España y cuatro o cinco intolerados

Esto de la tormenta (financiera) no sé si será para atormentar la conciencia, hay quien lo hace sólo para procurarse sensaciones.

Siempre ha habido un mito de decadencia en nuestro país, no viene de ahora sino desde Roma, del año ochenta y dos antes de Cristo, siempre nos ha seguido la historia de un país negro. Una España de herejes y de inquisición, de nacionalismo y de centralismo, ésa ha sido la historia de España, la chapuza de la modernidad, la España caínita frente a la facilidad de hacer amigos, hay una falta de rigor pero nos sentimos bien, hay hospitalidad, nos interesa lo que le pasa al vecino, esta España es una España inacabada, hay que pensarla como un proyecto de futuro, no como pasado, como una nación viva, no de las cortes de Flandes ni de la división de Trento, ni de la bandera militante, no cuenta el pasado, cuenta el futuro, el plebiscito diario.

La historia es un compromiso también con la libertad y la justicia y hay que conocerla para trazar el horizonte.

De nosotros se cuenta que dijo Nietzsche, ya postrado, esta frase inquietante: “España, España es un pueblo que ha querido demasiado”, de hecho quiso ser como dios y poseer la clave para imponer a propios y extraños la tiranía de un único dios. Al fin y al cabo, España pasa por ser un país proverbialmente intolerante.

Por increíble que parezca intolerantes fueron allí hasta los propios hebreos convertidos a la fe cristiana, como aquel tristemente famoso Salomón Haleví. Como se ha dicho con amargura a propósito del socorrido tema de las dos Españas: “Desengáñese, amigo. España sólo ha habido una, la intolerante. Y cuatro o cinco intolerados.” Salvo los “cuatro o cinco intolerados” de que hablaba un viejo profesor con el censo de heterodoxos de don Marcelino Menéndez y Pelayo, los españoles no supimos ser sabios.
~

Nos podríamos dedicar a la caza como actividad de lujo. Porque la caza fuese uno de los objetos del capitalismo, siempre ha sido en las sociedades primitivas el sistema de sustentación de la economía, por tanto, yo no critico la caza, ni fíjate siquiera el capitalismo, el sistema empezó por un sistema de caza, incluso de rapiñeria o piratería.

El mejor capitalismo sería por tanto, el que invirtiera, no necesariamente en la guerra o en un sistema de caza que fuese de rapiña sino el que aprovechase esas cualidades de innovación o de investigación en un sistema que crease innovación y nuevas actividades creativas, que pusiese el acento en la producción y no sólo en el capital sólo, ni siquiera en el trabajo sólo y en actividades no sólo lucrativas sino de primera necesidad como la educación y la sanidad.

Diríamos también que la riqueza está donde hay una diversidad de actividades diferentes, porque allí es donde se dan las grandes sinergias y el comercio más vivamente crea esa riqueza. Pero también ahí es donde está la innovación, porque la innovación es la que crea esa riqueza, y esa ventaja competitiva.

Porque Holanda lo que hizo al innovar es comprarnos todo el oro a nosotros a precios tirados y ella venderlo en productos manufacturados al mil por cien, así se hicieron ricos, como muchos judíos, que habitaban y moraban.

Pero la cuestion es que nosotros con la fiebre del oro no nos industrializamos a tiempo, solo imitábamos a Florencia con la lana y creíamos que podíamos competir con ella, hasta que Inglaterra se ocupó tambien de quitarle el negocio de la lana a Florencia y se vino con nosotros, pero sólo también porque se la vendíamos más barato y porque ella se dedicaba ya al comercio y a la producción industrial más sofisticada de tejidos.

Alemania despues de la guerra aceptó el plan Marshall y por eso se pudo industrializar, porque había otra corriente que estaba en contra. Y esto es lo que ha hecho rica a Alemania tan pronto, y no el comercio.

A mí no me hables de Keynes, de quien sea o de Hayek, la cuestión no es esa, la cuestión es de la estructura productiva, ¿se tiene o no se tiene? Y esta se crea sólo pasando por etapas, y con integración regional, y se crea con innovación, porque si no innovas vas al callejón, que es lo que nos está pasando. El mismo Finn Kydland, premio nobel que estuvo aquí, lo decía.

Publicado por: virginiawoolf | 10/05/10 en 23:18

No veo motivos de celebración salvo que hayamos evitado el holocausto financiero de la UE. Reconocemos la derrota y abrimos la uerta al FMI, nuestro presupuesto público YA está intervenido. 

Cuando veamos los recortes que seguramente no afectará a las castas dirigentes nos acordaremos de lo mal gastado que ha estado el dinero y para que nos hemos endeudado. 

Ayudas temporales al automóvil, primas a las renovables con equipos importados, subsidios narcotizantes y aceras para los hay-untamientos and friends. 

Cuantos miles de millones? y ahora en que se va a recortar? no hay más preguntas esto condena a los políticos culpables de mantener el statu quo a costa de los ciudadanos y a los economistas observadores que preparan la artillería intelectual para políticas fiscales de demanda extemporaneas. 

Ojo, no digo que haya que no hacer nada, pero darle los recursos a los evaporadores es muy mala idea y alarga y engorda el problema. Aunque Díaz Ferrán y Santamaría agradecerán las refinanciaciones sin importarle que recortes de pensiones, el copago o el debilitamiento del Estado del Bienestar sean las contrapartidas. 

Publicado por: libertad1976 | 11/05/10 en 11:22 

 

Fue la abrupta retirada del Plan Dawes a raíz del crash de 1929 lo que hundió la economía alemana. La hiperinflación no fue un problema mientras el oro estadounidense cubría la liquidez alemana y su crecimiento. Por otra parte, el crash no fue responsabilidad de los alemanes ni de un exceso de liquidez como sostenían Friedman y Bernake. Hubo también irresponsabilidad de los bancos, que establecieron una red de chiringuitos financieros que canalizaron el ahorro agrario hacia la bolsa y provocaron una deflacción de las economías rurales norteamericanas (Kindelberger).
Un exceso de liquidez jamás es un problema si:
a) no se dan bandazos en la política monetaria expansiva.
b) no se distorsiona el mercado mediante presiones arbitrarias de la demanda agregada (gasto concentrando en sectores que obliguen a una reestructuración artificial de la oferta. Crítica principal de Hayek a Keynes, antes que el problema de la inflación.
No creo que a estas alturas sea un problema hacer billetes como locos; de hecho me parece la única solución si China no aplica una política monetaria razonable. Ellos han devaluado sistemáticamente su moneda y la única forma de encontrar el equilibrio será que todos también devalúen la suya. Que lo hiciese la FEd y no Europa fue una estupidez soberana a estas alturas del partido. En realidad, monetarizar la deuda pública es lo que China hacía en la práctica con EUA mediante su balanza comercial. 

Publicado por: Carles Sirera | 11/05/10 en 19:37 

Y ahora qué?, se que es demagógico y populista echar en cara a los que defendieron políticas equivocadas, pero es justo lo que eran esas políticas populistas y demagógicas. 

Siento rabia y vergüenza, aunque sospecho que hoy empiezan las reformas estructurales para que podamos salir de la década pérdida. 

Publicado por: libertad1976 | 12/05/10 en 10:17 

Jose Carlos Díez dice:

En los años veinte del siglo pasado Alemania tenía que pagar las reparaciones de guerra a los vencedores de la Primera Guerra Mundial y lo hacía apelando al banco central que monetizaba los déficits. Alemania sufrió una hiperinflación que sumió al país en el caos que desintegro las instituciones democráticas y puso en bandeja la llegada de los nazis al poder. Tras las Segunda Guerra Mundial los alemanes identificaron que la hiperinflación fue una de las causas de su desgracia y dieron independencia al banco central con el mandato de preservar la estabilidad de precios. Esto les hizo recuperar su reputación monetaria que luego cedieron a países menos disciplinados con el euro.

Por lo tanto, la monetización es seguramente el único arma que nos queda para estabilizar los mercados pero tiene que ser con un compromiso en firme y condicionado a que los estados vayan cumpliendo hitos trimestral de reducción de déficits o perderían el acceso a la ayuda. Aquí la clave es acertar con la velocidad para reducir el déficit que no provoque una W pero que garantice un retorno  a una senda de estabilidad presupuestaria.

Pero lo más importante, es que continúe la señal que ayer dieron los líderes Europeos con un compromiso político firme de apoyo al futuro del euro y de la Unión Monetaria. Una moneda sin unión política está sujeta a una compleja coordinación y compromisos. Es clave que sea Alemania la que pasadas las elecciones de hoy de una señal de compromiso fuerte co el euro, de lo contrario las dudas de los inversores sobre escenarios apocalípticos de ruptura de la moneda única les mantendrán protegidos en el dólar en el franco suizo y en el bono alemán a dos años y todos los esfuerzos para evitar la nueva tormenta perfecta serán inútiles.

Ahora sobran economistas, es la hora de los políticos. Si uno mira a la historia, la Unión Europea siempre ha aprovechado las crisis como oportunidad para avanzar en los mecanismos de integración. En un momento en el que los estados nación ven limitada su capacidad para gobernar en un mundo global, el único proyecto político que es un referente válido para los antiguos países comunistas, países asiáticos, africanos o americanos es la Unión Europea. No debemos olvidar que para que EEUU fuera una sociedad moderna tuvo que masacrar a los primeros pobladores y para hacer una unión montería tuvieron que hacer una guerra civil y después de la misma no pagaron su deuda externa.Yo siempre me he sentido muy orgulloso de ser español y he sido un europeísta convencido pero cada día me siento más a gusto siendo español y europeo y no entiendo España fuera de Europa ni Europa sin España. Ánimo, podemos.

~

Anuncios

Un pensamiento en “España y cuatro o cinco intolerados

  1. Sinceramente pienso que jugamos a un juego para el que la sociedad española no esta en absoluto preparada, ese juego se llama democracia y cuenta con las reglas del capitalismo.

    Definitivamente debemos de invertir mucho en educación para conseguir una generación que cuente con principios cívicos y capacidad crítica, una generación que en vez de dejarse arrastrar por la masa social cree y destruya sistemas, experimente por si misma y sobretodo no tenga miedo de enfrentarse a la verdad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: