión no haya surgido de un ejercicio de responsabilidad política y democrática, asumiendo las obligaciones que la Constitución les confiere.

La parte más positiva del informe es su cuadro macro. Fitch sigue apostando por la capacidad de nuestra economía para crecer y estima que nuestro crecimiento potencial a medio plazo está próximo al 2%, por encima del de nuestros socios europeos. Destaca el elevado nivel de ahorro de nuestra economía y asocia el déficit por cuenta corriente a nuestro esfuerzo inversor lo cual ayuda a explicar que la recesión haya reducido nuestro esfuerzo inversor y nuestro déficit por cuenta corriente a menos de la mitad. Aún así seguimos invirtiendo más que nuestros socios europeos y 10 puntos más sobre PIB que EEUU lo cual explica que nuestro potencial siga siendo elevado.

La principal crítica que hace éste economista observador al informe es que sigue con el tópico de la baja productividad española. Fitch usa datos de productividad hasta 2008 y no incluye el fuerte aumento de la misma en 2009 y el que se producirá en 2010, en el primer trimestre la productividad por hora trabajada en España crece un 7% anual más del doble que en EEUU y cinco veces más que la de nuestros socios europeos. Uno de mis maestros me enseñó que la realidad es como un grifo que gotea, al principio moja el fregadero pero con el tiempo perfora hasta el acero. El año próximo todos los economistas del mundo se enterarán del resurgir de la productividad del Pura Sangre español y empezarán a justificar la recuperación por los fundamentales pero ninguno pedirá perdón por los daños causados a la sociedad española. Sócrates habría luchado hasta la muerta contra este sofisma del siglo XXI.”

José Carlos, como es habitual, gran lucidez en tu entrada de hoy porque además la completas con una reflexión política muy atinada. También me gustan muchos los comentarios y los comentaristas, en general no solo los de hoy, porque hay una variedad de ideas y métodos dentro de una cordialidad y educación. Deberíamos de hacer algo (bueno) por Alejandro, vive enfurecido y le lleva a decir cosas más propias de un militante fanatizado que lector de un blog tan interesante como este, porque parece inteligente a pesar de sus fuertes descalificaciones, “lo grave no es la ignorancia, son los prejuicios.”

Publicado por: Santi | 31/05/10 en 20:24

@Virginia. Precioso post pero te recuerdo que en la época de Sócrates había pocos ciudadanos y muchos esclavos y que las mujeres no podías ir a los juegos, espero que reconozcas que nunca el mundo había avanzado tanto en libertad como hoy en día en los países desarrollados especialmente europeos.
Con respecto al método ya hemos discutido varias veces. Las matemáticas son un excelente instrumento para simplificar la realidad y llegar a conclusiones. El problema es que cuando quieres hacer una aplicación de política económica o práctica debes aproximarte de nuevo a una realidad compleja y si lo haces con modelos simples simplemente eres un dogmático. Yo por suerte tuve unos excelentes maestros que me enseñaron a utilizar las herramientas matemáticas pero sobre todo me enseñaron el arte de la observación y la elección en cada momento y en eso coincido contigo que las universidades han fallado estrepitosamente y que esta crisis debe llevar a una reconsideración profunda de la profesión, pero por suerte empezamos a ver cierta luz aunque nos advirtió Kunh en su teoría de las revoluciones científicas el cambio de paradigma es lento pero se producirá.
@Plaentxi. Para tu obsesión con las titulizaciones el problema no es que no emitan las entidades españolas es que no emite ninguna entidad europea. Los bancos son canales de crédito y si no pueden financiarse en mercado la economía real volverá a sufrir las consecuencias sobre todo la tasa de paro. Cuando yo pido una intervención pública nunca es para defender intereses creados sino siempre busco defender el interés general, aunque siempre consciente de que me puedo equivocar y abierto a vuestras críticas.
La tasa efectiva de mora de las cédulas europeas es 0% y de las titulizaciones el 0.5%. Ayer estuve con un cliente que necesita conseguir un segundo rating para poder descontar su titulización en el BCE. La tasa de mora de la cartera era del 0.5% y la agencia de rating les asignó un AA- con una protección que sería necesario que la mora de la cartera de créditos superara el 50% para que el bonista que comprara la titulización o el BCE entrara en pérdidas. El problema es que eso sólo es cierto si te quedas con el bono a vencimiento, si quieres vender el bono antes del vencimiento y todos los compradores tienen los mismos temores infundados que tú sobre el producto exigirá una prima de riesgo y el bonista tendría una minusvalía. Te recuerdo que tras la crisis de las savings and loans se hicieron verdaderas fortunas comprando activos de este tipo estresados por parte de hedge funds especializados. Como diría Machado “sólo un necio confunde valor con precio”.

Publicado por: José Carlos Díez | 01/06/10 en 9:04

@virginiawolf 

Gran post. Muchas veces nos olvidamos que la economía es una ciencia social. La reina, pero una ciencia social. Por eso es de agradecer que José Carlos permita en este foro intervenir con libertad a personas como nosotros que teniendo una educación alejada de “Económicas” podemos aportar otras perspectivas y tenga la humildad de reconocer que los economistas no tienen todas las respuestas de la economía. Creo que necesitamos cambios profundos y que aunque los economistas tienen que jugar un papel fundamental en crear un nuevo modelo personas de otros campos y otros vagajes podemos aportar y replantear muchos de los “mandamientos del credo de los economistas” que nos han llevado a donde estamos. 

@Santi 

De acuerdo contigo. Creo que este foro que nos brinda José Carlos debemos de aprovecharlo para huir de dogmas y maniqueismos tribales fáciles. En este foro no se ha censurado ninguna opinión salvo los ataques ad hominem lo cual me parece perfecto porque no buscan aportar nada. De todas formas, entiendo el cabreo de Alejandro. No se puede pedir sentido de estado a la oposición cuando el partido que gobierna ganó las elecciones mintiendo sobre la gravedad de la crisis y comprando votos mediante cheques regalo. Eso sí, critíquese a Zapatero todo lo que se quiera pero que no me vendan a Rajoy como la alternativa. El momento de hablar de economía era hace ya unos cuantos años en el 2003, 2004, 2005, 2006, 2007 cuando la mayor burbuja económica de la historia navegaba a toda vela. ¿Dónde estaba Rajoy entonces? Mudo. Hablando de chorrada y media como Zapatero. Todavía por estas tierras cierta gente nos ponen a Rato como el gran fenomeno de la economía lo mismo que hacen los democratas en Estados Unidos con los Rubin y Summers de la era Clinton. La verdad es que estos no hicieron otra cosas que apuntalar las bases de una burbuja que explotaría muchos años más tarde. Es gente como Rato los que trajeron aquí las ideas americanas de la escuela de Chicago, el supply side economics, la desregulación de los mercados de crédito y las patochadas esas de estimular el consumo y el crédito de los consumidores. Mientras estabamos montados en la ola de la expansión crediticia del 15% anual todo era genial y hasta Aznar y Zapatero parecían gurus de la economía. Ahora nos enfrentamos con el desierto de la realidad y Zapatero y Rajoy siguen comportándose como simples cabecillas de clanes pandilleros. Sin ofrecer la verdad a la gente ni una hoja de ruta de futuro creíble. Lo único que nos ofrecen son las mismas ideas caducas que trajó Rato y que ya están muertas. 

@José Carlos 

Suele decir Chomsky que en el New York Times y Wall Street Journal lo mejor siempre está en la última línea de los artículos porque es ahí cuando a veces se les escapa la verdad. Eso es lo que ha pasado con tu post. En el último párrafo es donde sale la cruda verdad. ¿Cuál es la cruda y dolorosa verdad? Que los bancos españoles no pueden vender en el mercado sus cédulas hipotecarias AAA. y por supuesto lo que se vuelve a proponer es que el BCE nos compre a precio subvencionado lo que nadie quiere comprar en el libre mercado. Los economistas son raudos y veloces a la hora de criticar el intervencionismo de Chavez pero cuando se trata de ayudar a los Bancos no tienen ningún reparo en pedir la intervención y distorsión del libre mercado. ¿Cómo es posible que no nos demos cuenta todavía de los terribles efectos de la economía subsidiada? Estos subsidios a la banca solamente crean distorsiones. Con tipos de interés fuera del libre mercado seguimos subsidiando el sector de la construcción que sigue viviendo fuera de la realidad y se niega a ajustar el precio de la vivienda a tres veces el salario anual del hogar que es lo historicamente razonable. Y como no, seguimos subsidiando el sector bancario con exceso de grasa y michelines por todas partes. 

Los empresarios tienen que pelear todos los días en un mercado brutal ultracompetitivo, a los funcionarios se les llama de todo y se les rebaja los sueldos. ¿Y los bancos? No a estos que les siga subsidiando el BCE. 

Publicado por: plaentxi | 01/06/10 en 3:35 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: