sobre los fundamentos históricos de siglos

Muy brillante y un gran análisis, creo, aunque los conceptos siempre como ese del “agujero negro” pues nos pone sobreaviso.

“Hace tiempo que estamos advertidos, el autor aleman Oswald Spengler constatando la Decadencia de Occidente, y Fukuyama, el fin de la Historia.

Y en la Edad Media lo explicaba un moro casi de nuestra tierra, Aben Jald´un, los sabios lo discuten pero la cosa es sencilla: a todo lo que vive en este mundo acaban agotándosele las pilas, es fatal.

En la cristiandad les fastidió la ciencia, la imprenta propagó el humanismo y la nave creció.

El paraíso es un niño pobre pero sin hambre y sin frío arrullado por un inmenso cariño materno.

Pero esos subterráneos aun siendo verdaderos y dolorosos no anulan la grandeza de la vasta creación social que llamamos occidente aunque coexistan bajo ella. La impresionante máquina rueda a plena marcha.

Se comprende que muchos defiendan el sistema de vida occidental como insuperable pues aun teniendo defectos, no parece posible hacerlo mejor.
El sistema rechina porque pretende armonizar sectores incompatibles.
Ahora la iglesia estorba queriendo imponer su mitología a todos, pero la sociedad ya no la sigue como antes, hoy mandan las grandes empresas globalizadoras, imponiendo una ideología económica del siglo XVIII. Cada sector es de su tiempo, tienen distintos fines y hablan lenguajes diferentes, como en la imposible Torre de Babel.

Y dejándolas a todas atrás el progreso técnico derrama una constante catarata de innovaciones que nos colman de medios sin saber para qué van a usarse, porque no tenemos claros los fines, con el resultado de que vamos a la deriva. El sistema se ha vuelto ingobernable, pero la gente se aferra a él porque teme el cambio. Ya no tiene gusto por la aventura.”

Os dejo con esta cita de Jose Luis Sampedro, según este autor la economía sigue con los fundamentos económicos del siglo XVIII. Bueno, pues ya han pasado unos cuantos siglos.
~

Completamente distinto es el caso de los judíos. Rehusando seguir las ideas de su tiempo, la gran locura que se apoderaba del mundo, escaparon provisionalmente a las persecuciones. Pero ¡a qué precio! Por no haber compartido los sinsabores momentáneos de los nuevos fanáticos, iban después a soportar el peso y el terror de la cruz. Dinero y misterio: obsesiones que han conservado en sus ocupaciones modernas, complejidad inextricable, fuente de poder. ¿Encarnizarse contra ellos, combatirlos? Sólo el insensato se arriesga a ello: sólo él se atreve a afrontar las armas invisibles de las que están dotados. Si antes marchaban solos por necesidad ahora lo harán por resolución, como réprobos dotados de un gran cinismo, de la única precaución que han tomado contra su porvenir…

Esta última cita es de Cioran.

~
En fin, no se me ocurre decir otra cosa, volver a los fundamentos históricos de los siglos, y que aquí vuelve a atacar el poderoso lobby eléctrico español. Y que esa modernización del sistema me parece imposible con una morosidad que ha llegado a ser del 5,39 % en febrero 2010. El fracaso de gestión de la burbuja inmobiliaria ha afectado de pleno a las cajas de ahorros, cegando incluso el pago de los intereses de la deuda subordinada.
~

Y tienes razón cuando se hace algo bien no se llevan los elogios pero cuando se equivocan siempre le echan la culpa. Así vamos. Y eso que todavía nadie ha pagado los platos rotos.

Publicado por: virginiawoolf |

El economista observador responde acerca del FMI

Ahora que los estados han socializado el riesgo privado para evitar una crisis sistémica pero son los causantes por no haber podido evitar la crisis y su sobreendeudamiento es el principal riesgo para el futuro. Sin duda, una gran lección para éste economista observador En la próxima crisis, volveré a pedir intervención pública si la considero necesaria para suavizar los efectos de la recesión pero seré más comprensivo con las personas que desde el gobierno o el banco central sean los responsables de ejecutar las políticas. El juego es asimétrico y desincentiva a intervenir ya que si aciertas nadie te lo reconoce ya que era tu obligación pero si te equivocas eres el responsable del sistema.

Mientras tanto, seguiré denunciando a aquellos que desde el Fondo o el BCE reclaman supervisión macroprudencial de los economista para evitar crisis en el futuro, lo cual puede llevar a la conclusión que la regulación financiera internacional tan sólo necesita unos pequeños retoques cómo poner orden en algunos mercados financieros ahora sin regular.

La crisis ha dejado en evidencia el escaso conocimiento que los economistas tenemos del fenómeno financiero por lo que defender una supervisión macroprudencial para dar de nuevo la sensación de que los riesgo están mejor contralados puede reactivar el riesgo moral que lleve a asumir más riesgos de los que el sistema puede asumir. Es curioso que todos los papeles de economistas que hablan sobre lo que ha sucedido en la crisis financiera citen bibliografía anterior a los años ochenta o posterior a 2008. Los economistas hemos vivido EN un agujero negro de tres décadas sin preocuparnos por la economía financiera y confiando en la patraña de la eficiencia de mercados y es muy poco serio que los que hemos sido parte del problema ahora queramos ser la principal solución. Si hay supervisión macroprudencial sólo funcionará si los responsables tienen responsabilidad civil y penal de sus recomendaciones, como los médicos o ingenieros, lo cual tratándose de funcionarios les puede llevar a sobrerreaccionar en sus decisiones, provocar represión financiara, aumentar la volatilidad cíclica y limitar el crecimiento potencial.

El principal fallo ha sido microprudencial y de supervisión, especialmente en EEUU y RU. La confianza en las decisiones privadas y en la autorregulación. Una de dos o dejamos de asegurar los depósitos minoristas, lo cual la historia nos enseña que es una aberración, o asumimos una vuelta a los principios bancarios y situamos de nuevo al sistema financiero al servicio de la economía real.

Parece que Obama, aprobada la reforma sanitaria, está decidido a reformar el sistema financiero. Vamos a ver en que queda todo pero seguramente replicaremos la sentencia del Gatopardo “hagamos una revolución para que no cambie nada”
~
El caso español es sin duda de los más paradigmáticos. Nuestro problema fue el sobreendeudamiento privado ya que el sector público, tanto con los Gobiernos del PP y del PSOE, redujo su endeudamiento sistemáticamente desde nuestra entrada en el euro. Dentro una unión monetaria con el principal socio, Alemania próximo a la deflación, y con tipos del BCE del 2% que fueron los acusantes de la inflación del precio de la vivienda y del boom de crédito, seguramente sólo podríamos haber frenado el boom con medidas heterodoxas de restricción de crédito, especialmente enfocadas a frenar la excesiva exposición en el crédito promotor que es nuestro principal problema como destaca ahora el Fondo en su informe. Cómo advierte Nassim Taleb en su libro sobre los cisnes negros si algún funcionario prudente del Banco de España hubiera propuesto algo parecido, habría sido acusado de poco más que comunista y retrogrado por ello por todos esos que ahora critican el problema.

Por lo tanto, la intervención pública debe ir reduciendo su intensidad pero si la retiramos con premura el enfermo volverá a recaer y le tendremos en cuidados intensivos de nuevo desangrado y vuelta a empezar. La política fiscal ha sido determinante para compensar la caída de la demanda efectiva privada, por lo que la retirada de estímulos también debe ser gradual. Esto es una crisis diferente como las describió Irving Fisher en 1933 y por primera vez hemos aplicado las recetas de Fisher para resolverla. Las medidas están funcionado, no exentas de problemas, pero esto es un experimento y los experimentos en ciencias sociales con gaseosa.
~

Ahora el FMI vuelve a revisar a la baja sus estimaciones de pérdidas hasta 2.3 billones y alerta que el mayor riesgo para la estabilidad financiera global es el aumento de la deuda pública. Toma ya. El que jaleo a los gobiernos al gasto y a los bancos centrales a inundar el sistema de liquidez, ahora alerta de la contraindicación de los medicamentos prescritos. Cómo diría Groucho “que se pare esto que yo me bajo”.

Cuando el FMI publicó su primera estimación de pérdidas, lo cual generó verdadera alarma social, éste economista observador anticipaba que el coste de una crisis bancaria sólo se conocía cuando ésta acababa y que era muy pretencioso a priori evaluarlas. Aunque si critiqué al Fondo por infraestimar el impacto sobre la actividad, no esperar una recesión mundial y minusvalorar las pérdidas ocasionadas en la cartera de crédito tradicional como al final ha sido. Cuando publicó su estimación de cuatro billones de pérdidas, éste economista observador estimaba que la deflación de activos había hecho un suelo y que el mar de liquidez generaría una intensa inflación de activos, por lo que advertí que su estimación de minusvalías en la cartera de activos estaba sobrevalorada. La inflación de activos estabilizaría los flujos financieros y permitiría una recuperación de la actividad real, por lo que también denuncié que su estimación de las dotaciones en la cartera de préstamos estaba inflada.

Ahora que estiman 2.3 billones vuelve a recordar que hemos evitado una crisis sistémica pero seguimos inmersos en una crisis bancaria.

(Jose Carlos Díez)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: