¿Qué podemos hacer con la tristeza, ese “agujero negro”? Elsa Punset

Claro son espirales de emociones negativas que realmente impiden disfrutar de la vida, afectan a la salud y además como la emoción es contagiosa, pues en los lugares de trabajo lo vemos por ejemplo cuando hay una persona muy negativa o muy positiva, de alguna forma los demás se contagian de un ambiente emocional.

~

” Lo que suele caracterizar, sin embargo, las vidas valientes no es la ausencia de miedos, sino creer que su prioridad es abordar y transformar la realidad circundante a pesar del miedo. Para estas personas no es la realidad dada la que dicta la vida, sino la medida en la que ellos puedan incidir y transformar esa realidad. Para ello son capaces de dejar atrás los lastres que las atan, las circunstancias y las creencias que las condicionan.

A veces nos convencemos que de que el miedo es peor que la realidad, y esto es un buen revulsivo para actuar. Pero no hay otro lugar: éste es el que nos ha tocado, el único que tenemos, en él vivimos rodeados, acosados o contagiados por las emociones oscuras o luminosas de quienes nos rodean.

Habrá que despertar del letargo, del relativismo de un vivir sin esfuerzo ni sacrificio, sin un sueño que llevar a cabo. ¿Buscamos lo que nos diferencia de las demás especies? El anhelo específicamente humano, ésa ha sido la esencia de nuestra libertad, si hemos de vivir como los bonobos y como los chimpancés entonces sobra tanta corteza cerebral, tanta capacidad para soñar cuando la utilizamos, sobre todo, para dañar.

Vivir de espaldas al inconsciente reduce la vida a su mínima expresión. Pero cuando arrancamos de esas profundidades unos destellos de comprensión, agrandamos el territorio consciente donde vivimos. Escapamos en alguna medida a las garras del instinto de protección que dicta una visión del mundo sesgada y compulsiva, armada de certezas. En la desnudez de esas certezas y de esos condicionamientos, en la fluidez y en la intuición de lo que queda por llegar, reside la libertad de ser sin cercenar, de elegir sin odiar, de expresar y de resolver sin juzgar.

Carl jung al final de su vida musitaba y decía: “mientras la persona que desespera camina hacia la nada, la que ha puesto su fe en los arquetipos sigue el camino de la vida, ambos, desde luego, viven sin certezas, pero el uno vive contra sus instintos, el otro, con ellos.

Tal vez no tengamos otra forma de legar, de sobrevivir, de contagiar, y si tras el misterio de la vida finalmente se esconde algo más, qué suerte alcanzar esa orilla habiendo desnudado y hecho brotar los dones, frágiles y misteriosos, que nos confió la vida al llegar. ”

Elsa Punset, Inocencia Radical
~

Esa actitud ante la vida positiva, responsable, pero intenta ver el lado positivo, agradable, bueno, tiene una repercusión en nuestro estado físico, sí, es enorme, sube todo el sistema inmunológico, han hecho pruebas con niños y esto ya está muy estudiado y aceptado, las emociones negativas tienen un impacto muy negativo sobre nuestra salud física y las positivas tienen un impacto positivo.

Aunque sólo fuera por esa razón ya sería importante cultivar las emociones positivas pero es que además, los expertos nos están alertando de algo que realmente es muy preocupante y es que de aquí a 10 ó 20 años, en el 2020 dice que un 20 % de la población sufrirá algún tipo de trastorno psicológico, y casi todos basados sobre la depresión, es decir, sobre los dolores emocionales y eso es tremendo, no ya por lo que significa económicamente para una sociedad sino que cómo vamos a poder convivir en una sociedad que alberga tanto dolor, cómo no estamos haciendo algo para ayudar a las personas a comprender sus mecanismos emocionales.

~

Y con el tema de las emociones, como hasta ahora durante siglos, eran un agujero negro en que había unas estructuras sociales, estructuras religiosas, muy férreas digamos, que nos decían qué lugar debíamos ocupar en el mundo y cómo controlar, que no gestionar, estas emociones, nos hemos acostumbrado a que aquello era un agujero negro, pero no es así, un niño tiene que aprender a expresar la ira, por ejemplo, la ira es una emoción considerada negativa, sin embargo, es el germen de la justicia social, sin ira no defendemos aquello que nos importa, pero claro hay que expresar la ira de una forma constructiva, y luego está la tristeza, la tristeza es algo que nos acompaña a lo largo de la vida, no podemos estar siempre arriba en el sitio de la luz, de vez en cuando hay que bajar a la oscuridad, transformar lo que haga falta transformar y seguir la vida, y sin embargo ¿qué hacen los padres generalmente o qué hacemos las personas cuando nos sentimos tristes? Distraernos, decir: “eso no importa, no te preocupes”, “vamos a hacer juntos algo y nos olvidamos de esto”. Bueno, eso no es una buena idea, la tristeza hay que enfrentarse a ella, comprenderla, encontrar soluciones, desarrollar un vocabulario emocional. Todo eso es lo que podemos hacer y deberíamos hacer todos con nuestros hijos cuando son pequeños.

~

Yo creo que también es importante que las personas sepan que cada persona que pierde alegría, que pierde inocencia, que pierde curiosidad, pues contagia a muchas otras, es una responsabilidad vivir bien para nosotros y para los demás.

Por ello la empatía está programada en muchas especies y su expresión es simplemente una cuestión de grado, dependiendo de la complejidad cerebral alcanzada. La forma más sencilla de empatía es la imitación, el contagio emocional -respuestas automáticas fisiológicas, como cuando un gorrión huye del comedero al escuchar un ruido inesperado y todos lo siguen sin dudarlo-. Esta reacción ayuda a la manada o a la bandada a sobrevivir. Más complejo es sentir el dolor del otro e intentar ayudarlo. Evolutivamente, los científicos han descrito este tipo de empatía como altruísmo recíproco, una deuda contraída entre individuos que se ayudan entre sí de forma interesada y continuada.

Es algo evolutivo, es decir, tenemos emociones, porque es algo absolutamente necesario, tener emociones, mostrar estas emociones, y además contagiarnos de las emociones de los demás. Sin eso no podíamos vivir en la sociedad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: