entre Leda y Medea, otros mitos

lo dijo Elora 03 mayo 2010 | 9:23 AM

Tema complejo por demás el de las relaciones entre madres e hijas…(¡si lo sabré yo!)…
Te planteo unos interrogantes: ¿qué ocurre cuando desde el principio el bebé se siente extraño con su madre, como si no fuese hijo de ella?, ¿qué ocurre cuando según vas creciendo en edad, las tensiones y los celos entre ambas crecen y se disparan, creando situaciones de tensión insostenible?, ¿qué ocurre cuando en la vida adulta, esa joven hija se avergüenza cuando quieren identificarla con su madre, detesta que alguien le busque parecidos con una mujer a la que no desea por nada parecerse? ¿Y cuándo la hija es plenamente adulta, y cada vez que está en una misma habitación que su madre surgen inevitablemente los dramas y los disgustos?…Dime, ¿era así entre Electra y Clitemnestra? Seguramente. Pero, entre ellas estaba el fantasma del padre-marido. Sin embargo, ¿y si ningún hombre interfiere, si no es que un padre-marido se interpone, sino que simplemente las dos personas no se soportan?…
Por último, me quedo con uno de los párrafos del principio: yo también deseo acabar mi vejez al calor de la lumbre, contando historias de mi juventud, jejeje…
Muchos besos.

lo dijo virginiawoolf 03 mayo 2010 | 12:28 PM

Bueno, hay muchas clases de madres, Elora, sólo hace falta recurrir a la mitología griega.

Minerva y Athenea son madres de la inteligencia, que me salvarían de mi torpeza. Y luego están las madres inocentes, las madres absorbedoras y castradoras, las victimizadas y sacrificadas. Está la madre violada en el mito de Leda, donde Zeus se convirtió en cisne para seducirla. Y está la madre inviolada, la perturbarda y junto a ella la madre infanticida, la peor de todas quizás, en el mito de Medea. Y están hasta las madres vírgenes, las diosas vestales, y las madres posesivas, tal vez esas son de las que tú hablas, Elora, tan vivamente, porque muestran un cariño que se vuelve contra sí mismo, pero están también las madres desprendidas, y la madre paciencia y las madres corajes.

Todas estas madres me pondrían en alerta en el camino.

Es cierto que nosotras representamos una generación que quizás choca con la de nuestra madres, y es cierto que también siempre hay un motivo de celos entre madres e hijas, pero esto no responde yo creo mas que a la educación y a nuestro entorno, porque de otro modo no se entendería, porque se ha exagerado hasta el límite la relación edípica entre madre e hijo, y a las hijas se nos ha dejado relegadas. Lo mismo pasa con el mito de Electra que muestra la relación entre hija y padre. Pero todo ello en realidad, tiene la simbología de que son mitos que hablan de un tercer elemento de socialización, en general, del Lenguaje, para introducir al hijo o a la hija en la sociedad, y se trataría más bien de una instancia social de desapego del cuerpo de la madre. Por eso a veces está mal mirada la madre, porque crea dependencia afectiva y emocional. Y el hombre siempre ha inventado mitos de desapego, que son necesarios, pero no como algo que borra o que niega a la madre, necesariamente. Yo creo que aquí se muestra otra vez la falta de una cultura simbólica que pueda valorizar a la madre; sin duda andamos siempre dentro de una simbología patriarcal. Y hemos de inventarnos otra necesariamente entre madres e hijas y entre madres e hijos.

Tan sólo me falta citar a Mnemosine, la madre de las musas, y de la memoria, porque yo me apoyo mucho en ella, ya que mi memoria a veces me falla, y tengo que estar recordando constantemente las cosas para que no se olviden.
~

Lo que sí es cierto es que el niño no tiene defensas emocionales cuando es pequeño y que la madre crea o genera con él unos circuitos cerebrales que le dan respuesta, se crea una relación materno-filial provocada por la segregación de oxitocina en el cerebro, todo esto es maravilloso para que pueda funcionar la naturaleza.

Otra cosa es estos casos de infanticidio o de delitos, que en el código penal hasta ahora habían tenido la entrada de “honoris causa”, porque era mayor el terror que sentía la madre a ser despreciada en la sociedad que el amor materno filial. Esto se muestra también en el mito de Medea, realmente aquí hay mas que temor o introyección de miedo social, hay una serie de locuras y ambiciones sociales, donde la vida se desvaloriza.

~
En fin, este tema da para muchas cosas como ya ves, y como tú misma planteas, Elora.

Muchas gracias por venir, querida amiga, te deseo que empieces una muy buena semana!!! y muchos besitos!!!!!

lo dijo WILLOW 03 mayo 2010 | 7:17 PM

Hola Woolf,
delicado tema ahora y siempre el de madres e hijas, o ciertas madres e hijas…a mi me ha atraido siempre mas la relacion que Clitemnestar pudiera tener con Ifigenia. Clitemnestra no duda en hablar con Aquiles cuando cree que se va a casar con la niña, quiere estar segura que será un buen marido para ella, muestra preocupacion e interés..sin embargo cuando descubre que la razon por la que están allí no es por la supuesta boda, si no por el Sacrificio de Ifigenia ante los dioses en manos de su propio padre….no hace nada. Lo acepta y se marcha a esperar las noticias…antepone a su marido a su hija.
Eso me suena a las noticias del telediario…niños muertos en manos de sus padres o padrastros por que sus madres no los defiendieron como debían…

Referente a Medea, o mejor dicho al sindróme tal, (adoro a medea como personaje histórico-ficticio) es realmente terrible, pero no creo que sea peor que el anterior..matar con tus propias manos o permitir que maten con tu permiso….tema complicado ¨woolf, muy complicado.

miles y miles de besetsssssssssssssssssssssss.

lo dijo virginiawoolf 03 mayo 2010 | 8:30 PM

Bueno, el mito de Ifigenia tiene varias versiones, está esta que tú dices de Aquiles, pero también está la versión de Orestes y la relación de Ifigenia con su hermano. En cualquier caso mas que sacrificada ella lo que hace es subsumir el papel de la diosa Artemisa, como diosa sacrificial, y lo que sacrifican son a los extranjeros que llegan a su región. Es un culto también antiguo, a veces vinculado a una diosa de la caza rival.

Pero como tú dices este mito en donde se muestra una Clitemnestra incapaz de reaccionar como madre, o este otro de Medea donde la reacción de la madre es el infanticidio, que es una forma de inamicidio, como de sacrificar a los otros como enemigos, como extraños, al fin y al cabo. Ella no se reconoce en su descendencia, en cuanto su esposo la rechaza. Yo creo que hay un crimen como de incesto.

Muchas veces en la realidad como tú mencionas también se producen estos casos, de que la madre permanece pasiva ante la flagrancia del incesto o de delitos sexuales, en particular, porque hay un temor social mayor a que eso se conozca, por la reprobación del exterior de la sociedad, más que en sí, por la pena o la obligación que tiene la madre de denunciar ante un caso de una falta grave de asunción de los deberes de paternidad con respecto a los hijos. Son casos muy graves. Y ni siquiera podemos saber cuantos o cuando se producen, por lo mismo, porque se ocultan, permanecen tabú, porque la reprobación de la sociedad es mayor, como te digo.

Muchas gracias por venir, Willow, siempre pues con tus aportaciones enriqueces estos temas, que yo sé que te gustan, por tu afición también a los seres mitológicos.

Muchos, muchos besitos!! Cuidate mucho!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: